El cáncer de garganta se cura aproximadamente en el 50% de los casos

Actualizado 26/08/2015 10:39:50 CET
Actualizado 26/08/2015 10:39:50 CET

El cáncer de garganta se cura aproximadamente en el 50% de los casos

Falta de saliva y dificultad al tragar, principales secuelas

Michael Douglas
Foto: EP

La SEOM recomienda acudir al médico ante el primer síntoma

   MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes con cáncer de garganta consiguen vencer la enfermedad, según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el doctor Emilio Alba. Es el caso del actor norteamericano Michael Douglas, quien reveló el pasado mes de agosto que tenía cáncer de garganta, y que este lunes ha anunciado que ha "derrotado" a la enfermedad.

   Este porcentaje aumenta si la causa del tumor es una infección por el virus del papiloma humano (VPH), que suele originar entre un 20 o 25 por ciento de los casos, y, normalmente, se produce en pacientes más jóvenes. En el resto de los casos la causa suele ser ambiental, entendiendo el abuso de alcohol y tabaco como el origen principal.

   Este tipo de cáncer se encuentra entre los que se conocen con el nombre de cáncer de cabeza y cuello, que se encuentran localizados en los senos paranasales, nasofaringe, orofaringe (amígdala, paladar blando, base de lengua), hipofaringe, laringe, cavidad oral (mucosa oral, encía, paladar duro, lengua y suelo de boca), lengua y glándulas salivares.

   Se puede considerar un tipo de tumor infrecuente, ya que representa un 5 por ciento de todos los tumores y, como reconoce Alba, no es de los más conocidos. La edad media de aparición está por encima de los 50 años.

   Asimismo, es un tumor predominantemente masculino y, según los datos registrados en la SEOM, su distribución por sexos en España es de 10 varones por cada mujer que lo padece, aunque en los últimos años debido al aumento del hábito tabáquico en la mujer este cociente se está viendo modificado.

   A la hora de prevenir, Alba recuerda que el consejo fundamental es evitar el hábito tabáquico, ya que "si la gente no fumara el 80 por ciento de estos tumores no existiría"; además es aconsejable ser comedido con la ingesta de alcohol, vacunar a las niñas del VPH, además de una buena higiene bucal y mantener una alimentación saludable.

   En cuanto a los síntomas que alertan de su aparición, el presidente de la SEOM destaca el dolor de garganta, dolor al tragar, saliva sanginolenta, nódulos en el cuello y, todo esto, acompañado de la perdida de peso y malestar general.

   "Normalmente son síntomas locales como dolor de garganta, al tragar y aparición de ganglios en la garganta en el cuello por eso se suele confundir con infecciones, como amigdalitis, dolencias de los dientes o muelas del juicio", señala. Por este motivo, aconseja que con las primeras sospechas se acuda al médico de Atención Primaría.

"MESES EN DIAGNOSTICARSE"

   Precisamente, teniendo en cuenta que las molestias son generales, llegar al diagnóstico puede ser complicado, "pueden pasar incluso meses antes de llegar al diagnóstico". Aunque, explica, "depende especialmente de las circunstancia socio sanitarias del paciente".

   "A veces este tipo de cáncer si es pequeñito, no hay una úlcera o un sangrado claro puede ser confundido con proceso banales de origen dentario", añade.

   Sobre el tratamiento, Alba advierte de que este tipo de tumor es "difícil de tratar", ya que "la garganta es una zona importante donde se producen movimientos espontáneos y automáticos, por donde tiene que pasar la comida y el aire".

   Así, se trata habitualmente con radoterapia junto con quimioterapia o anticuerpos monoclonales (anti-EFGR), una combinación habitual en el abordaje de diferentes tipos de tumores que, según señala el experto, "es muy agresivo".

   Las principal secuela del tratamiento es la falta de saliva, además muchos pacientes tiene problemas en la deglución de alimentos, lo que conlleva que "la nutrición sea un problema en muchos de estos pacientes". No obstante, este experto es optimista y afirma que, una vez recuperado, "se puede volver a la vida normal".