Variantes genéticas heredadas predicen la biología de futuros cánceres de mama

Archivo - Imagen de una mamografía para detectar cáncer de mama
Archivo - Imagen de una mamografía para detectar cáncer de mama - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / OKSANA KRASYUK
Publicado: viernes, 31 mayo 2024 7:49

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de Stanford Medicine (Estados Unidos) sobre miles de cánceres de mama ha descubierto que las secuencias genéticas que heredamos en el momento de la concepción son poderosos predictores del tipo de cáncer de mama que podríamos desarrollar décadas después y de lo mortal que podría ser.

Tal y como se publica en 'Science', este estudio desafía el dogma de que la mayoría de los cánceres surgen como resultado de mutaciones aleatorias que se acumulan durante nuestra vida. En cambio, apunta a la participación activa de secuencias genéticas que heredamos de nuestros padres (lo que se conoce como genoma de la línea germinal) para determinar si las células que portan mutaciones potenciales causantes de cáncer son reconocidas y eliminadas por el sistema inmunológico o pasan desapercibidas para convertirse en nacientes. cánceres.

"Aparte de unos pocos genes altamente penetrantes que confieren un riesgo significativo de cáncer, el papel de los factores hereditarios aún no se comprende bien y se supone que la mayoría de las neoplasias malignas son el resultado de errores aleatorios durante la división celular o de la mala suerte", apunta Christina Curtis , catedrático de Medicina y catedrático de genética y de ciencia de datos biomédicos. "Esto implicaría que el inicio del tumor es aleatorio, pero eso no es lo que observamos. Más bien, encontramos que el camino hacia el desarrollo de tumores está limitado por factores hereditarios y la inmunidad. Este nuevo resultado descubre una nueva clase de biomarcadores para pronosticar la progresión del tumor y una forma completamente nueva de comprender los orígenes del cáncer de mama".

Es probable que el estudio, que brinda una nueva comprensión matizada y poderosa de la interacción entre las células cancerosas recién nacidas y el sistema inmunológico, ayude a los investigadores y médicos a predecir y combatir mejor los tumores de mama.

Actualmente, sólo unas pocas mutaciones genéticas asociadas al cáncer de alto perfil se utilizan regularmente para predecir los cánceres. Entre ellas se incluyen BRCA1 y BRCA2, que ocurren en aproximadamente una de cada 500 mujeres y confieren un mayor riesgo de cáncer de mama u ovario, y mutaciones más raras en un gen llamado TP53 que causa una enfermedad llamada síndrome de Li Fraumeni, que predispone a la niñez y la edad adulta. tumores de aparición. Los hallazgos indican que hay decenas o cientos de variantes genéticas adicionales, identificables en personas sanas, que mueven los hilos que determinan por qué algunas personas permanecen libres de cáncer durante toda su vida.

"Nuestros hallazgos no sólo explican qué subtipo de cáncer de mama es probable que desarrolle un individuo", añade la becaria postdoctoral Kathleen Houlahan , autora principal de la investigación. "También insinúan qué tan agresivo y propenso a metastatizar será ese subtipo. Más allá de eso, anticipamos que estas variantes hereditarias pueden influir en el riesgo de que una persona desarrolle cáncer de mama".

Los investigadores estudiaron casi 6.000 tumores de mama que abarcaban diversas etapas de la enfermedad para saber si el subtipo de cada tumor se correlacionaba con las secuencias de oncogenes de la línea germinal de los pacientes. Descubrieron que las personas que habían heredado un oncogén con una alta carga de epítopos de la línea germinal (léase: mucho brillo) -y un tipo HLA que puede mostrar ese epítopo de manera prominente- tenían significativamente menos probabilidades de desarrollar subtipos de cáncer de mama en los que ese oncogén está amplificado.

Pero hubo una sorpresa. Los investigadores descubrieron que los cánceres con una gran carga de epítopos de la línea germinal que logran escapar de las células inmunitarias itinerantes en las primeras etapas de su desarrollo tendían a ser más agresivos y a tener un peor pronóstico que sus pares más moderados.

"En la etapa temprana, preinvasiva, una alta carga de epítopos de la línea germinal protege contra el cáncer", destaca Houlahan. "Pero una vez que se ha visto obligado a luchar con el sistema inmunológico y encontrar mecanismos para superarlo, los tumores con una alta carga de epítopos de la línea germinal son más agresivos y propensos a la metástasis. El patrón cambia durante la progresión del tumor".

"Básicamente, hay un tira y afloja entre las células tumorales y las inmunes", aporta Curtis. "En el entorno preinvasivo, el tumor naciente puede ser inicialmente más susceptible a la vigilancia y destrucción inmunitarias. De hecho, es probable que muchos tumores se eliminen de esta manera y pasen desapercibidos. Sin embargo, el sistema inmunológico no siempre gana. Es posible que algunas células tumorales no se eliminen y las que persistan desarrollen formas de evadir el reconocimiento y la destrucción inmunes. Nuestros hallazgos arrojan luz sobre este proceso opaco y pueden informar sobre el momento óptimo de la intervención terapéutica, así como sobre cómo hacer que un tumor inmunológicamente frío se caliente, volviéndolo más sensible a la terapia".

Los investigadores imaginan un futuro en el que el genoma de la línea germinal se utilice para estratificar aún más los 11 subtipos de cáncer de mama identificados por Curtis para guiar las decisiones de tratamiento y mejorar los pronósticos y el seguimiento de la recurrencia. Los hallazgos del estudio también pueden dar pistas adicionales en la búsqueda de inmunoterapias personalizadas contra el cáncer y pueden permitir a los médicos algún día predecir el riesgo de cáncer de una persona sana a partir de una simple muestra de sangre.

"Comenzamos con una hipótesis audaz", finaliza Curtis. "El campo no había pensado de esta manera en los orígenes y la evolución de los tumores. Estamos examinando otros cánceres a través de esta nueva lente de herencia, factores adquiridos y coevolución inmune al tumor".

Contador

Leer más acerca de: