Cómo afecta la diabetes a los más mayores

Publicado 30/04/2019 14:08:59CET
DOCOR COMUNICACION

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una de cada cuatro personas mayores de 65 años padece diabetes mellitus (DM), una enfermedad crónica considerada la epidemia del siglo XXI por su alta prevalencia, que en personas mayores puede situarse hasta en uno de cada tres, según ha destacado la doctora Naiara Fernández, médico geriatra de IMQ Igurco, en el marco del XXX congreso organizado por la Sociedad Española De Diabetes (SED), que se ha celebrado en Sevilla entre el 24 y 26 de abril.

En este sentido, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, ha puesto de relieve que del total de diabéticos contabilizados en España, aproximadamente el 40 por ciento son personas mayores de 65 años, a pesar de que la mitad de ellos aún están sin diagnosticar.

Así, la doctora Fernández ha destacado que la mayoría de los casos de diabetes en mayores se producen por la incorrecta entrada de glucosa a las células "debida a una disminución de la respuesta de los receptores de la insulina que es secretada por el páncreas", quien ha añadido que esto produce un aumento de glucosa en la sangre, lo que aumenta el riesgo de sufrir trastornos cardiacos, renales, oculares o cognitivos entre otros. Por ello, ha señalado que es fundamental un diagnostico precoz para evitar complicaciones de este tipo, por lo que ha recomendado acudir de forma periódica al médico de Atención Primaria. Por otra parte, ha aconsejado prestar gran atención a la dieta, la actividad física y el tratamiento farmacológico.

"Se debe limitar la ingesta de carbohidratos procesados como bollería, azúcares o cacao, sobre todo en el caso de que se trate de una persona sedentaria. Es importante mantener la ingesta de proteínas en personas mayores, por el riesgo adicional de desarrollar fragilidad que tienen los pacientes mayores con DM", ha explicado la doctora.

Por otra parte, ha destacado que el deporte en personas mayores aumenta la entrada de glucosa en las células, reduciendo la glucemia en sangre, y previene la aparición de sarcopenia, la pérdida de calidad y función muscular, y dependencia funcional.

En las personas mayores, además de las complicaciones de la diabetes entran en juego otras patologías que incrementan la peor calidad de vida del paciente. Por un lado, se encuentra la hipoglucemia, que consiste en un descenso de glucosa en la sangre. Entre sus principales síntomas se encuentran la aparición de sudoración, mareo, confusión y caídas, que pueden conllevar fracturas. Además, la diabetes aumenta el riesgo de ictus, lo que conlleva que las personas mayores presentan mayor riesgos de sufrir deterioro cognitivo y trastorno anímico, según ha apuntado la doctora.

Por último, ha concluido que una persona mayor puede tomar hasta más de cinco fármacos diarios, por lo que "son indispensables las revisiones médicas periódicas. De este modo se pueden optimizar las prescripciones, con el fin de prevenir la aparición de efectos adversos en relación con polifarmacia".