Anualmente suceden millones de muertes por enfermedades cardiovasculares por contaminantes artificiales

Archivo - Contaminación, coches. Ciudad.
Archivo - Contaminación, coches. Ciudad. - TRAVEL WILD/ ISTOCK - Archivo
Publicado: miércoles, 5 junio 2024 7:32

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai (EEUU), el Observatorio Global de Salud Planetaria del Boston College (EEUU), el Centro Científico de Mónaco (Mónaco), el Centro Médico Universitario de Mainz (Alemania) y el Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang (Australia) afirman en un estudio que anualmente suceden millones de muertes por enfermedades cardiovasculares por contaminantes artificiales.

En una nueva serie publicada en el 'Journal of the American College of Cardiology' destacan cómo la contaminación, en todas sus formas, es una amenaza para la salud mayor que la guerra, el terrorismo, la malaria, el VIH, la tuberculosis, las drogas y el alcohol combinados. Los investigadores se centran en el calentamiento global, la contaminación del aire y la exposición y el humo de los incendios forestales. Pero también resaltan factores menos conocidos de las enfermedades cardíacas, como la contaminación del suelo, el ruido y la luz, y la exposición a sustancias químicas tóxicas.

De esta forma, concluyen que existe una necesidad urgente de mejorar el seguimiento de estos contaminantes para identificar las comunidades con mayor riesgo y comprender mejor cómo la exposición a contaminantes específicos aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular a nivel individual.

En concreto, el profesor Jason Kovacic, director y director ejecutivo del Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang, con sede en Australia, dice que es necesario un reconocimiento mucho mayor de los peligros de la contaminación y el papel que desempeñan al causar alrededor de nueve millones de muertes cada año en todo el mundo.

El profesor Kovacic resume que, "cada año, alrededor de 20 millones de personas en todo el mundo mueren a causa de enfermedades cardiovasculares y los contaminantes desempeñan un papel cada vez más importante. Los contaminantes han llegado a todos los rincones del mundo y nos están afectando a todos".

"Estamos siendo testigos de incendios forestales sin precedentes, temperaturas elevadas, ruido inaceptable en las carreteras y contaminación lumínica en nuestras ciudades y exposición a sustancias químicas tóxicas no probadas en nuestros hogares. Nuestros cuerpos están siendo bombardeados con contaminantes desde todos los ángulos y están afectando la salud de nuestro corazón. La evidencia sugiere que el número de personas que mueren prematuramente debido a estas formas tan diferentes de contaminación es mucho mayor de lo que se reconoce actualmente", afirma.

Se sabe que los contaminantes son causantes de enfermedades cardiovasculares, pero afectan al cuerpo de diferentes maneras. El humo y otras toxinas pueden inhalarse directamente hasta las profundidades del tracto respiratorio inferior y llegar a la sangre y luego transportarse a otros órganos y por todo nuestro cuerpo. Pueden causar estrés oxidativo que puede dañar células y órganos, incluido el corazón.

Otros contaminantes, como el ruido y la contaminación lumínica, pueden afectar los patrones de sueño, provocar inflamación y provocar un aumento de la presión arterial y el aumento de peso. El calor extremo también puede provocar deshidratación, disminución del volumen sanguíneo, aumento de la tensión cardiovascular e insuficiencia renal aguda.

El profesor Kovacic añade: "Si bien se conocen muchos de estos mecanismos biológicos, todavía tenemos un enorme vacío en nuestra comprensión del vínculo entre los contaminantes y las enfermedades cardíacas. Hay cientos de miles de sustancias químicas cuya seguridad o toxicidad ni siquiera ha sido analizada, y mucho menos su impacto en nuestra salud. También necesitamos descubrir si existen otros factores de riesgo que hagan a las personas más susceptibles, como condiciones preexistentes, factores de estilo de vida o el lugar donde viven".

El profesor Kovacic y los otros autores dicen que en el futuro, las personas serán sometidas a pruebas rutinarias para detectar su exposición a más contaminantes, al igual que actualmente se hacen pruebas a los niños para detectar la exposición al plomo en los EEUU.

Los autores señalan que, si bien la crisis ambiental es inminente y el impacto en la salud es cada vez más apremiante, el impulso para el cambio parece esporádico. "Se requiere una acción urgente a medida que el cambio climático avanza y la contaminación se infiltra en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos y los lugares en los que vivimos", finalizan.

Contador