El tratamiento de la menopausia se podría mejorar gracias a un cuestionario

Publicado 09/01/2019 11:19:11CET
GETTY/ANDREAS SALDAVS - Archivo

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Expertos del Centro de Salud de la Mujer de Midlife del Hospital General de Massachusetts, en colaboración con los de la Sociedad Norteamericana de Menopausia, han desarrollado el Cuestionario de Atrofia Vulvovaginal para mejorar el conocimiento sobre el alcance y el impacto de los síntomas genitourinarios de la menopausia, con el fin de brindar tratamientos efectivos a más mujeres.

"El conocimiento actual sobre el síndrome es limitado porque no hay una medida simple y validada para evaluar el problema en grandes grupos de mujeres", advierte el director del Centro de Salud de la Mujer de Midlife y autor del informe, Jan Shifren. "Se necesita información fiable sobre su prevalencia y factores modificadores para aumentar la conciencia y el número de mujeres que reciben un tratamiento efectivo", explica.

El síndrome genitourinario de la menopausia incluye síntomas de sequedad vaginal y dolor que afecta la actividad sexual, la micción y las actividades de la vida diaria, de igual forma, puede tener un efecto significativo en la vida sexual y la calidad de vida general de las mujeres menopáusicas.

Los autores del artículo, que se publicará en la edición de abril de la revista 'Menopause' y ya está disponible 'on line', señalan que las mujeres con estos síntomas normalmente no son conscientes de la disponibilidad de tratamientos efectivos, incluidos los lubricantes vaginales, los humectantes y la terapia con estrógenos vaginales de baja dosis.

Las mujeres suelen considerar que sus síntomas molestos son una parte normal del envejecimiento que debe aceptarse. Tales creencias, junto con la vergüenza, pueden evitar que las mujeres visibilicen los síntomas con los profesionales sanitarios; y, a su vez, los médicos sin experiencia en el cuidado de las mujeres menopáusicas pueden no hacer la incidencia necesaria debido a la falta de conciencia, las limitaciones de tiempo y la incertidumbre acerca de la seguridad y la efectividad de los tratamientos.

El Cuestionario de Atrofia Vulvovaginal se está desarrollando para uso clínico y como herramienta de investigación tanto para estudios epidemiológicos como para ensayos clínicos que evalúan la eficacia de las nuevas terapias. Las etapas iniciales de desarrollo reunieron el conocimiento existente sobre el síndrome, el aporte de expertos en el cuidado de las mujeres menopáusicas y las perspectivas y experiencias de las propias mujeres.

EL 83% VE AFECTADA SU VIDA SEXUAL

Después de desarrollar un modelo conceptual inicial, el equipo reclutó a 36 mujeres en las que el examen genético y las pruebas de laboratorio confirmaron el síndrome genitourinario de la menopausia. Estas participaron en entrevistas sobre sus síntomas y sensaciones, el impacto de los síntomas en la función sexual, las relaciones íntimas y su calidad de vida y bienestar en general.

Entre las entrevistadas, el 86 por ciento indicó que los síntomas afectaban a su funcionamiento sexual y el 83 por ciento reportó efectos negativos en su calidad de vida en general. Los síntomas más comunes fueron dolor en la actividad sexual (92%), sequedad vaginal (86%) e irritación (50%). El dolor durante la actividad sexual, descrito por algunas mujeres como "insoportable", y la sequedad vaginal se calificaron como particularmente molestos.

Sobre la base de esas entrevistas, el equipo desarrolló un cuestionario inicial, que incorporaba terminología y expresiones que las mujeres usaban en sus entrevistas. El documento se probó en nueve grupos focales: cinco con un total de 26 mujeres con el síndrome y cuatro con un total de 15 mujeres sin síntomas.

Los entrevistadores preguntaron a las participantes si el borrador reflejaba sus experiencias, evaluaban cuan comprensibles eran las instrucciones y les pedían sugerencias sobre temas adicionales para incluir. La mayoría de las mujeres tuvo una impresión positiva del cuestionario, "lo que indica que las preguntas eran relevantes y significativas para sus experiencias", según los investigadores.

En palabras de Shifren, "las descripciones de las mujeres sobre el impacto de sus síntomas no sorprendieron", como experto en menopausia, espera que sus experiencias "ayuden a informar sobre la importancia del problema a los médicos que no se especializan en esta área".

Los síntomas genitourinarios de la menopausia son un problema "incluso para las mujeres que no son sexualmente activas, lo que afecta su capacidad para hacer ejercicio, viajar o interactuar con familiares y amigos", según el profesor de Obstetricia, Ginecología y Biología Reproductiva en la Escuela de Medicina de Harvard, Vincent Trustees, algo de lo que "muchos médicos no se dan cuenta".

La intención del estudio es poner a disposición de médicos e investigadores , de forma gratuita, el cuestionario una vez que este se valide. Esto permitirá "determinar la prevalencia y el impacto del síndrome genitourinario de la menopausia en grandes grupos de mujeres y evaluar los factores y condiciones que pueden mejorar o empeorar el problema", expone el experto.