Publicado 14/07/2022 11:09

Las agudizaciones graves de la EPOC conllevan mayores costes sanitarios y mortalidad

Archivo - Pulmones, EPOC.
Archivo - Pulmones, EPOC. - HOSPITAL LA LUZ - Archivo

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los resultados del estudio 'COHERENT-COPD', realizado por AstraZeneca, han revelado que las agudizaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) moderadas y graves se asocian a una peor calidad de vida y peor pronóstico para los pacientes, además de causar un elevado coste sanitario.

De acuerdo con las conclusiones de este trabajo, que analiza los pacientes atendidos en urgencias o ingresados en el Hospital 12 de Octubre de Madrid durante un año, la mortalidad al año en pacientes con diagnóstico de agudización de EPOC grave es alta y está muy influida por la edad y la coexistencia de insuficiencia cardiaca.

"El estudio ha demostrado que la coexistencia de insuficiencia cardiaca es frecuente entre los pacientes con agudización de EPOC, afectando casi a un tercio de los pacientes, y entre las personas con ambas situaciones, la mortalidad durante el ingreso o en el año siguiente es significativamente mayor", ha explicado el jefe de Sección de Neumología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Álvarez Martínez.

Respecto al coste sanitario, 'COHERENT-COPD' estima que el coste medio por paciente en los 365 días tras una agudización de EPOC atendida en Urgencias es mayor de 6.000 euros. Además, más de la mitad de los costes asociados a la EPOC se deben a los gastos de hospitalización.

En este sentido, el doctor Álvarez ha apuntado que "la atención en Urgencias supone el 12 por ciento de los costes calculados, pero los mayores costes son los asociados a la hospitalización, que conlleva el 45 por ciento del gasto y los reingresos el 43 por ciento, pues hay que tener en cuenta que más de un tercio de los pacientes dados de alta en el hospital volverán a ingresar en los meses siguientes".

Por su parte, la directora Médica y de Asuntos Regulatorios de AstraZeneca España, Ana Pérez, ha afirmado que el estudio "ha revelado la necesidad de poner en marcha estrategias de prevención de las exacerbaciones de la EPOC".

"Por ello, colaboramos con los agentes implicados en el manejo de la enfermedad , poniendo a su disposición nuestro liderazgo científico, para ayudar a evitar las agudizaciones y mejorar así, no solo el pronóstico y calidad de vida de los pacientes de EPOC, sino la eficiencia de nuestro sistema sanitario", ha detallado.

PREVENCIÓN DE LAS AGUDIZACIONES DE LA EPOC

Las exacerbaciones o agudizaciones de la EPOC son episodios de empeoramiento de los síntomas causados por un aumento local y generalizado de la inflamación. Se distinguen por un empeoramiento de la disnea o sensación de ahogo o falta de aire, de la tos y de la cuantía y coloración de la expectoración.

La exacerbación de la EPOC se asocia a un aumento significativo de la tasa de deterioro de la función pulmonar, a una reducción significativa de la calidad de vida y de la esperanza de vida y a un aumento del riesgo de mortalidad. Además, una exacerbación que resulta en hospitalización aumenta el riesgo de muerte.

Aunque la frecuencia de las exacerbaciones varía entre pacientes, la media está entre 1 y 4 veces por año. "Lo que sí conocemos son los factores que se asocian a una mayor frecuencia y gravedad de estos episodios, entre las que se encuentran la edad avanzada, la gravedad de la EPOC, mantener el tabaquismo, los ingresos previos o la coexistencia con otras enfermedades como cardiopatías o diabetes. Además, cuando se tiene una exacerbación, aumenta mucho la probabilidad de tener una segunda, y si se tienen dos o más la probabilidad es mucho mayor", ha esgrimido este experto.

Mejorar la función pulmonar, reducir las exacerbaciones y controlar los síntomas diarios como la disnea son objetivos de tratamiento en el manejo de la EPOC. Sin embargo, prevenir las agudizaciones no siempre es posible.

A este respecto, el doctor Álvarez Martínez ha argumentado que la adherencia al tratamiento inhalado, dejar de fumar, seguir los ejercicios de rehabilitación respiratoria y el programa de vacunas, tener una nutrición adecuada (evitando la delgadez excesiva y la obesidad) y hacer ejercicio o tener una vida activa son algunas de las recomendaciones que podrían ser eficaces para reducir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones.

"También hay programas específicos para los pacientes más graves y con mayores ingresos, como los programas de EPOC frágil y las estrategias para pacientes crónicos, que buscan una asistencia más individualizada", ha concluido el doctor.

Más información