Estas son las barreras que sufren en el embarazo las personas con discapacidad

Archivo - Mujer de parto. Dar a luz. Embarazo.
Archivo - Mujer de parto. Dar a luz. Embarazo. - GLOBALMOMENTS/ISTOCK - Archivo
Publicado: martes, 28 mayo 2024 8:09

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del ICES, la Universidad de Toronto Scarborough y el Centro para la Adicción y la Salud Mental (CAMH) de Canadá han publicado un informe histórico que detalla los hallazgos de uno de los estudios más grandes hasta la fecha sobre discapacidad y embarazo.

En concreto, el Estudio sobre Discapacidad y Embarazo utilizó datos de atención médica de casi 150.000 nacimientos de personas con discapacidades y datos de entrevistas para examinar los resultados de salud previos a la concepción, el embarazo, el trabajo de parto y el parto, y el posparto y el recién nacido, y las experiencias de atención médica de personas con discapacidades físicas, sensoriales, del desarrollo y múltiples en Ontario, Canadá.

Según sus datos, las personas con discapacidad representan el 13% de todos los embarazos en Ontario. Asimismo, el trabajo muestra que esta población tenía más probabilidades de experimentar complicaciones durante el embarazo, como visitas al departamento de emergencias, hospitalizaciones y partos prematuros.

"En nuestras entrevistas en profundidad con más de sesenta personas con discapacidades, proveedores de servicios y formuladores de políticas, ciertamente encontramos ejemplos de experiencias positivas de atención durante el embarazo", apunta la autora principal Hilary Brown, científica adjunta del ICES y profesora asociada del Departamento de Salud. y Sociedad en la Universidad de Toronto Scarborough. "Pero también escuchamos cuán inaccesible puede ser la atención durante el embarazo para las personas con discapacidad".

Así, las entrevistas con personas con discapacidad revelaron desafíos que muchos enfrentan en el sistema de atención del embarazo, incluidas barreras de accesibilidad, atención fragmentada, conocimiento deficiente de los proveedores de atención médica sobre la discapacidad y suposiciones irrespetuosas y capacitistas. Otros participantes informaron dificultades en el uso de equipos como mesas de examen, desafíos de comunicación, criterio de los proveedores de atención médica y falta de atención coordinada de los servicios sociales y el sistema de salud.

Los proveedores de servicios y los formuladores de políticas compartieron sus opiniones sobre las barreras estructurales a la atención accesible durante el embarazo, incluida la falta de tiempo durante las citas para abordar las necesidades de los pacientes, a menudo citada como consecuencia del sistema de remuneración de pago por servicio de Ontario. Otras barreras incluyeron fondos insuficientes para equipos accesibles, capacitación inadecuada relacionada con la discapacidad y pocas pautas clínicas para apoyar la prestación de atención.

Respecto a los datos claves, se observó que en general, el 16,3% de las mujeres de 15 a 49 años en Ontario tenían una discapacidad registrada. Las discapacidades más comunes fueron las físicas (11%), seguidas de las sensoriales (4%), múltiples (1%) y del desarrollo (0,4%). Por otra parte, las visitas al departamento de emergencias por razones obstétricas durante el embarazo fueron más comunes en mujeres con discapacidades físicas (20%), del desarrollo (27%) y múltiples (25%) que en aquellas sin discapacidad (15%). Los ingresos hospitalarios y las afecciones de salud mental también fueron más comunes en estos grupos. Igualmente, se informó de que los recién nacidos de mujeres con discapacidades del desarrollo (9%) y múltiples (10%) tenían más probabilidades que los recién nacidos de mujeres sin discapacidades (6%) de nacer prematuros (menos de 37 semanas de gestación).

"El momento de actuar es ahora", resalta Brown. "Necesitamos poner un mayor énfasis en la accesibilidad, y esto incluye modificar las estructuras y procesos de atención del embarazo, de modo que satisfagamos toda la gama de necesidades de las personas con discapacidades".

Los autores recomiendan que todos los espacios de atención al embarazo se adapten a las necesidades de movilidad, comunicación, sensoriales y de aprendizaje de las personas con discapacidad. Además, las políticas de remuneración de los proveedores de atención sanitaria deberían ser flexibles para permitir nombramientos más largos y frecuentes. Los propios proveedores de atención sanitaria necesitan una mejor formación relacionada con la discapacidad y la accesibilidad. Un enfoque holístico debe atender las necesidades de salud física y mental.

Contador