Publicado 27/06/2022 14:03

El cáncer de próstata 'secuestra' el biorritmo de las células tumorales para evadir la terapia hormonal

Archivo - Cáncer de próstata
Archivo - Cáncer de próstata - MAGICMINE - Archivo

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La terapia hormonal consigue mantener bajo control el cáncer de próstata metastásico, pero con el tiempo las células tumorales se vuelven resistentes a ella. Ahora ha surgido una solución potencial inesperada en medicamentos no diseñados para combatir el cáncer, sino para dirigirse a las proteínas que regulan el ritmo circadiano de las células.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por el Instituto Oncológico de los Países Bajos ha publicado este lunes este descubrimiento en la revista científica 'Cancer Discovery', editada por la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

El cáncer de próstata es un tipo de tumor que se desarrolla bajo la influencia de las hormonas, principalmente la testosterona. Los pacientes con cáncer de próstata metastásico suelen recibir tratamiento con terapia antihormonal, que inhibe la señal enviada por la testosterona que estimula el crecimiento del tumor.

La terapia antihormonal puede mantener el cáncer de próstata bajo control, pero con el tiempo el cáncer consigue progresar a pesar del tratamiento en curso. Las células tumorales se han vuelto resistentes.

Esto significa que el mayor reto en el tratamiento del cáncer de próstata metastásico no es encontrar fármacos que inhiban el crecimiento del tumor en sí, sino encontrar fármacos que puedan evitar la resistencia a la terapia hormonal. Sin embargo, el proceso exacto por el que las células tumorales se hacen resistentes a la terapia hormonal ha sido un misterio, hasta ahora.

Este equipo de investigación ha hecho un descubrimiento sorprendente utilizando tejidos de pacientes con cáncer de próstata que habían sido tratados con fármacos inhibidores de la testosterona. Descubrieron que una clase inesperada de proteínas, concretamente las que normalmente regulan el reloj circadiano, amortiguan los efectos de la terapia antihormonal.

"Las células del cáncer de próstata ya no tienen ritmo circadiano. Pero estas proteínas del 'reloj circadiano' adquieren una función totalmente nueva en las células tumorales tras la terapia hormonal: mantienen vivas estas células cancerosas, a pesar del tratamiento. Esto no se había visto nunca antes. Nunca se había visto antes", explica Wilbert Zwart, uno de los responsables de la investigación.

LA REUTILIZACIÓN DE FÁRMACOS PODRÍA AHORRAR UNA DÉCADA DE INVESTIGACIÓN

Ahora que han descubierto la vía de escape del tumor, los investigadores trabajarán junto con Oncode en el desarrollo de nuevas estrategias para bloquear este proceso y, en última instancia, aumentar aún más la eficacia de la terapia antihormonal contra el cáncer de próstata.

"Nuestro descubrimiento nos ha mostrado que tendremos que empezar a pensar de forma innovadora en lo que respecta a nuevos fármacos para tratar el cáncer de próstata y probar medicamentos que afecten a las proteínas del reloj circadiano con el fin de aumentar la sensibilidad a la terapia hormonal en el cáncer de próstata. Afortunadamente, ya existen varias terapias que afectan a las proteínas circadianas y que pueden combinarse con las terapias antihormonales. Esta pista, que permite una forma de reutilización de fármacos, podría ahorrar una década de investigación", ha detallado Zwart.

El estudio se basó en el tejido de 56 pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo, que habían recibido tres meses de terapia antihormonal antes de su operación. Después de esos tres meses, se examinó su tejido a nivel de ADN.

"Nos dimos cuenta de que los genes que mantenían vivas a las células tumorales a pesar del tratamiento estaban repentinamente controlados por una proteína que normalmente regula el reloj circadiano", afirma el investigador Simon Linder.

Este sorprendente descubrimiento también crea nuevas oportunidades, ya que se descubrió que la inhibición de esta proteína circadiana aumentaba aún más la sensibilidad a la terapia antihormonal en las células tumorales de la próstata, tanto en el laboratorio como en los ratones.

Más información