Publicado 19/09/2020 07:59CET

Breve guía sobre las hernias, una patología que no se puede prevenir pero sí solucionar fácilmente

Un docto palpa el abdomen de una persona con hernia umbilical.
Un docto palpa el abdomen de una persona con hernia umbilical. - HENADZI PECHAN/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 19 Sep. (EDIZIONES) -

   Una hernia es la protusión de un órgano que sale fuera de la cavidad donde está habitualmente. Suelen ser más frecuentes en la zona abdominal y en la ingle. Tienen lugar por la debilidad de la pared muscular y generalmente no se pueden prevenir, pero sí tienen solución.

   “Las hernias salen a través de una debilidad en la capa muscular. Por ejemplo, cuando aumenta la presión intraabdominal por cualquier esfuerzo en la zona, al hacer deporte, al hacer de vientre, o por el simple hecho de toser, como consecuencia de ese esfuerzo protuyen esos órganos a través de la debilidad de la pared”, explica en una entrevista con Infosalus el expresidente Asociación Española de Cirujanos (AEC) y jefe del Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), el doctor José María Jover.

   Según indica el cirujano, a la hora de que éstas tengan lugar influye mucho el cómo está configurada la capa muscular, más que propiamente el tipo de vida de la persona, si hace más o menos esfuerzos.

   En concreto, cita que hay varios tipos de hernias:

   1.- Hernia inguinal y crural. Son las más frecuentes y tienen lugar en la zona de la ingle. Las inguinales son más frecuentes en los hombres. Mientras, las crurales son más habituales en las mujeres y tienen lugar en la zona más cercana a la parte interior del muslo.

2.- Umbilicales y epigástricas. Tienen lugar en la línea media del abdomen, generalmente por encima del ombligo.

3.- ‘Eventraciones’ o hernias postoperatorias. Tienen lugar tras una operación y surgen por culpa de una cicatriz donde hay debilidad a nivel muscular. Cicatriza mal, hay una debilidad en la capa muscular.

   4.- Asimismo, hay otro tipo de hernias, como las lumbares o las pararrectales que son menos frecuentes.

   “Las hernias son frecuentes y pueden aparecer a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres. En concreto, las inguinales tienen especial lugar en los hombres. No obstante, a nivel general, las hernias pueden aparecer en ambos sexos, e incluso a cualquier edad”, insiste el doctor Jover.

   Ahora bien, éstas no se pueden prevenir, según asegura el cirujano, “y no hay forma de poder evitar que aparezcan”. Según señala, generalmente quienes hacen menos esfuerzos tienen menos probabilidad de tenerlas. “Pero quienes no han hecho nunca deporte por ejemplo tienen más facilidad de padecer una hernia porque presentarán más debilidad en la pared muscular”, añade el expresidente de la Asociación Española de Cirujanos.

DESCUBRIR QUE TENEMOS UNA HERNIA

   En cuanto a los síntomas de que se padece una hernia, el doctor Jover indica que habitualmente el enfermo nota un bulto, una protusión por esa zona de debilidad. “Un bulto en el área donde está la hernia, por ejemplo al hacer cualquier esfuerzo, al agacharse, al toser o incluso al tumbarse. Y cuando la persona deja de hacer el esfuerzo esa protusión se mete para dentro”, recalca el experto. También dice que se puede producir dolor o incomodidad en la zona con cualquier tipo de esfuerzo, como toser por ejemplo.

   La única forma de poder solucionarlas es la cirugía, aunque no se trata de una operación urgente, según remarca el expresidente de la Asociación Española de Cirujanos. Ahora bien, por regla general, las hernias no se complican pero, en caso de hacerlo, salen para fuera, y no vuelven hacia adentro.

   Éstas se llaman ‘hernias incarceradas’ y es vital operarlas de urgencia porque si no pueden llegar a estrangular y necrosarse, según mantiene Jover. “Estos enfermos tienen síntomas más fuertes, el bulto se puede poner rojo, llegar a registrar náuseas, mucho dolor, o vómitos. Son situaciones muy dolorosas”, reconoce el cirujano.

   Sobre si se pueden reproducir, el experto afirma que sí, aunque es poco frecuente, porque en la actualidad hay cirugías donde se coloca una malla, de forma que se fortalece la pared muscular para que no protuya el órgano, y no tendría por qué volver a reproducirse la hernia. No obstante, el jefe del Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), el doctor José María Jover, precisa que hay varias técnicas abiertas o por laparoscopia para solucionar las hernias.