El captagón es una droga que no provoca pérdida de empatía

Actualizado 20/11/2015 14:16:26 CET
Pastillas, drogas, píldoras
PIXABAY

   La composición del captagón no es distinta del 'speed' europeo

   MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores franceses sospechan que los terroristas islamistas que atentaron en París (Francia) podrían haber consumido antes de los ataques una mezcla de anfetaminas y cafeína, apuntando directamente al captagón, una droga ilegal que se consume sobre todo en Oriente Medio y que provoca euforia y reduce el cansancio, pero que en ningún caso provoca perdida de empatía, según explica Nuria Calzada, coordinadora estatal de Energy Control, quien advierte de que su consumo está ligado más a momentos recreativos que exclusivamente con el yihadismo.

   Según explica en una entrevista a Europa Press, "ésta no es una droga yihadista y entre sus efectos descritos en la literatura médica no está que cause pérdida de empatía, simplemente es una sustancia que causa euforia".

   El captagón fue un fármaco que fue creado en los años 60, utilizado para el tratamiento de la hiperactividad y la narcolepsia, y consumido en comprimidos. La fenetilina, de acción estimulante, era el compuesto activo de este medicamento hasta que su producción fue prohibida en los años 80 en todo el mundo, desde entonces es una droga ilegal.

   "La composición varía a lo largo del tiempo, antes se sabía su composición cuando era fármaco. Ahora en los diferentes decomisos que se han hecho a lo largo de los años ha quedado demostrado que su composición es básicamente anfetamina y cafeína, pero también puede llevar metanfetamina", afirma.

   En España no se han detectado este tipo de comprimidos, sin embargo, el 'speed' esta compuesto por los mismos activos solo que se vende en polvo. Esta droga que sí se consume en España, se encuentra sobre todo en contextos recreativos, como ocurre con el captagón en Oriente Medio. "En España no se ha detectado el captagón porque no ha llegado al mercado, pero el 'speed' es lo mismo a nivel de efectos y riesgos", añade.

   Respecto a sus efectos, la experta afirma que la perdida de empatía no sería uno de los efectos conocidos, y cree que la falta de empatía estarían más ligadas a las características personales de quien la consume que a la droga en sí misma. Al tratarse de un estimulante, lo que sí produce es euforía, falta de apetito y sueño, "lo que permite aguantar más horas despierto".

   "Se trata de una sustancia que con un consumo abusivo desarrolla dependencia y tolerancia", aunque es una consecuencia habitual en el consumo de la anfetaminas. Como ejemplo, destaca que Arabia Saudí hay una importante cuota de mercado de los comprimidos de captagón, para hacerse una idea, "mirando los datos de tratamiento, el 72,8 por ciento de las demandas están relacionadas con las anfetaminas".

NO ES UNA DROGA EXCLUSIVAMENTE BÉLICA

   "No es la primera vez que se usan las anfetaminas en acciones bélicas", admite, al tiempo que recuerda que de haber sido consumida por los terroristas sería lógico pensar que se trataría de un consumo meramente instrumental, principalmente para reducir el cansancio, el sueño, el hambre o generar una mayor actividad.

    Según la oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en ingles), Siria ha sido durante mucho tiempo un punto de tránsito para las drogas procedentes de Europa, Turquía y Líbano hacía los países ricos del Golfo, aunque las informaciones apuntan que también es usada por los combatientes sirios. Con el colapso de la infraestructura estatal, el debilitamiento de las fronteras y la proliferación de grupos armados, el país ha pasado a convertirse en un importante centro de producción de drogas, en especial de anfetaminas que han sido vendidas con el nombre de captagón.

   En este sentido, aunque no existen datos fiables en cuanto a su prevalencia de consumo, UNODC reportó un incremento notable en las cantidades de anfetamina decomisadas en Oriente Medio. Por tanto, "el hecho de que los terroristas pudieran haber consumido captagón se debe, principalmente, a que se trata de una sustancia consumida en sus países de origen y no a que provoque un efecto particular que los convierta en lo que no son".

   Según los datos del informe UNODC de 2011, el mayor incremento en las incautaciones de anfetamina fue en Arabia Saudita, Jordania y Siria. En conjunto, en Medio Oriente y la región del suroeste de Asia se incautaron cerca de 25 toneladas, casi todos en forma de captagón; en enero de 2010, ocho millones de píldoras fueron confiscadas en una sola intervención en Arabia Saudita.

    No obstante, para Calzada su amplia demanda debe llevar a pensar que su consumo es más recreativo que bélico. "Los datos de tratamiento demuestran que tiene un problema con el consumo de anfetaminas", afirma.

Para leer más