Al año fabricamos entre 55 y 110 litros de lágrimas: ¿por qué nos lloran los ojos?

Al año fabricamos entre 55 y 110 litros de lágrimas: ¿por qué nos lloran los ojo
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NAGY-BAGOLY ARPAD
Publicado 17/03/2019 7:59:36CET

   MADRID, 17 Mar. (EDIZIONES) -

   Al año fabricamos entre 55 y 110 litros de lágrimas al año, según datos de la Academia Americana de Oftalmología (AAO por sus siglas en inglés). Desde el final feliz de una película o libro, hasta una desgracia personal o ajena, el frío, el viento, enfermedades oculares, o simplemente por picar una cebolla nos pueden llorar los ojos.

   Según precisa, las lágrimas no son sólo salinas y presentan una estructura similar a la de la saliva. Contienen enzimas, lípidos, metabolitos y electrolitos, y cada lágrima tiene 3 capas:

   .- Una capa mucosa interna que mantiene la lágrima completa adherida al ojo.

   .- Una capa intermedia acuosa (la capa más gruesa) para mantener el ojo hidratado, repeler las bacterias y proteger la córnea.

   .- Una capa oleosa externa para mantener la superficie de la lágrima suave a fin de permitir que el ojo vea a través de ella y para evitar la evaporación de las otras capas.

   Las glándulas lagrimales, situadas en la parte superior de cada ojo, son las encargadas de producir las lágrimas. Al parpadear, éstas se esparcen por la superficie del ojo. Luego, se drenan por los lagrimales, agujeros minúsculos en las esquinas de los párpados superior e inferior. Las lágrimas corren a través de pequeños canales en los párpados y bajan por un conducto antes de desembocar en la nariz. Otras se evaporan o se reabsorben.

   "Algunos bebés nacen con el conducto lagrimal tapado, una condición que generalmente se resuelve sola. Una infección, inflamación o un tumor ocular pueden producir el taponamiento del conducto lagrimal en los adultos. Cuando se produce un exceso de lágrimas emocionales o reflejas, superan la capacidad del sistema de drenaje lagrimal. Por eso se derraman, salen de los ojos y corren por las mejillas llegando a veces a salir por la nariz", indica.

LA FUNCIÓN DE LAS LÁGRIMAS

   En una entrevista con Infosalus, el jefe del servicio de Oftalmología del Hospital General de Villalba (Madrid), el doctor Nicolás López Ferrando, precisa que las lágrimas son fundamentales porque no sólo permiten que la superficie ocular esté húmeda y nutrida, de forma que la córnea, la lente más anterior del ojo, esté transparente y veamos correctamente. Además, ayudan a eliminar las partículas y los cuerpos extraños que estén presentes en el ojo y puedan dañarlo.

   "Hay personas que tienen un llanto más fácil que otras, que lloran con el frío, cuando están resfriados, cuando parten una cebolla, o que simplemente el ojo les llora sin más. Hay varias razones por las que los ojos nos pueden llorar", reconoce el experto, que divide en 2 las categorías por las que los ojos lloran:

1.- Aquellos que tienen obstruida la vía de drenaje de la lágrima. "A estas personas que tienen obstruida esta vía lagrimal les llora el ojo. Son los lagrimeos por obstrucción, muy frecuentes en recién nacidos, que nacen sin esa vía sin terminar de abrir. A estos se les termina normalmente de abrir por sí solos, aunque a veces necesitan de la intervención del experto", añade. A su vez, indica que, sobre todo en el caso de las mujeres a partir de los 50, puede suceder que se obstruya también más la vía lagrimal que en los hombres, por la edad. Se suele hacer una vía lagrimal nueva por intervención.

   2.- Después, se encontraría el 'lagrimeo reflejo o irritativo', ante una abundante producción de lágrimas. Aquí también el experto encasillaría a aquellos casos en los que se produce un exceso de lágrimas ante una emoción, las lágrimas emocionales. Igualmente, enmarca en este grupo los casos en los que nos pica la nariz, ya que se estimula el lagrimeo, así como los casos de ojo seco, donde no hay lágrima en el parpadeo normal, por lo que se irrita el ojo y hace que éste nos llore. En este grupo de lagrimeo reflejo se situarían a su vez aquellos casos en los que nos llora el ojo cuando da el aire o hace frío, porque éste se reseca, se irrita, y en consecuencia llora. A su vez, las moléculas que salen al picar la cebolla irritan la conjuntiva y hacen llorar al ojo.

   Sobre las lágrimas emocionales, la Academia Americana de Oftalmología indica que la mayor parte de los investigadores consideran que este tipo de lágrimas, desencadenadas generalmente por sentimientos intensos como la felicidad y la tristeza, son exclusivas de los humanos. "Aunque se está realizando en la actualidad muchísima investigación acerca del llanto, sabemos que las lágrimas emocionales se producen por influencia de factores biológicos, fisiológicos y sociales", remarca.

   Por otro lado, menciona que, aunque la frecuencia del llanto varía "significativamente" de una persona a otra, "es sabido que las mujeres lloran con una frecuencia de tres a cuatro veces superior que en el caso de los hombres y, cuando estas lloran, lo hacen de una forma más intensa".

EL CASO DEL OJO SECO

   El llanto excesivo se puede convertir en un problema, según el doctor López Ferrando, cuando se producen obstrucciones, que pueden dar lugar a infecciones. A su vez, menciona que en aquellos casos en los que es irritativo por una sequedad del ojo muy acusada, por el problema del ojo seco.

   "El ojo seco puede producirse normalmente porque la glándula lagrimal se atrofia con el paso de los años o por enfermedades inmunes y no segrega la cantidad adecuada de lágrima por el parpadeo. Se trata de la consulta más frecuente en Oftalmología", sentencia el especialista del Hospital General de Villalba.