Publicado 25/02/2021 12:10CET

El 40% de la población que cree tener correctos sus niveles de colesterol los tienen al límite o elevados

Los españoles siguen descuidando el control del colesterol, aunque lo identifiquen como peligroso
Los españoles siguen descuidando el control del colesterol, aunque lo identifiquen como peligroso - VIATRIS

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

En España, la prevalencia de hipercolesterolemia en la población adulta es del 50 por ciento, sin embargo solo el 23,7 por ciento estaría siendo tratado y solo el 13,2 por ciento controlado y, al menos, 2 de cada 5 de los que creen tener correctos sus niveles de colesterol presenta valores altos o que están en el límite, según señala un estudio demoscópico realizado por Mylan.

"Que el 40 por ciento de los sujetos pensara que tenía el colesterol en valores normales y en realidad los tiene elevados implica que hay una falta de conocimiento de lo que supone tener el colesterol elevado en la sociedad", ha advertido el doctor Carlos Escobar, cardiólogo del Hospital de La Paz, quien ha advertido la importancia de realizarse chequeos periódicos para evitar en el medio y largo plazo que pueda desarrollarse complicaciones.

"Aunque el colesterol no duela realmente produce un daño vascular brutal y si no somos capaces de reducir ese colesterol va a tener consecuencias personales muy importantes", ha añadido el experto, quien aconseja el uso de complementos alimenticios, "productos naturales que están en la naturaleza y que diversos estudios han mostrado su efecto positivo sobre los niveles de colesterol".

No obstante, aconseja tomar solo aquellos productos que, mediante estudios, han demostrado tener una mayor eficacia ya que "no todos los complementos alimenticios son iguales y no todos tienen las mismas evidencias científicas".

Precisamente, en el estudio presentado ese jueves por la compañía de Viatris, con el apoyo de IQVIA, y para la que han consultado a 1.000 españoles, se observa que inicialmente el 73 por ciento de los afirma conocer qué son los complementos alimenticios y el 45 por ciento de quienes tienen valores altos los utilizan para mantener o reducir el colesterol. Si bien, al ser preguntados concretamente por cuáles toma, existe cierta confusión sobre qué productos lo son y cuáles no.

Javier Anitua, Head of Corporate Affairs de Viatris en España, ha puesto de manifiesto el firme compromiso de la compañía con la prevención cardiovascular y mejorar el conocimiento que tiene la población. "Dentro de este compromiso destaca nuestro esfuerzo en aportar soluciones contra las enfermedades cardiovasculares a través de alternativas terapéuticas como 'Armolipid Plus,' un complemento alimenticio con una amplia y robusta evidencia científica en el control del colesterol".

Respecto a la mejora de la información que sobre el colesterol tienen la población, y el consumo de estos complementos, es importante el papel de los profesionales sanitarios. Según la encuesta, el 72 por ciento de los españoles empieza a tomar complementos alimenticios por consejo de su médico de Atención Primaria o de un especialista, mientras que el 32 Por ciento lo hace por consejo de su farmacéutico.

"Debemos de aprovechar desde la farmacia cualquier interacción con el paciente para sugerirle realizar medir los niveles de colesterol", señala la doctora en Farmacia Eugenia García Zaragoza, farmacéutica comunitaria en Alicante y miembro del grupo de HTA y riesgo cardiovascular de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC).

De esta encuesta también cabe destacar el importante papel que confieren a los profesionales sanitarios como fuente de información a la hora de saber más sobre el colesterol y sus consecuencias. El 36% busca información al respecto en su médico de Atención Primaria o en un especialista y el 35% lo hace en una farmacia. Además, 3 de cada 5 españoles están muy o bastante interesados en recibir información al respecto.

"En las últimas décadas", señala García Zaragoza, "se nos dan a nosotros los sanitarios el papel fundamental en cuanto a proveedores de información sanitaria para el público", a su juicio, esto tmbién tiene que ver con que "los ciudadanos se han dado cuenta de que una mejora en su salud va a redundar en una mejora de la calidad de vida con lo cual se han empoderado y han adquirido el protagonismo de controlar su salud".