Publicado 25/01/2022 07:19

Las ayudas económicas a las familias con bajos ingresos influyen en la actividad cerebral de los bebés

Archivo - Bebé
Archivo - Bebé - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LIUDMILA FADZEYEVA

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de seis universidades de Estados Unidos informa que una intervención diseñada para reducir la pobreza tuvo un impacto directo en el desarrollo cerebral de los niños. Después de un año de apoyo monetario mensual, los bebés de familias con bajos ingresos eran más propensos a mostrar patrones de actividad cerebral que se han asociado con el desarrollo del pensamiento y el aprendizaje, según publican en línea en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Este estudio, en el que han participado las universidades de Columbia, Wisconsin, California, Duke, Nueva York y Maryland, midió la actividad cerebral de una muestra de 435 niños de un año que participaban en un histórico ensayo controlado aleatorio conocido como 'Los primeros años del bebé'.

El ensayo más amplio, la primera evaluación directa de la reducción de la pobreza en Estados Unidos centrada en la primera infancia, reclutó a 1.000 madres con bajos ingresos de las salas de posparto de una docena de hospitales de cuatro áreas metropolitanas de Estados Unidos: Nueva Orleans, Nueva York, Omaha y Minneapolis.

Poco después de dar a luz, las madres participantes fueron elegidas al azar para recibir un gran regalo mensual en efectivo de 333 dólares (unos 293 euros) al mes o un regalo mensual nominal de 20 dólares (17 euros) al mes. Los regalos se pagaron con tarjetas de débito, y las madres, la mayoría de las cuales eran negras o latinas, eran libres de gastar los regalos en efectivo de la manera que quisieran, sin ataduras.

El nuevo estudio informa de los resultados iniciales sobre la actividad cerebral de los bebés tras los primeros 12 meses de la intervención de reducción de la pobreza. Las madres seguirán recibiendo los regalos en metálico, financiados por fundaciones benéficas, hasta que sus hijos tengan cuatro años y cuatro meses.

"Llevamos muchos años sabiendo que crecer en la pobreza pone a los niños en riesgo de tener un menor rendimiento escolar, menores ingresos y peor salud", afirma la autora principal del estudio, Kimberly Noble, profesora de Neurociencia y Educación del Teachers College de la Universidad de Columbia.

La pobreza también se ha asociado a diferencias en el desarrollo cerebral de los niños. "Sin embargo --señala Noble--, hasta ahora no hemos podido decir si la pobreza en sí misma causa diferencias en el desarrollo infantil, o si crecer en la pobreza está simplemente asociado a otros factores que causan esas diferencias".

Gracias al diseño del ensayo controlado aleatorio, los autores pudieron distinguir la correlación de la causalidad, concluyendo que dar dinero directamente a las madres que viven en la pobreza puede traducirse en cambios en la actividad cerebral de sus bebés.

Bajo la dirección de la autora principal, Sonya Troller-Renfree, investigadora postdoctoral asociada del Teachers College de la Universidad de Columbia, se midió la actividad cerebral mediante electroencefalografía (EEG), una técnica en la que se coloca un gorro en la cabeza del bebé y se utiliza para registrar la actividad eléctrica del cerebro (conocida coloquialmente como "ondas cerebrales").

Investigaciones anteriores han relacionado la actividad cerebral de alta frecuencia -es decir, rápida- con el desarrollo del pensamiento y el aprendizaje. El estudio informa de que los niños cuyas madres recibían 333 dólares al mes tenían más actividad cerebral de alta frecuencia en comparación con los niños cuyas madres recibían 20 dólares al mes.

La actividad cerebral de los niños se midió en sus hogares. Cuando la pandemia de Covid-19 golpeó en marzo de 2020, los investigadores dejaron de recoger datos en persona, lo que impidió la medición de la actividad cerebral de una parte de la muestra más grande del estudio.

A pesar de que el tamaño de la muestra fue menor de lo previsto, el coautor y economista Greg Duncan, profesor distinguido de Educación en la Universidad de California-Irvine, subraya que las diferencias "son similares en magnitud a las reportadas en las intervenciones educativas a gran escala", como las reducciones en el tamaño de las clases.

Noble, neurocientífico principal del proyecto 'Los primeros años del bebé', señala que los cerebros de los niños se adaptan naturalmente a sus experiencias. "Todos los cerebros sanos son moldeados por sus entornos y experiencias, y no estamos diciendo que un grupo tenga 'mejores' cerebros --explica--. Pero, debido al diseño aleatorio, sabemos que los 333 dólares mensuales deben haber cambiado las experiencias o el entorno de los niños, y que sus cerebros se adaptaron a esas circunstancias cambiadas".

Los autores señalan que aún no saben si estas diferencias persistirán en el tiempo, o si darán lugar a diferencias en el desarrollo cognitivo o conductual de los niños, que se medirán en futuras oleadas del estudio. Asimismo, los autores no saben todavía qué experiencias concretas han contribuido a generar los efectos en el desarrollo del cerebro.

Están trabajando para examinar los posibles mecanismos, como la forma en que las madres gastaron el dinero, y cómo el hecho de tener más dinero puede haber cambiado los comportamientos de crianza, las relaciones familiares y el estrés familiar.

La coautora Katherine Magnuson, profesora de Vilas Achievement y directora del Instituto de Investigación sobre la Pobreza de la Universidad de Wisconsin-Madison, y principal científica social del estudio más amplio sobre los primeros años del bebé, señala que "las familias son todas diferentes, y la promesa potencial del dinero como forma de apoyo directo a las familias es que permite a los padres tomar decisiones sobre lo que más necesitan sus hijos. Por tanto, puede que no haya una sola forma en la que el dinero afecte positivamente a las familias; el dinero puede importar de muchas pequeñas formas".

"Escuchamos de las madres de nuestro estudio lo difícil que es criar a los niños sin suficiente dinero --recuerda Magnuson--. Unos pocos cientos de dólares al mes tienen el potencial de hacer mucho bien para estas familias, y estamos agradecidos de que vamos a seguir aprendiendo de ellas sobre cómo el dinero les ha ayudado a cumplir sus objetivos".

La coautora Lisa Gennetian, profesora Pritzker de Estudios de Políticas de Aprendizaje Temprano en la Universidad de Duke, explica que "la evidencia global es escasa sobre cómo afectan las transferencias de dinero a los niños, especialmente con respecto a los niños muy pequeños".

"Esto se debe principalmente a que es muy difícil y costoso captar objetivamente el desarrollo de los niños --añade-. Los hallazgos de este estudio sobre la actividad cerebral de los bebés no tienen precedentes y realmente hablan de cómo las políticas contra la pobreza -incluyendo los tipos de créditos fiscales ampliados para niños que se están debatiendo en Estados Unidos- pueden y deben considerarse como inversiones en los niños".

Los investigadores comenzaron a planificar el estudio en 2012, mucho antes de la ampliación de un año de la Administración Biden del crédito fiscal por hijos, que actualmente proporciona entre 250 y 300 dólares al mes por hijo para la mayoría de las familias estadounidenses. Aunque la política actual tiene cierto parecido con los regalos en efectivo de los Primeros Años del Bebé, el equipo señala diferencias importantes, sobre todo que el Crédito Fiscal por Hijo ampliado proporciona pagos para todos los niños en el hogar hasta los 17 años.