Publicado 02/08/2022 08:14

Por qué algunas personas presentan urticaria tras exponerse al sol

Archivo - Mujer tomando el sol en la playa.
Archivo - Mujer tomando el sol en la playa. - ILDAR ABULKHANOV/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 2 Ago. (EDIZIONES) -

   Hay personas cuya piel no tolera muy bien los rayos del sol y presentan lo que se conoce como urticaria solar, y que algunos llaman como 'alergia al sol', aunque técnicamente así no se denomine. Según explica la Fundación Piel Sana sobre este fenómeno, entidad de la Academia de Dermatología y Venereología, la urticaria solar se produce por la exposición a la luz solar, o bien a fuentes de luz UVA, UVB, y también a la luz visible.

   "Los pacientes pueden experimentar las lesiones al exponerse al sol o incluso al estar detrás de un cristal. Es característico que las ronchas o habones desaparezcan en pocas horas al dejar de exponerse a la irradiación", añade.

   Anastasia Garrido Ríos es facultativa del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Fuenlabrada (Comunidad de Madrid) y nos cuenta en una entrevista con Infosalus que la urticaria solar es una "enfermedad crónica dermatológica adquirida", relacionada efectivamente con la exposición solar, y que se produce por una respuesta de hipersensibilidad inmediata, probablemente mediada por IgE, similar a la producida en otros tipos de alergia.

ESTOS SON SUS SÍNTOMAS

   Esta dermatóloga subraya que sus síntomas básicamente son la aparición de lesiones habonosas o 'ronchas', que ocasionan picor y/o angioedema (placas de edema, enrojecimiento y tumefacción de áreas periorbitarias o labiales), y que puede acompañarse en casos más severos de compromiso respiratorio (disnea, sibilancias), o bien de alteraciones digestivas como las náuseas. "Llegando a los casos más extremos y raros al shock anafiláctico", aclara esta especialista.

   Concretamente, señala la experta del Hospital de Fuenlabrada que afecta a zonas fotoexpuestas, y estas son, habitualmente, el escote, la región facial, los brazos y las piernas; si bien advierte de que también puede afectar a zonas no expuestas si se lleva ropa de tejido fino o de color claro.

POR QUÉ UNAS PERSONAS LA DESARROLLAN Y OTRAS NO

   Preguntada por las razones por las que algunas personas pueden llegar a desarrollarla, la doctora Garrido Ríos sostiene que parecen existir algunos factores predisponentes como la atopia, pero no se conoce bien hasta la fecha su causa y por qué algunas personas la presentan y otras no.

   "Dentro del grupo de las urticarias, la urticaria solar representa el 0,5%, con lo que podríamos decir que no es una entidad frecuente. Es más frecuente en mujeres jóvenes (en torno a los 35 años)", apostilla la especialista.

   Además, recalca que lo más frecuente es que esta urticaria aparezca en los primeros días de exposición solar, para posteriormente ir desapareciendo: "Sí, suele ser más habitual en los primeros días de exposición solar".

   En estos casos, la facultativa del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Fuenlabrada señala que, una vez que han aparecido las lesiones en la piel tras la exposición solar lo idóneo es la toma de antihistamínicos por vía oral. "Para prevenir los episodios en años posteriores se pueden realizar tratamientos desensibilizaciones con fototerapia", aclara esta experta.

Contador