Publicado 15/02/2022 13:34

Las alteraciones cognitivas y neuromotrices son las secuelas más frecuentes en niños con tumor cerebral, según expertos

Vithas NeuroRHB resalta la importancia de incluir la neurorrehabilitación en el plan de tratamiento de los niños y adolescentes que sufren un tumor cerebral por la alta frecuencia de secuelas cognitivas y motoras que padecen.
Vithas NeuroRHB resalta la importancia de incluir la neurorrehabilitación en el plan de tratamiento de los niños y adolescentes que sufren un tumor cerebral por la alta frecuencia de secuelas cognitivas y motoras que padecen. - VITHAS

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Expertos en rehabilitación neurológica de Vithas han asegurado que es frecuente que aparezcan alteraciones cognitivas y neuromotrices en niños y adolescentes que sufren un tumor cerebral como consecuencia secundaria a la lesión tumoral, como causa del tratamiento quirúrgico al que se han visto sometidos o por su tratamiento de quimioterapia y/o radioterapia.

Por ello, con motivo del Día Internacional del Niño con Cáncer, desde Vithas Neuro Rehab Human Brain (NeuroRHB) resaltan la importancia de incluir la neurorrehabilitación como parte del plan de tratamiento de los tumores cerebrales infantiles, ya que consideran que, si estas repercusiones en aspectos motores,
sensoriales, cognitivos, emocionales y conductuales son tratadas por profesionales especializados, el menor conseguirá una mayor y mejor recuperación de todas ellas.

"Las alteraciones cognitivas que típicamente aparecen son los problemas de atención y concentración. Así como la lentitud en la velocidad de procesamiento y alteraciones visuoperceptivas, funciones ejecutivas y memoria, entre otras. Estas alteraciones
muchas veces son las que, en la vida cotidiana, en el cole o en casa, se manifiestan como que comete muchos errores por descuido, no logra completar los deberes, aunque les dedique mucho tiempo, no sigue bien las explicaciones, tiene problemas de escritura, para interpretar mapas o para hacer puzles", ha explica la directora médico de Vithas NeuroRHB, Carolina Colomer.

En la actualidad, según los expertos de Vithas, los tumores cerebrales son el tipo de cáncer sólido más frecuente en la infancia y normalmente su localización suele ser en la fosa posterior. Entre los tipos más habituales se encuentran, por edad, de cero a
quince años, el meduloblastoma, el astrocitoma pilocítico y el glioma. Y respecto a la leucemia, que es el proceso oncológico más frecuente en general en niños, también se ha descrito un porcentaje significativo de alteraciones cognitivas y neuromotrices.

Por ello, desde Vithas inciden en que, en muchas ocasiones, estas alteraciones a nivel clínico se manifiestan meses y años después de finalizar los tratamientos, sobretodo en el caso de la radioterapia, por lo que es muy importante ir realizando un seguimiento periódico y una valoración específica del niño o adolescente.

"En nuestros centros de neurorrehabilitación solemos tener en cuenta todos los factores condicionantes de patrón de alteraciones clínicas y realizamos una valoración específica y un abordaje
individualizado, según cada situación", ha concluido la directora clínica.