Beneficios del implante coclear: ayuda a reducir el riesgo de deterioro cognitivo y demencia

Cuidar, anciano, alzheimer, dependencia
PIXABAY / SABINEVANERP - Archivo
Publicado 25/02/2019 11:13:12CET

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento precoz de la hipoacusia profunda con implantes cocleares ayuda a reducir el riesgo de deterioro cognitivo y de demencia en personas mayores, ha indicado la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), con motivo del Día Internacional del dispositivo, que se celebra este lunes.

De forma paralela, los implantes cocleares no sólo mejoran el desempeño auditivo, sino también la inserción social y la calidad de vida de los adultos con sordera profunda, según un estudio publicado en la revista 'Codas'.

"Aumenta su sentido de seguridad, les permite ver la vida desde una nueva perspectiva, les hace recuperar la autoconfianza y la autoestima, les permite comunicarse e interactuar de manera más efectiva, disfrutar de la música y otros entretenimientos, rescatar proyectos antiguos y hacer planes para el futuro", ha apuntado el estudio.

Sin embargo, "todavía los adultos, sobre todo de edad avanzada, se muestran reacios a buscar soluciones para la sordera profunda como el implante coclear, que aporta numerosos beneficios, no sólo para recuperar la capacidad auditiva, sino sus relaciones sociales, familiares y afectivas", ha lamentado el presidente de la Comisión de Otología de la SEORL-CCC, el doctor Luis Lassaletta.

En este contexto, la sociedad ha pedido a profesionales sanitarios, familias y pacientes que "tomen conciencia de la repercusión que tiene la sordera para la calidad de vida y conozcan las distintas soluciones que existen".

"Es fundamental que se desarrollen campañas para incrementar el uso de audífonos en personas mayores, pues estos dispositivos son el paso previo al implante coclear. Estas deben dirigirse, además de a la población, para que conozcan los tipos de soluciones, a los otorrinolaringólogos, médicos especialistas en medicina familiar y geriatría", ha advertido el doctor Lassaletta.

Los adultos candidatos para esta técnica tienen que padecer hipoacusia neurosensorial bilateral de severa a profunda; hipoacusia poslocutiva o prelocutiva y no obtener beneficio o tener un beneficio mínimo con los audífonos después de un período de prueba de tres a seis meses.

Por otra parte, tener estudios de imagen que confirmen que la cóclea puede alojar el electrodo y la presencia del nervio coclear también es un requisito. No obstante, la SEORL-CCC ha recordado que el beneficiario tiene que estar convencido de que la mejora auditiva que le aportará el implante le beneficiará personal y socialmente.

ANATOMÍA DE LA CÓCLEA DISTINTA

En la actualidad puede elegirse una guía de electrodos personalizada para cada situación. El doctor Lassaletta ha explicado que "cada persona tiene una anatomía de la cóclea diferente, y esto se debe tener en cuenta a la hora de elegir la longitud de la guía de electrodos que se va a introducir en la cóclea durante la cirugía del implante coclear. Esta puede variar desde 25 a 36 milímetros, lo que supone un 50 por ciento de cambio de un paciente a otro".

En este contexto, algunos programas de planificación quirúrgica permiten medir la longitud de la cóclea previa a la implantación para elegir la guía de electrodos más adecuada a cada medida, lo que es "útil", según el experto, en casos convencionales y en casos complejos, como la meningitis o malformaciones.

La técnica "ha de realizarse en centros implantadores con equipos consolidados que tengan una experiencia contrastada", ha recordado el doctor Lassaletta.

Esto "no sólo comprende la cirugía, sino la puesta en marcha de un programa que garantice una correcta selección del candidato, la ejecución efectiva de la cirugía y de la programación del dispositivo, una adecuada rehabilitación, una estrecha coordinación entre los especialistas que forman parte del programa y un seguimiento del paciente y el mantenimiento del dispositivo", ha especificado el experto, que ha reconocido "el papel clave" del otorrinolaringólogo en este proceso.

El futuro de implantación coclear y el tratamiento de la hipoacusia pasa por la "cirugía de implantes cocleares con sustancias intracocleares que preserven o mejoren la audición residual", a juicio del doctor Lassaletta. El principal reto a acometer, además, es el desarrollo de células madre que suplanten las células ciliadas de la cóclea. "Hasta el momento, solamente se han podido crear neuronas, pero no células ciliadas funcionales", ha concluido el doctor.