Las bebidas azucaradas y los zumos suponen mayor riesgo de diabetes tipo 2 en niños

Archivo - Refrescos
Archivo - Refrescos - FLICKER/ XAVI TALLEDA - Archivo
Publicado: martes, 26 marzo 2024 7:04

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio a largo plazo de casi 500 niños en Massachusetts (Estados Unidos) ha descubierto que beber regularmente bebidas azucaradas y zumos 100 % de frutas durante la niñez y la adolescencia puede estar relacionado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 entre los niños y las niñas. Así se desvela en una investigación preliminar que se presentará en las Sesiones científicas de epidemiología y prevención de estilo de vida y cardiometabólico de 2024 de la Asociación Estadounidense del Corazón, del 18 al 21 de marzo en Chicago.

"Si bien estos hallazgos son preliminares, respaldan la evidencia existente sobre la posible relación entre las bebidas con azúcar añadido y el riesgo a largo plazo de diabetes tipo 2 en niños", comenta el investigador principal Soren Harnois-Leblanc, dietista registrado e investigador postdoctoral en el departamento de Medicina poblacional del Harvard Pilgrim Health Care Institute y la Harvard Medical School, ambos en Boston (Estados Unidos).

"Los pediatras y otros profesionales de la salud deben advertir a los pacientes jóvenes y a sus padres sobre las bebidas azucaradas y los zumos de frutas cuando hablan de hábitos alimentarios saludables".

Utilizando datos del Proyecto Viva, un estudio a largo plazo en curso de mujeres y sus hijos en el este de Massachusetts que comenzó en 1999, los investigadores exploraron si beber bebidas azucaradas, zumos 100% de frutas y comer frutas frescas se asociaba con marcadores para desarrollar diabetes tipo 2. Los investigadores analizaron datos de los hijos de 2.128 mujeres embarazadas que tuvieron hijos mientras estaban inscritas en el Proyecto Viva.

Hasta 972 de los niños cumplieron los criterios para su inclusión en este estudio (cuestionarios completados por los padres en el examen del niño a los 3 años y sin antecedentes personales o de los padres de diabetes tipo 1 o tipo 2, evaluados por separado del historial de los padres de diabetes tipo 2). De los 972 niños, a 455 se les tomó una muestra de sangre en ayunas en una visita de investigación al final de la adolescencia. De los mismos, 240 de los niños en el estudio eran niñas y 215 eran niños.

Los investigadores calcularon el consumo promedio de bebidas azucaradas, zumos 100% de frutas y frutas frescas durante la infancia y la adolescencia basándose en registros dietéticos y evaluaron sus posibles asociaciones con tres marcadores de diabetes tipo 2: resistencia a la insulina, nivel de glucosa en sangre en ayunas y niveles de HbA1c. Estos marcadores se midieron mediante un único análisis de sangre en ayunas al final de la adolescencia (aproximadamente a los 17 años).

De esta forma el estudio encontró que cada porción diaria de bebidas azucaradas (aproximadamente 8 onzas) durante la infancia y la adolescencia entre los niños se asoció con un aumento del 34 % en la resistencia a la insulina; un aumento de 5,6 miligramos por decilitro (mg/dl) en los niveles de glucosa en ayunas; y un aumento del 0,12% en los niveles de HbA1c al final de la adolescencia.

Beber zumo 100 % de fruta durante la niñez y la adolescencia se relacionó con un aumento del 0,07 % en los niveles de HbA1c en la adolescencia tardía por porción diaria de zumo 100 % de fruta entre los niños del estudio, con solo un ligero aumento en las niñas del 0,02 %. Según Harnois-Leblanc, comer fruta fresca durante la infancia y la adolescencia no pareció tener un efecto positivo o negativo sobre el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 entre los niños o niñas del estudio.

Las asociaciones entre el consumo regular de bebidas azucaradas y la resistencia a la insulina, los niveles de glucosa en sangre en ayunas y los niveles elevados de HbA1c entre los niños persistieron cuando se consideraron otros factores de salud, familiares y sociales. Estos factores incluyeron el estatus socioeconómico; índice de masa corporal del niño y de la madre; la edad de la madre en el momento del nacimiento del niño; antecedentes maternos y paternos de diabetes tipo 1 o tipo 2; calidad general de la dieta y otros comportamientos de estilo de vida.

"Aunque varios aspectos de la biología y los comportamientos difieren entre niños y niñas, hubiera esperado encontrar también una asociación entre las bebidas azucaradas y la ingesta de zumos de frutas y los aumentos en la resistencia a la insulina, la glucemia y los niveles de HbA1c en las niñas de la adolescencia tardía. También me sorprendió que comer frutas enteras no redujera los niveles de estos marcadores de diabetes tipo 2", apunta Harnois-Leblanc.

De esta forma, los próximos pasos son utilizar herramientas estadísticas más avanzadas que nos permitan comprender mejor el posible papel causal de las bebidas azucaradas y los jugos de frutas, y examinar si las relaciones también pueden diferir entre los niños según la raza y/o el origen étnico.

Contador