Publicado 24/09/2020 13:15CET

La sensación de culpabilidad en víctimas de violencia de género es más alta cuando sufren adicciones, según un estudio

El IAM ofrece atención psicológica a 2.226 mujeres víctimas de violencia de género en 2019
El IAM ofrece atención psicológica a 2.226 mujeres víctimas de violencia de género en 2019 - IAM - Archivo

SEVILLA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad Loyola junto con otros expertos de la Universidad de Extremadura y la Universidad de Granada han realizado un estudio científico en el que han evaluado la relación existente entre el consumo de alcohol y otras sustancias en mujeres víctimas de violencia de género y la sensación de culpa que genera en ellas dichas adicciones.

Los científicos realizaron un estudio de autopercepción y al mismo tiempo de percepción social de las víctimas, y ambos análisis concluyeron que el consumo de alcohol genera una sensación de culpabilidad en las propias víctimas, así como en la percepción de culpabilidad por parte de la sociedad en general, según ha indicado la Universidad Loyola en un comunicado.

Habitualmente existe en la literatura científica artículos que analizan las adicciones como recurso para sobrellevar las distintas formas de violencia e incluso como una consecuencia posterior a episodios vividos de violencia de género. Sin embargo, señala la institución, hasta el momento no se ha evaluado la influencia del consumo de sustancias adictivas sobre el habitual sentimiento de culpabilidad que suele estar presente en este tipo de víctimas en la sociedad, una de las mayores causas de la dificultad de recurrir a apoyos e intervenciones para paliar el problema.

Además, añade que la sociedad tiende a culpabilizar a las mujeres víctimas, sobre todo si sus comportamientos no se corresponden con los roles habituales de género impuestos por la sociedad.

"Está demostrado que haber experimentado cualquier tipo de violencia en la pareja se relaciona con mayor malestar y problemas psicológicos y, además, existe la evidencia de que existe una incidencia alta de culpabilidad en mujeres tras sufrir violencia de género, además de ser juzgadas por la sociedad por ello", apunta, al tiempo que señala que dichos sentimientos de culpa en mujeres víctimas de la violencia por parte de sus parejas "tienen un papel relevante en la perpetuación de este fenómeno y están relacionados con consecuencias negativas para la salud mental, incluido el abuso de sustancias".

El artículo titulado 'The Effect of Prescription Drugs and Alcohol Consumption on Intimate Partner Violence Victim Blaming' y publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, ha demostrado que el consumo de alcohol aumenta la atribución de la culpa a la mujer tanto por parte de la sociedad como de la propia víctima. Ambos resultados "están estrechamente relacionados por el hecho de que la sociedad percibe a las mujeres con un problema de abuso de alcohol como responsables de la violencia que experimentan, que se manifiesta en el comportamiento discriminatorio y de no ayuda diaria, haciendo que la víctima interiorice dicha culpa", expone.

La Universidad explica que para realizar el trabajo, los expertos dividieron el trabajo en dos estudios, uno en el que analizaron la percepción social del problema en participantes externos, y otro en el que analizaron la percepción de autoculpa en una muestra de mujeres víctimas de violencia en la pareja. La investigación fue aprobada por el comité de ética de la Universidad Loyola.

El primero tomó una muestra de 136 participantes divididos entre hombres y mujeres a los que se les presentó una situación simulada de violencia en una pareja, y el segundo estudio analizó una muestra de 195 mujeres víctimas de violencia en su relación sentimental a las cuales se les realizaron diversas pruebas y cuestionarios encaminados a conocer el grado de culpabilidad de las mismas en distintas situaciones. Los estudios analizaron supuestos de adicción al alcohol y a medicación con prescripción médica, pero únicamente el alcohol arrojó resultados concluyentes relacionados con el aumento de culpabilidad de las víctimas consumidoras, así como de la percepción social de las víctimas consumidoras.

Según indica uno de los autores del estudio y director del Máster en Intervención Psicológica en Adicciones de la Universidad Loyola, Sergio Fernández Artamendi: "Nuestro estudio destaca la importancia de prestar atención a las consecuencias negativas de las adicciones, no solo en el estado de salud física y mental de las víctimas, sino de otros problemas sociales como la violencia de género".

A nivel mundial, indica que casi un tercio de las mujeres que han estado en una relación de pareja indican haber experimentado alguna forma de victimización física o sexual por parte de su pareja a lo largo de su vida. Este tipo de violencia puede afectar negativamente al bienestar físico, psicológico y sexual de las mujeres y tener un impacto negativo en la salud mental y con alta incidencia en la relación con el consumo de sustancias adictivas.

La Universidad Loyola destaca que es una universidad "comprometida" con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo de la Agenda 2030, así contempla en sus 17 objetivos de Desarrollo Sostenible el Objetivo número 5 que aborda la presente investigación, relacionada con 'Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas', por lo que el presente estudio se alinea con este plan de acción global en favor de las personas, el planeta y la prosperidad.

Este trabajo científico se enmarca en el proyecto financiado por la Agencia Estatal de Investigación, Fondos Feder y Ministerio de Ciencia e Innovación denominado 'Nuevas formas de violencia de género: factores de riesgo y protectores para el bienestar psicosocial' coordinado por investigadores de la Universidad de Granada. El estudio pretende ofrecer conocimientos apropiados a los profesionales de la intervención psicológica en patologías relacionadas con la violencia en la pareja, así como promover la percepción adecuada de la sociedad por parte de las políticas públicas.

Debido a la actual situación debida a la Covid-19, los científicos entienden que "es necesario abordar estudios en esta temática encaminados a conocer la incidencia de la nueva situación en las víctimas", concluye la Universidad Loyola.

Contador