Publicado 24/06/2022 18:49

El bienestar de los niños aumenta al participar en actividades extracurriculares pero disminuye al usar redes sociales

Archivo - Niños preescolar, reir, reirse
Archivo - Niños preescolar, reir, reirse - SKYNESHER/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

En un estudio realizado por la Universidad de Australia Meridional y el Departamento de Educación , los investigadores han descubierto que el bienestar de los niños aumenta cuando participan en actividades extracurriculares, pero disminuye cuando pasan tiempo en las redes sociales o jugando videojuegos.

Los hallazgos se han publicado en la revista 'BMC Pediatrics' y ha analizado datos de 61.759 estudiantes de escuela en los años 4 a 9 (a través de la Colección de Bienestar y Compromiso de Australia Meridional de 2018 ), evaluando la cantidad promedio de días por semana que los niños participaron en actividades extraescolares (3-6 p. m.) y medirlos frente a factores de bienestar: felicidad, tristeza, preocupación, compromiso, perseverancia, optimismo, regulación emocional y satisfacción con la vida.

Los científicos han observado que la mayoría de los estudiantes veían la televisión aproximadamente cuatro días de la semana escolar y pasaban tiempo en las redes sociales aproximadamente tres días de la semana.

"Ayudar a los niños a desarrollar un buen sentido de bienestar personal es primordial en el entorno incierto de hoy. Esto es especialmente importante para los niños en edad escolar primaria, ya que están aprendiendo sobre los desafíos y riesgos que puede presentar la escuela de tiempo completo; pero es igualmente importante para los adolescentes que enfrentan una variedad de cambios físicos, sociales y emocionales", ha comentado la doctora Rosa Virgara.

La especialista ha explicado que las pantallas son una gran distracción para los niños de todas las edades. La mayoría de los padres darán fe de esto. Y ya sea que los niños estén jugando, viendo televisión o en las redes sociales, hay algo en todas las pantallas que daña su bienestar.

"Lo que esto muestra es que necesitamos encontrar formas de alentar a los niños de todas las edades y orígenes a participar en actividades que los mantengan alejados de la televisión, las computadoras y los dispositivos móviles", ha asegurado la investigadora.

Los estudiantes de entornos socioeconómicos más bajos que practicaban deportes con frecuencia tenían un 15 por ciento más de probabilidades de ser optimistas, un 14 por ciento más de probabilidades de estar felices y satisfechos con su vida y un 10 por ciento más de probabilidades de poder regular sus emociones.

Por el contrario, los niños que jugaban videojuegos y usaban las redes sociales casi siempre tenían niveles más bajos de bienestar: hasta un nueve por ciento menos propensos a ser felices, hasta un ocho por ciento menos optimistas y un once por ciento más propensos a darse por vencidos.

"En general, el mensaje es claro: jugar, mirar televisión, jugar en computadoras y navegar por las redes sociales no ayudan a construir o mantener un bienestar positivo en los niños. Ciertamente es un desafío, especialmente porque la mayoría de los niños se han criado con dispositivos. Pero si las familias pueden ser más conscientes de los problemas asociados con las pantallas, quizás podamos encontrar un mejor equilibrio entre el tiempo frente a la pantalla y otras actividades extraescolares", ha sentenciado Virgara.