Beneficios del yoga en la insuficiencia cardiaca

Archivo - Yoga, mar, descanso, equilibrio, mayores, agilidad.
Archivo - Yoga, mar, descanso, equilibrio, mayores, agilidad. - WAVEBREAKMEDIA/ISTOCK - Archivo
Publicado: lunes, 13 mayo 2024 8:17

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El yoga centrado en la respiración, la meditación y la relajación se vincula con la mejora de los síntomas en pacientes con insuficiencia cardíaca, según una investigación presentada hoy en Heart Failure 2024, un congreso científico de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) .

"Los pacientes que practicaban yoga además de tomar sus medicamentos se sentían mejor, podían hacer más y tenían corazones más fuertes que aquellos que sólo tomaban medicamentos para su insuficiencia cardíaca", explica el autor del estudio, el doctor Ajit Singh, del Consejo Indio de Investigación Médica. (ICMR), Academia Manipal de Educación Superior, India. "Los hallazgos sugieren que el yoga puede ser una terapia complementaria beneficiosa en pacientes con insuficiencia cardíaca".

La insuficiencia cardíaca afecta a un gran número de personas (más de 64 millones en todo el mundo ) y puede tener efectos devastadores en la calidad de vida, ya que los pacientes se sienten cansados y sin aliento, y no pueden participar en sus actividades habituales. Si bien estudios anteriores han demostrado los beneficios a corto plazo del yoga en pacientes con insuficiencia cardíaca, este estudio proporciona nueva información sobre los efectos a largo plazo.

En el estudio participaron pacientes de entre 30 y 70 años con insuficiencia cardíaca del departamento ambulatorio de cardiología del Hospital Kasturba en Manipal, India. Todos los participantes se habían sometido a un procedimiento cardíaco en los últimos seis meses a un año y estaban tomando los medicamentos para la insuficiencia cardíaca recomendados por las guías. Se excluyeron los pacientes con síntomas graves.

El estudio incluyó a 85 pacientes. La edad promedio fue de 49 años y 70 (82%) eran hombres. De forma no aleatoria, se asignaron 40 pacientes al grupo de yoga y 45 pacientes al grupo de control. Todos los participantes continuaron tomando los medicamentos para la insuficiencia cardíaca recomendados por las guías durante todo el estudio.

Profesores experimentados del Departamento de Yoga del hospital demostraron técnicas de pranayama (respiración yóguica), meditación y relajación a los pacientes del grupo de yoga. Los participantes fueron supervisados durante una semana y luego se les recomendó que continuaran practicando yoga en casa una vez a la semana durante 50 minutos. Los pacientes hablaron con un instructor después de cada sesión en casa para comprobar el progreso.

Al inicio, a los seis meses y al año, los investigadores evaluaron la estructura y función del corazón en los grupos de yoga y de control mediante ecocardiografía. Las mediciones incluyeron la capacidad del corazón para bombear sangre (fracción de eyección del ventrículo izquierdo) y la evaluación de la función del ventrículo derecho. Los investigadores también examinaron la presión arterial, la frecuencia cardíaca, el peso corporal y el índice de masa corporal. La carga de síntomas y la capacidad para realizar actividades ordinarias como caminar y subir escaleras se evaluaron utilizando el sistema de clasificación de la New York Heart Association.

En comparación con el grupo de control, el grupo de yoga demostró mejoras significativamente mayores en todas las mediciones a los seis meses y al año en relación con el valor inicial. Ante estos datos, Singh señala que "los pacientes que practicaban yoga tenían corazones más sanos y eran más capaces de realizar actividades ordinarias como caminar y subir escaleras que aquellos que sólo tomaban medicamentos".

"Los pacientes con insuficiencia cardíaca deben hablar con su médico antes de comenzar a practicar yoga y luego deben recibir capacitación de un instructor experimentado. Los medicamentos recetados deben continuarse como antes. El yoga puede no ser adecuado para pacientes con insuficiencia cardíaca con síntomas graves, que fueron excluidos de nuestro estudio", concluye.

Contador