Publicado 30/06/2020 8:17:33 +02:00CET

Las amenazas más cercanas inspiran un tipo de miedo más primitivo

Pandemia de coronavirus.
Pandemia de coronavirus. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NITO100 - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El cerebro maneja una amenaza percibida de manera diferente dependiendo de lo cercano que sea. Si está lejos involucra más áreas del cerebro para resolver problemas, pero de cerca los instintos animales entran en acción y no hay tanto razonamiento, según publican los investigadores en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Esto, según un nuevo estudio que utiliza la realidad virtual para hacer que las amenazas aparezcan cercanas o lejanas, es probablemente lo que hace que sea más difícil extinguir el miedo a una amenaza de primer plano y es más probable que tenga un estrés a largo plazo experiencia.

Se ha demostrado que los eventos traumáticos que tocan el cuerpo, como la violación y otras agresiones físicas, están más fuertemente asociados con el trastorno de estrés postraumático que los traumas vividos a cierta distancia.

Ahora, gracias a una ingeniosa adaptación que coloca a los sujetos de investigación en un entorno de realidad virtual en 3D mientras sus cerebros estaban siendo escaneados por una máquina de resonancia magnética, los investigadores han visto cómo difieren los circuitos de esas respuestas cerebrales.

"Clínicamente, las personas que desarrollan trastorno de estrés postraumático (TEPT) tienen más probabilidades de haber experimentado amenazas que invadieron su espacio personal, asaltos o violaciones o presenciaron un crimen a corta distancia. Son las personas que tienden a desarrollar este recuerdo de amenazas duradero", explica Kevin LaBar, profesor de Psicología y Neurociencia en la Universidad de Duke y autor principal del estudio.

"Nunca hemos podido estudiar eso en el laboratorio porque tienes una distancia fija a la pantalla de la computadora", apostilla LaBar. Pero el estudiante graduado de Duke Leonard Faul y el postdoctorado Daniel Stjepanovic descubrieron una manera de hacerlo, usando un televisor 3D, un espejo y unas gafas 3D seguras para IRM.

"Es como una experiencia IMAX --explica LaBar--. Los personajes amenazantes salieron de la pantalla y invadirían tu espacio personal mientras navegas por este mundo virtual, o estarían más lejos".

La simulación de realidad virtual puso a 49 sujetos de estudio en una vista en primera persona que los hizo moverse por un callejón oscuro o una calle arbolada más brillante mientras yacían en el tubo de resonancia magnética con sus cerebros escaneados. El sonido ambiental y los fondos visuales fueron alterados para proporcionar un contexto para la amenaza versus los recuerdos seguros.

El primer día de la prueba, los sujetos recibieron una leve conmoción cuando apareció el "avatar de amenaza", ya sea a medio metro de distancia o a 3 metros de distancia, pero no cuando vieron al avatar seguro a las mismas distancias.

Los datos del primer día mostraron que las amenazas cercanas eran más aterradoras e involucraban "circuitos de supervivencia" límbicos y del cerebro medio, de una manera que las amenazas posteriores no lo hacían.

Al día siguiente, los sujetos volvieron a encontrarse con los mismos escenarios, pero inicialmente solo se recibieron algunas conmociones para recordarles el contexto amenazante. Una vez más, los sujetos mostraron una mayor respuesta conductual a amenazas cercanas que a amenazas distantes.

"En el segundo día, obtuvimos el restablecimiento del miedo, tanto las amenazas cercanas como las lejanas, pero fue más fuerte para la amenaza cercana", recuerda LaBar.

De manera reveladora, las amenazas cercanas que atacaron los circuitos de supervivencia también resultaron más difíciles de extinguir después de que ya no produjeron conmociones. Las amenazas más lejanas que involucraron más pensamiento de orden superior en la corteza fueron más fáciles de extinguir.

Las amenazas cercanas afectaron al cerebelo, y la persistencia de esta señal predijo cuánto miedo se restableció al día siguiente, apunta LaBar. "Es la corteza evolutivamente más antigua", añade.

Las amenazas más distantes mostraron una mayor conectividad entre la amígdala, el hipocampo y la corteza prefrontal medial ventral y las áreas de la corteza relacionadas con la planificación compleja y el procesamiento visual, áreas que, según los investigadores, están más relacionadas con pensar en salir de una situación y hacer frente.
Comprender la respuesta del cerebro al trauma en este nivel podría apuntar a nuevas terapias para el TEPT, apunta LaBar.

"Creemos que el cerebelo podría ser un lugar interesante para intervenir --destaca--. Clínicamente, es un nuevo objetivo de intervención. Si de alguna manera puedes deshacerte de esa representación de amenaza persistente en el cerebelo, es menos probable que restablezcas (el miedo) más adelante".

Contador