Publicado 24/11/2021 08:37CET

¿Es reversible la ligadura de trompas?

Aparato reproductor femenino.
Aparato reproductor femenino. - ISTOCK

   MADRID, 24 Nov. (EDIZIONES) -

   La ligadura de trompas o esterilización tubárica es un método anticonceptivo eficaz, y en principio irreversible. Se puede realizar de diversas maneras: cortando, quemando los extremos, coagulando parte de la trompa, colocando anillos, clips u otros sistemas.

   Así lo explica la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), entidad que recuerda que puede realizarse una vez el parto ha tenido lugar por cesárea, y siempre que la madre haya expresado por escrito su consentimiento para su realización. Si el parto es vaginal se debe demorar la intervención al menos seis semanas, realizándose generalmente por vía laparoscópica.

   "El problema de este método es que precisa de anestesia general y de una estancia hospitalaria. Al ser un método irreversible es preciso que la decisión por parte de la pareja en cuanto a no tener más hijos sea firme para evitar arrepentimientos posteriores. Aunque en algunos casos puede intentarse la repermeabilización de las trompas, el método debe considerarse como irreversible", subraya la SEGO.

   Preguntamos por esta cuestión a uno de los ginecólogos de referencia españoles, al doctor Francisco Carmona, actual jefe de Servicio de Ginecología del Hospital Clínic de Barcelona, quien recuerda que la ligadura de trompas es "muy efectiva", y de acuerdo con el índice de Pearl, el sistema que se utiliza para valorar la efectividad de un método, es de menos de 1 por 100 mujeres al año (cuanto más bajo es más efectivo es el método).

   Se trata de una intervención que suele indicarse cuando la mujer ya ha finalizado su deseo de ser madre, según prosigue el doctor, "por lo que suele realizarse tarde desde el punto de vista reproductivo".

   En general, dice que se hace después de los 35 pero no hay una edad fija o mínima: "Sabemos, eso sí, que la tasa de mujeres que desea la reversión de la cirugía es mayor cuanto más joven es la mujer en el momento de realizarla". En concreto, cita que no hay estadísticas precisas, pero se calcula que en un porcentaje menor del 1-2% las mujeres que se han sometido a esta intervención desean revertirla.

PARA QUÉ SIRVEN LAS TROMPAS DE FALOPIO

   Aquí recuerda que las trompas de Falopio tienen una función básica para conseguir el embarazo en la mujer: "Recogen el óvulo cuando este sale del ovario en el momento de la ovulación. Esta recogida tiene lugar en la porción denominada 'ampular' de la trompa y es en ella donde tiene lugar la fecundación".

   Por otra parte, mantiene que las trompas permiten y facilitan el tránsito de los espermatozoides (desde el útero a la porción ampular donde se encontrarán con el óvulo tras la ovulación) y del embrión (desde la porción ampular al útero donde se implantará).

   Reconoce el experto que las mujeres desean revertirla porque sus circunstancias han cambiado y ahora sí desean ser madres, por lo que el doctor Carmona coincide con el postulado de la SEGO: "No tiene ningún sentido una cirugía compleja si no es ese el objetivo".

   Ahora bien, este ginecólogo advierte de que no siempre es reversible la ligadura de trompas: "Depende, sobre todo del estado de las trompas después de la cirugía (que no hayan desarrollado líquido en su interior, algo relativamente frecuente), y de la longitud residual de ellas (idealmente de 1 cm en el extremo proximal, el más cercano al útero, y de 3 cm en el distal, el más cercano al ovario)".

   En este contexto, el especialista del Hospital Clínic de Barcelona precisa que consiste en una cirugía compleja, de varias horas de duración, y que debe realizarse aplicando técnicas de microcirugía por cirujanos "con mucha experiencia".

   Además, otro de los problemas que se encuentran en estas cirugías es que, aunque se logre reconectar las trompas de nuevo, es posible que la mujer no se quede embarazada: "Las trompas no son solo tuberías o túneles que permiten el paso de los óvulos y de los espermatozoides, sino que también facilitan dicho tránsito gracias a su epitelio (tejido que las recubre por dentro) muy especializado, y permiten que exista el ambiente apropiado para que el óvulo sea fecundado y que el embrión viva durante los primeros días mientras transita hacia el útero".

   Por ello, el doctor Carmona mantiene que en la actualidad a las mujeres que desean quedarse embarazadas después de la ligadura de trompas, casi siempre se les aconseja que prueben la fecundación in vitro en lugar de la cirugía de reversión, ya que representa "un proceso mucho más simple con una muy buena tasa de éxito".

   En última instancia, este especialista en Ginecología ve interesante hablar de que, dado que las trompas parecen ser el origen del cáncer de ovario, cada vez se hacen menos ligaduras de trompas, y cuando las mujeres les solicitan un método anticonceptivo definitivo les ofrecen la salpinguectomía o extirpación de las trompas.

Contador