Publicado 28/06/2022 07:39

La atención en urgencias y las hospitalizaciones son mayores entre los consumidores de cannabis

Archivo - Cannabis, porro
Archivo - Cannabis, porro - MURRRPHOTOI PIXABAY - Archivo

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las visitas a urgencias y las hospitalizaciones son un 22% más altas entre las personas que consumen cannabis en comparación con las que no lo hacen, según un nuevo estudio publicado en 'BMJ Open Respiratory Research'.

El trabajo, dirigido por investigadores de Unity Health Toronto y el CIEM, en Canadá, ha descubierto que las lesiones físicas graves y las causas respiratorias eran las dos principales causas de visitas a urgencias y hospitalizaciones entre los consumidores de cannabis.

Los resultados sugieren una asociación entre el consumo de cannabis y los acontecimientos negativos para la salud, lo que, según los investigadores, debería subrayar la necesidad de educar y recordar al público los efectos nocivos del cannabis para la salud. El consumo de cannabis recreativo ha aumentado en Canadá desde la despenalización en octubre de 2018.

"Nuestra investigación demuestra que el consumo de cannabis en la población general se asocia con un mayor riesgo de resultados negativos clínicamente graves, específicamente, la necesidad de presentarse en el servicio de urgencias o ser admitido en el hospital", resalta el doctor Nicholas Vozoris, autor principal, un respirólogo en el St. Michael's y un científico asociado en el Instituto de Conocimiento Li Ka Shing del hospital.

"A diferencia del tabaco, existe cierta incertidumbre o controversia respecto a los efectos adversos del cannabis sobre la salud --recuerda--. Algunas personas pueden percibir que el cannabis tiene algunos beneficios para la salud y que, por lo demás, es benigno. Nuestra investigación pone de manifiesto a quienes consumen -o se plantean consumir- cannabis, que este comportamiento se asocia a importantes acontecimientos negativos para la salud".

Para comparar los resultados de salud entre los consumidores de cannabis y las personas que no lo consumen, los investigadores utilizaron los datos recogidos en una encuesta de personas que declararon consumir cannabis y los relacionaron con los datos administrativos de salud del ICES para los residentes de Ontario de entre 12 y 65 años de edad.

Mediante el uso de una técnica de emparejamiento estadístico, los investigadores compararon los resultados de salud de casi 4.800 personas que declararon haber consumido cannabis en los 12 meses anteriores con los resultados de salud de más de 10.000 personas que declararon no haber consumido nunca cannabis, o haber consumido cannabis sólo una vez y hace más de 12 meses.

Los investigadores incorporaron 31 variables diferentes al emparejar a los participantes del estudio para minimizar una comparación injusta, incluyendo datos demográficos, múltiples enfermedades físicas y mentales, y el consumo de tabaco, alcohol y drogas ilícitas.

El objetivo principal del estudio era explorar si existía una relación entre el consumo de cannabis y las hospitalizaciones relacionadas con la respiración o las visitas a urgencias.

Los investigadores no encontraron asociaciones significativas entre el consumo de cannabis y las visitas a urgencias relacionadas con las vías respiratorias, las hospitalizaciones o la muerte por cualquier causa. Sin embargo, sí descubrieron que las visitas generales a urgencias u hospitalizaciones por cualquier motivo eran significativamente mayores entre los consumidores de cannabis.

Además de tener mayores probabilidades de acudir a urgencias o ser hospitalizado, los resultados muestran que una de cada 25 personas que consumen cannabis acudirá a urgencias o será ingresada en el hospital en el plazo de un año tras consumirlo.

Entre las razones por las que los consumidores de cannabis acudieron a urgencias o fueron hospitalizados, los traumatismos agudos -definidos como lesiones corporales- fueron los más comunes, ya que el 15% de los consumidores de cannabis que recibieron atención médica lo hicieron por este motivo, y el 14% recibió atención por razones respiratorias.

"Los resultados de nuestra investigación apoyan que los profesionales de la salud y el gobierno deberían desaconsejar el consumo recreativo de cannabis en la población general --afirma el doctor Vozoris, que también es científico del CIEM--. Teniendo en cuenta el contexto de la despenalización del cannabis en Canadá, que muy probablemente ha facilitado la ampliación del consumo de este producto en la población, es necesario que nuestros dirigentes sanitarios y políticos realicen más esfuerzos para educar y recordar a los ciudadanos los efectos nocivos del cannabis en la salud".