Publicado 02/08/2021 18:00CET

Así influye el lugar de residencia en la supervivencia a largo plazo después de un ataque cardíaco

Archivo - Infarto, dolor en el pecho.
Archivo - Infarto, dolor en el pecho. - INTERMOUNTAIN HEALTHCARE - Archivo

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado con más de 31.000 miembros de la organización Kaiser Permanente en el sur de California (Estados Unidos) sugiere que los factores sociales y ambientales pueden afectar al pronóstico de una persona tras sufrir un ataque al corazón, por lo que, según los autores, el lugar donde una persona vive influye en su salud.

En concreto, el estudio, publicado en la revista 'Journal of the American College of Cardiology', muestra que los pacientes negros de barrios desfavorecidos tenían muchas más probabilidades de morir en los 5 años siguientes a un infarto que los pacientes blancos; en cambio, no había diferencias en las tasas de mortalidad entre los pacientes blancos y los negros que vivían en barrios con buenos recursos.

"Todos los pacientes de este estudio tenían el mismo acceso a la atención médica y fueron tratados en los mismos centros médicos, pero, a pesar del acceso comparable a la atención médica, los pacientes negros de los barrios con menos recursos seguían teniendo una mortalidad más alta en comparación con los pacientes blancos", ha expresado el autor principal de la investigación, Mingsum Lee, MD, cardiólogo del Centro Médico Kaiser Permanente de Los Ángeles.

Los investigadores analizaron los registros de 31.275 pacientes que fueron tratados por un ataque al corazón en un hospital de Kaiser Permanente, en el sur de California, entre 2006 y 2016. Los investigadores asignaron a cada paciente una puntuación de desventaja del vecindario basada en la dirección del hogar, utilizando el Índice de Privación del Área, un índice validado para evaluar la desventaja del vecindario basado en 17 variables que reflejan la educación, los ingresos, el empleo y las características del hogar. Los investigadores examinaron los resultados de cada paciente durante una media de 5 años.

Así, la investigación reveló diferencias significativas según la raza, que se distinguían por la riqueza del barrio. Los resultados de los pacientes negros de barrios con buenos recursos fueron similares a los de los pacientes blancos de esos mismos barrios. En cambio, los pacientes negros de barrios con menos recursos tenían un 19 por ciento más de probabilidades de morir que los pacientes blancos de esos mismos barrios.

"Estos hallazgos pueden ser de especial interés para los sistemas sanitarios, ya que la mayoría de ellos invierten mucho en mejorar la calidad de la atención prestada a los pacientes con infarto dentro del sistema médico", ha dicho el doctor Lee. "Sin embargo, lo que este estudio demuestra es que el entorno del paciente tras el alta también es importante cuando se trata de los resultados de salud a largo plazo", señala.

Entre las formas en las que Kaiser Permanente trabaja para apoyar a las comunidades a las que sirve se encuentra el 'Thriving Communities Fund', que ayuda a abordar la inestabilidad de la vivienda y la falta de hogar. Además, las colaboraciones de Kaiser Permanente con organizaciones comunitarias, líderes municipales y defensores de la salud pública permiten incorporar consideraciones de salud, equidad y sostenibilidad en las políticas públicas y en el entorno construido, de manera que influyan en la forma en que los barrios toman forma y crecen.