Publicado 07/10/2021 13:13CET

2 de cada 3 españoles cree que su visión es "regular o mala"

Archivo - Ojos.
Archivo - Ojos. - SOLSTOCK/ISTOCK - Archivo

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

Según el Barómetro sobre Bienestar Ocular de la población española, realizado por el grupo Miranza sobre una muestra de 720 personas de todas las edades, hasta 2 de cada 3 españoles cree que su visión es "regular o mala".

"Este dato se dispara cuando tienen más de una determinada edad: entre 36 y 45 años, la mitad de las personas manifiestan que no están contentas con su visión, pero, si vamos al grupo mayor de 45 años, solo el 25 por ciento de las personas manifiesta que está contenta con su visión", ha señalado el director general de Miranza, Ramón Berra.

"El punto de inflexión de los 45 años es muy importante. La presbicia es un factor limitante y no poder acceder a una visión cercana buena sin gafas hace que entre los 45 y los 60 años la frustración haga enfrentarse a la realidad del paso de la edad", afirma el doctor Javier Mendicute, director médico de Miranza Begite, que añade que otras patologías que también influyen en esta percepción son el ojo seco y el principio de cataratas.

Además de la edad, hay otros factores que influyen en el empeoramiento de la visión, tal y como se refleja en esta investigación. De hecho, el 29 por ciento de las personas que duerme menos de 6 horas afirma tener una mala visión. Precisamente, el 22 por ciento de los participantes en el estudio experimenta lagrimeo o picazón, pero este porcentaje sube al 34 por ciento en aquellos que duermen menos de 6 horas.

"Dormir poco hace que el ojo no tenga una protección de superficie ocular suficiente y, si esto se asocia al trabajo con uso de pantallas de ordenador o condiciones ambientales como el aire acondicionado, y llevamos una dieta poco equilibrada, va a repercutir en los ojos. La dieta, el sueño adecuado y seguir instrucciones básicas en el uso de pantallas son clave", afirma el doctor Carlos Mateo, especialista en retina de IMO Miranza.

En este sentido, el 24 por ciento de las personas que usan las pantallas más de 8 horas también afirma tener una mala visión. Pese a que sería recomendable la administración de lágrimas artificiales en todas estas personas, solo un 19 por ciento las utiliza, según el estudio.

En cuanto a lo que más incomoda a los encuestados sobre su visión, el 54 por ciento afirma que depender de lentillas o de gafas; el 26 por ciento afirma que no le gusta el aspecto de sus ojos, al presentar ojeras y párpados caídos; y, el 25 por ciento, que siente menos control.

Preguntados por las principales alteraciones que hacen que no estén cómodos con su nivel de visión, el 16 por ciento manifiesta sensibilidad a la luz; el 12 por ciento mala visión y el 11 por ciento visión borrosa.

Al respecto, el doctor ha señalado que hay que prestar atención a las condiciones de iluminación: tiene mucha importancia el tipo de iluminación, la intensidad de la misma, y si se proyectan o no sombras sobre los textos que se manejan, por ejemplo. "Deberíamos hacer todos un esfuerzo en educar a la población en este aspecto, porque con pequeños gestos se puede mejorar mucho el ambiente de trabajo".

LOS JÓVENES SE FRUSTRAN MÁS SI NO VEN BIEN

Asimismo, según el estudio, se multiplica por cuatro la frustración de no ver bien entre la población joven. De hecho, el 30 por ciento de la población de entre 20 y 35 años afirma sentirse frustrado por la vista, mientras que este porcentaje se reduce al 8 por ciento en personas de 65 años o más.

En lo que se refiere a hábitos de vida, un 14 por ciento de los fumadores y personas que usan las pantallas más de 8 horas al día también sufren visión borrosa a menudo. "Fumar aumenta por 5 la posibilidad de desarrollar degeneración macular asociada a la edad (DMAE)", ha advertido el doctor Mateo, para asegurar que "seguir la dieta mediterránea, no fumar y no beber alcohol favorece a la actividad ocular".

ENCUESTA PARA LOS OFTALMÓLOGOS

La segunda parte del estudio se ha realizado con la participación de oftalmólogos de toda España y, a su juicio, los factores que más influyen en la visión son: el nivel de luz (92%), el uso de pantallas (87%), el uso de lentillas (86%); uso de la visión cercana (79%) y el uso de aires y calefacciones (77%).

Por otro lado, los factores intrínsecos al ojo que afectan a la visión son: la agudeza visual, el grado de visión central, la cantidad y calidad de la lágrima, malformaciones o malposiciones de párpados/órbita, irregularidades en la córnea y la calidad óptica del sistema visual.

Además, según los expertos, las principales causas patológicas de malestar ocular son el DMAE (99%), el ojo seco (96%), la disfunción del cristalino, es decir, catarata y presbicia (94%) y defectos refractivos (89%).

Sobre el DMAE, el doctor Mateo ha advertido de la importancia de observarse cada día una vez se cumplen 60 años. "Es tan fácil como coger un periódico o un libro, taparse un ojo y observar su las líneas están rectas y no torcidas, y hacer lo mismo con el otro ojo".

Por su parte, el doctor Mendicute ha recordado que la catarata sigue siendo la primera causa de ceguera a nivel mundial. "Tenemos que hacer un esfuerzo para intentar que la catarata, que es la causa de ceguera más prevenible, sea vencida en todo el mundo".

Por todo ello, las recomendaciones de los oftalmólogos son: realizar revisiones oftalmológicas periódicas, sonbre todo a partir de los 45 años; prestar atención a los antecedentes familiares; ser constante en tratamientos y no posponerlos (ni quirúrgicos, ni farmacológicos) y hacer descansos en el uso de pantallas y aumentar la actividad al aire libre.

También es importante seguir buenos hábitos, como respetar las horas de sueño, no fumar y llevar una buena alimentación; usar correctamente las lentes de contacto y mantenerlas adecuadamente; usar lágrimas artificiales; cuidar las condiciones del entorno, como el nivel de luz, el aire acondicionado y la calefacción y, por último, utilizar gafas de sol con cristales homologados.

Contador