Publicado 07/01/2022 14:40CET

La actividad física en grupo para personas con asma mejora sus síntomas y calidad de vida

Archivo - Anafilaxia, asma, alergia.
Archivo - Anafilaxia, asma, alergia. - ANTONIOGUILLEM/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las intervenciones destinadas a promover la actividad física grupal en personas con asma mejora sus síntomas y su calidad de vid, según ha revelado una investigación de la Universidad de East Anglia (Inglaterra).

El estudio, que se ha publicado en la revista 'Journal of Health Psychology', ha analizado cómo las intervenciones como el entrenamiento aeróbico y de fuerza o de resistencia, ayudan a los participantes con asma. Sin embargo, los pacientes con asma han tenido dificultades para realizarlas debido a su dificultad para viajar a grupos de acondicionamiento físico o porque las intervenciones no eran adecuadas para personas con afecciones de salud adicionales.

"Se recomienda ampliamente la actividad física para las personas con asma. Hacer más de 150 minutos a la semana de actividad física de moderada a vigorosa tiene grandes beneficios que incluyen una mejor función pulmonar y control del asma. Pero la investigación ha demostrado que las personas que viven con asma realizan menos actividad física y son más sedentarias que las personas sin asma", ha sostenido el investigador, Andrew Wilson.

El grupo de científicos han observado 25 estudios separados de todo el mundo que involucraron a 1.849 participantes con asma, para ver si sus síntomas y calidad de vida cambiaron gracias a las intervenciones.

"Encontramos que las intervenciones que promueven la actividad física tienen beneficios significativos en términos de aumentar la actividad física, disminuir el tiempo sedentario, mejorar la calidad de vida y disminuir los síntomas del asma. Esto es realmente importante porque ayudar a los pacientes a realizar cambios de comportamiento significativos realmente podría mejorar sus resultados a largo plazo. Nuestra revisión también destaca el uso potencial de intervenciones digitales, que estuvieron notablemente ausentes", ha explicado la investigadora, Leanne Tyson.

Contador