La artritis en niños y jóvenes impacta física y emocionalmente causando soledad y depresión

Artritis
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / STOCKDEVIL - Archivo
Publicado 20/12/2018 14:01:30CET

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La artritis en niños y jóvenes tiene un alto impacto físico y emocional, pues en numerosas ocasiones, la dificultad de movimiento o el dolor que experimentan, les impide realizar actividades cotidianas, comunes en el resto de población de su edad.

La enfermedad puede causar, en fases avanzadas, importantes limitaciones físicas, así como un marcado deterioro de la calidad de vida. La jefa de Servicio de Reumatología del hospital, Rosario García de Vicuña, considera que la enfermedad en jóvenes y niños influye en diferentes esferas.

La principal consecuencia en los jóvenes es que afecta a una etapa de la vida en la que no sólo es crucial mantener una plena actividad física, sino que puede influir negativamente al desarrollo y el proyecto vital de las personas. En el caso de los niños y adolescentes, puede repercutir en el crecimiento y el desarrollo normal del niño, tanto a nivel físico como psíquico.

Por este motivo, cobra gran importancia el tener en cuenta los sentimientos que experimentan los más pequeños hacia las limitaciones que sufren por culpa de su enfermedad.

Normalmente se tiene más en cuenta el tratamiento a nivel físico como reducir el dolor, la inflamación o la rigidez, pero la artritis también provoca efectos a nivel emocional, como la incomprensión, el sentimiento de soledad, e incluso puede dar lugar a una depresión, que en el caso de un niño o adolescente puede ser más difícil de manejar, de ahí que cobre importancia el acercamiento emocional, explica el presidente de ConArtritis, Antonio Torralba.

Por su parte, la doctora comenta que "el dolor y la rigidez que causa esta patología limita la movilidad de quienes la sufren", algo muy difícil de encajar en una etapa "especialmente activa", lo que repercute en "su autoestima y sus relaciones con los demás".

A través de la campaña 'No es cuentitis, es artritis', impulsada por el Hospital Universitario de La Princesa, en Madrid y promovida por ConArtritis, con el apoyo de Sandoz, se ha creado un espacio con ilustraciones que transmiten los sentimientos que experimentan los pacientes en diferentes situaciones cotidianas.

En palabras de Antonio Torralba, esta actividad busca "acercar la artritis a la población general mostrando lo que le supone vivir con esta enfermedad a niños y jóvenes", ya que "aún existe la falsa creencia de que la artritis solo afecta a las personas mayores".

Además, con el fin de dar mayor visibilidad a la patología, se invita a los visitantes a mandar su mensaje de apoyo y a reflexionar sobre si alguna vez han restado importancia al dolor que siente una persona con artritis subestimando la enfermedad por falta de información.

En este sentido, la doctora defiende que esta "es una oportunidad para apoyar a las personas afectadas, para que se sientan comprendidas y apoyadas ante enfermedades que son desconocidas por la mayoría".

El tipo de artritis más común en los menores es la artritis idiopática juvenil (AIJ). Generalmente es más frecuente en las niñas y comienza entre el primer y cuarto año de vida. Se diagnostican 10 casos nuevos al año por cada 100.000 niños menores de 16 años, y aproximadamente uno de cada 1.000 niños en el mundo la padece.

Sus síntomas son muy variados, dolor e inflamación de las articulaciones, erupciones de la piel, fiebre, aumento del tamaño de los ganglios, inflamación de los ojos, cansancio, retraso del crecimiento, etc.

En estos casos, los niños suelen cojear sin apreciarse hinchazón o tienen un cansancio pronunciado que les obliga a disminuir su actividad física. En cambio, en otras ocasiones el comienzo es rápido y grave, con síntomas más evidentes, como mal estado general, fiebre alta, manchas en la piel, dolor difuso en brazos y piernas o hinchazón en muchas articulaciones.