Publicado 13/04/2020 7:44:35 +02:00CET

Asocian la contaminación a mayor tasa de deterioro cognitivo

Tráfico
Tráfico - PIXABAY / JWVEIN - Archivo

   MADRID, 13 Abr. (EUROPA RESS) -

   Las personas que viven en áreas urbanas con niveles más altos de contaminación del aire pueden obtener una puntuación más baja en las pruebas de pensamiento y memoria y también pueden perder habilidades cognitivas más rápido con el tiempo, según un estudio que publica en línea 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

   Los investigadores examinaron la asociación entre los niveles de contaminación del aire y el deterioro cognitivo y su reducción en los participantes en dos grandes estudios epidemiológicos. Encontraron una asociación entre la contaminación del aire y el declive cognitivo en un grupo de estudio pero no en el otro.

   "A medida que las personas viven vidas más largas y aumenta el envejecimiento de la población, el deterioro cognitivo relacionado con la edad es una preocupación creciente de salud pública con profundos efectos sociales, económicos y de salud, por lo que es importante encontrar formas de reducir el riesgo", apunta la autora del estudio Erin R Kulick, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown y miembro de la Academia Americana de Neurología.

   "La contaminación atmosférica puede afectar a grandes poblaciones de personas porque tiene riesgos cardiovasculares conocidos, e investigaciones anteriores han descubierto que también puede contribuir al declive cognitivo. Sin embargo, los resultados de nuestra investigación fueron contradictorios", advierte.

   En el estudio participaron personas que viven en el área del norte de Manhattan de la ciudad de Nueva York que se inscribieron en dos estudios más grandes a largo plazo: 5.330 personas con una edad promedio de 75 años inscritas en el Proyecto de Envejecimiento de la Comunidad de Washington Heights-Inwood; y 1.093 personas con una edad promedio de 70 años que se inscribieron en el Estudio del Norte de Manhattan.

   Todos los participantes recibieron exámenes médicos al comienzo del estudio, así como pruebas cognitivas para medir la memoria, las habilidades del lenguaje y la función ejecutiva, lo que implica habilidades de pensamiento como organizar, planificar y completar tareas.

   Al grupo del estudio Washington-Heights-Inwood de 5.330 participantes se le realizó un seguimiento promedio de siete años con seis rondas de pruebas de seguimiento cada 18 meses a dos años. El grupo de estudio del norte de Manhattan de 1.093 participantes fue seguido durante cinco años con una ronda de pruebas de seguimiento.

   Los investigadores utilizaron las direcciones residenciales de cada participante para determinar su exposición a tres contaminantes del aire: dióxido de nitrógeno y dos grupos de partículas, partículas de líquidos o sólidos suspendidos en el aire que tenían menos de 2.5 micras de diámetro llamadas partículas finas y partículas que tenían menos de 10 micras de diámetro llamadas partículas respirables.

   Los niveles promedio de contaminantes del aire fueron similares para ambos grupos de participantes. En cada grupo, los participantes se dividieron en cuatro grupos según su exposición a la contaminación del aire.

   Los investigadores encontraron que los participantes en el estudio de Washington-Heights Inwood estuvieron expuestos a un promedio anual de 32 partes por billón de dióxido de nitrógeno, 13 microgramos por metro cúbico (microgramos / m3) de partículas finas y 21 microgramos / m3 de partículas respirables.

   La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) considera que hasta 53 partes por billón es un nivel seguro de exposición promedio anual al dióxido de nitrógeno, hasta 12 microgramos / m3 para partículas finas y hasta 50 microgramos / m3 para partículas respirables.

   "Si bien los niveles estaban en el rango considerado seguro por la EPA, es posible que estos resultados reflejen niveles más altos desde un punto anterior en el tiempo. También plantea la cuestión de si los niveles federales son lo suficientemente bajos como para proteger la salud de las personas", apunta Kulick.

   Los investigadores encontraron que en el grupo de Washington Heights-Inwood, las personas con mayor exposición a niveles más altos de contaminación del aire tenían puntajes más bajos en las pruebas al comienzo del estudio y tasas más rápidas de disminución.

   La exposición al dióxido de nitrógeno se relacionó con una tasa acelerada de deterioro cognitivo comparable a un año de envejecimiento. Los resultados fueron similares para partículas finas y respirables. En el grupo del norte de Manhattan, los investigadores no encontraron una asociación entre la función cognitiva y la contaminación del aire.

   Kulick cree que la diferencia en los resultados puede deberse a que el segundo grupo era mucho más pequeño y solo tenía una ronda de seguimiento en comparación con las seis rondas del primer grupo.

   "Una fortaleza de nuestro estudio fue que pudimos analizar las tasas de deterioro cognitivo a lo largo del tiempo, por lo que agrega hallazgos importantes al creciente cuerpo de evidencia científica sobre la contaminación del aire y sus efectos sobre la salud cerebral de los adultos mayores", señala.

   "Se necesita más investigación para comprender mejor los resultados mixtos de nuestro estudio --puntualiza--. La buena noticia para la salud pública es que la contaminación del aire se puede reducir, y ha sido en algunas ciudades, a través de leyes y regulaciones. Pero todavía hay millones de personas que viven en áreas de Estados Unidos, donde se necesitan importantes mejoras en la calidad del aire".