Publicado 09/01/2021 08:29CET

¿Cómo afecta la pandemia a las compras compulsivas durante las rebajas?

Compras online
Compras online - PIXABAY - Archivo

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los psicólogos advierten de que el malestar generado por la situación de pandemia ha provocado que el trastorno de compra compulsiva aumente, debido a la ansiedad y al estrés que muchos sufren en esta situación, y avisan de que este problema puede incluso incrementarse en la época de rebajas.

"La compra hace que las personas olviden durante un rato lo que está ocurriendo en la actualidad y ayuda, en cierto modo, a desconectar", explica la psicóloga de Doctoralia, María Consuelo Vilasánchez. De esta manera, continúa, se percibe que comprar es una de las cosas que permite tener emociones positivas, por lo que se repetirá esta conducta como fuente de disminución del estrés o ansiedad, llevando al consiguiente riesgo de llegar a ser un comprador compulsivo.

Los expertos coinciden en afirmar que la persona no puede resistirse al impulso de llevar a cabo determinada acción, aunque pueda resultar perjudicial. Asimismo, antes de desarrollarla, la persona se activa emocionalmente y, en el momento de llevarla a cabo, se siente bien, pero más tarde podría incluso a culpabilizarse por la misma.

"Si bien el trabajo con las emociones es imprescindible, y es bueno que cada uno analice sus propias emociones, también es necesario un análisis de la persona con el entorno", indica Vilasánchez. Y añade que, en muchas ocasiones, hay que enseñar a la persona a solucionar los problemas y, sobre todo, "proveer de herramientas para desarrollar las conductas más adaptativas".

PAUTAS PARA CONSEGUIR UNA COMPRA CONTROLADA

En este tipo de adicción, a diferencia de otras, no se puede suprimir la conducta del todo, ya que es necesario comprar, pero sí se puede tener el control sobre la misma. Con este fin, Vilasánchez ofrece algunos consejos clave, como no llevar mucho dinero encima y realizar una lista de cosas necesarias, antes de ir a comprar. Asimismo, la especialista aconseja iniciar o desarrollar otras actividades que puedan proporcionar placer o sensación de bienestar, como escuchar música o leer.

No obstante, algunos de estos consejos no pueden aplicarse a las personas que padecen este trastorno a día de hoy porque compran "a golpe de click". Las diferencias entre las compras presenciales y las compras online se deben principalmente a la rapidez, ya que a través de internet, se pueden realizar compras al momento, a cualquier hora del día.

"Las nuevas tecnologías y el fenómeno de la compra 'on-line' han incrementado este trastorno, ya que se facilita el descontrol de la conducta debido a que a cualquier hora se puede realizar una compra, no hay esperas ni cola, y se obtiene una gratificación en el momento" añade la psicóloga de Doctoralia.

Respecto al perfil que caracteriza a los compradores compulsivos 'on-line', estos profesionales han observado que es similar al de la compra offline, la psicóloga explica que se trata de una mujer de entre 30 y 45 años y, en este caso, con un nivel socioeconómico medio-alto, aunque la generalidad de dichas compras hace que los perfiles puedan ir cambiando.

¿CÓMO DETECTARLO?

Las compras compulsivas son un problema difícil de detectar debido a la normalización y efecto cotidiano que tienen las compras. Por lo general, las consecuencias negativas de estas conductas compulsivas tardan en salir a la luz, no solo porque la persona afectada no reconoce su problema, sino porque el entorno (familia y amigos, clave en la recuperación) no percibe el desajuste con facilidad.

Esto puede hacer que se deterioren las relaciones de la persona afectada con su entorno, pero es importante decir que pueden tratarse y lograr una recuperación del funcionamiento sano de nuestra vida. Es clave identificar el problema, y tratar activamente el problema guiado por profesionales.

Por su parte, el psicólogo Pedro Neira y el psiquiatra Mauricio Vaughan, de la Clínica López Ibor, analizan cómo detectar un caso de comprador compulsivo. "Una de las claves más útiles es pensar en si necesitamos de la conducta para dejar de encontrarnos o sentirnos mal en determinados ambientes", expresan, tras advertir que la adicción no necesariamente se tiene que hacer a diario.

Sin embargo, con mucha frecuencia son los demás quienes primero identifican la dificultad para controlar, disminuir o ajustar determinado comportamiento del comprador compulsivo. Otro rasgo característico tiene que ver con el pensamiento de que el malestar interno viene exclusivamente de causas externas. "En ocasiones atribuimos externamente nuestro malestar emocional, otros son los responsables; por ello, no nos hacemos cargo del cambio en nuestra vida ni de la resolución de nuestros problemas, manteniendo el malestar resultante de los mismos y acudiendo a conductas inmediatas que lo alivien temporalmente.

Contador