Actualizado 13/11/2015 14:46 CET

Unos 29.000 niños en España padecen diabetes

Niños participando en 'JugARK'
FSC

   MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Actualmente unos 29.000 menores de 15 años en España padece diabetes tipo 1 y, además, se estima que se descubren 17,7 casos de menores de 14 años por cada 100.000 habitantes cada año, lo que supone 1.235 casos nuevos anuales, según ha informado la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria de Atención Primaria (SEPEAP) con motivo de la celebración, este sábado, del Día Mundial de la Diabetes.

   No obstante, la incidencia en España es variable, siendo Asturias la comunidad donde menos casos se registran, con 11,5 por cada 100.000 habitantes, y Castilla-La Mancha la que región que más incidencia tiene ya que se registran 27,6 casos.

   Este tipo de diabetes se caracteriza por hiperglucemia crónica por falta de actividad de la insulina, una hormona que se produce en el páncreas y su causa fundamental en la edad pediátrica es de tipo autoinmune. Además, se produce destrucción de células pancreáticas por un mecanismo autoinmune en el que influyen factores de predisposición genética, factores ambientales y del sistema inmune.

   Se suele manifestar por un aumento llamativo del consumo de líquidos, de la ingesta de alimentos y del volumen de orina, acompañados de adelgazamiento. En este sentido, los expertos han asegurado que confirmar esta patología es "tan sencillo" como la realización de un análisis rápido de una gota de sangre y una tira reactiva de orina, que se pueden hacer en el propio centro de salud.

INCREMENTO DE LA ENFERMEDAD EN LOS NIÑOS

   Para alcanzar los objetivos de crecimiento adecuado, buena calidad de vida y el menor riesgo posible de complicaciones, la organización ha destacado la necesidad de la administración de insulina, el control de la alimentación, el ejercicio físico, la monitorización de la glucemia, la educación diabetológica, la motivación, el reciclaje periódico y estar atentos a enfermedades asociadas y complicaciones.

   Y es que, en los últimos años se ha producido un gran incremento de la enfermedad en los niños, especialmente importante en las formas de diabetes relacionadas con la obesidad y los hábitos de vida. En este sentido, y aunque no se pueda prevenir, la SEPEAP ha señalado que controlando la obesidad sí se puede evitar la de tipo 2.

    "Educar desde la infancia en una dieta saludable y fomentar la actividad física es estrategia preventiva prioritaria para los sistemas de salud. No podemos olvidar que cuantos más gordos seamos, más diabéticos habrá. Y que casi todos los gordos empiezan a serlo en los primeros años de vida", ha aseverado.

   Dicho esto, la asociación ha subrayado el importante papel que juega el pediatra de Atención Primaria en el diagnóstico precoz, educación y control del niño y en el apoyo a la familia. "Se debe proporcionar al enfermo y su familia conocimiento, fomentando la adquisición de habilidades de autocontrol y logrando una actitud lo más positiva posible por parte del niño. La educación debe iniciarse en el momento del debut de la enfermedad, para que en la adolescencia logre una buena autonomía y viva integrado en su ambiente de amistades, escolar y familiar", ha argumentado.

   Finalmente, SEPEAP ha abogado por proporcionar a los profesores una preparación mínima en el cuidado de niños con problemas de salud y reconocerles en su currículo su capacitación e interés. "Esto pasa con los niños diabéticos, pero también con los asmáticos, epilépticos, de los que tiene alguna discapacidad física. O se dota a los colegios de personal sanitario, como hacen cada vez más los centros privados y los públicos extranjeros, o se prepara al personal docente interesado en realizar esta función para que sepa valorar y tomar decisiones sobre algunos problemas de salud", ha zanjado.