Publicado 11/01/2021 08:15CET

El papel del estrés a la hora de dificultar un embarazo

The mother of all tests
The mother of all tests - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / DANIEL LAFLOR - Archivo

   MADRID, 11 Ene. (EDIZIONES) -

   No siempre que una mujer quiere quedarse embarazada lo tiene fácil, bien por sus condiciones biológicas, o por factores sociales y psicológicos. El estrés cada vez más está impidiendo el deseo de muchas mujeres de ser madres.

   En una entrevista con Infosalus, Amalia Bayonas, psicóloga de FIV Valencia, y coordinadora del grupo de interés de psicología de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) advierte en este sentido de que altos niveles de estrés pueden conllevar desarreglos en el ciclo menstrual de la mujer, llegando a registrarse desde disfunciones en la ovulación, a retrasos en la menstruación, o incluso la pérdida de la menstruación.

   "Evidentemente tiene que ser un nivel de estrés muy acusado, aunque también hay otros elementos que pueden impedirlo, como personas con una alimentación baja en grasas, o mujeres muy fibrosas que también pueden tener problemas de fertilidad, o bien aquellas que hacen en exceso ejercicio entre otras", detalla la especialista.

   Así, la psicóloga de FIV Valencia subraya que el estrés sí afecta a la fertilidad porque modifica el ciclo hormonal y menstrual de la mujer y, por tanto, influye en su fertilidad. "No obstante, hay estudios contradictorios, ya que muchos trabajos científicos señalan que el estrés no influye en la fertilidad, aunque nosotros en la clínica lo vemos a diario. Es un tema controvertido porque hay personas que dicen que sí que puede afectar y otras que no", remarca la psicóloga.

   Y es que, según aclara, el estrés no sólo afecta a la ovulación de la mujer, sino que también puede afectar a los hombres y puede influir negativamente en la calidad de su líquido seminal, ya que es un factor que tiene múltiples efectos fisiológicos sobre el proceso reproductivo, ya sea natural o a través de un tratamiento.

   "A los hombres les afecta casi todo en la calidad seminal, la alimentación los conservantes, los aspectos químicos que rodean su vida, los contaminantes ambientales; todo lo que pueda hacer de disruptor endocrino, o incluso el llevar ropa ajustada o hacer mucho deporte", agrega.

   Eso sí, avisa de que el estrés en los hombres impacta más en la conducta sexual, y estos tienen menos encuentros sexuales. "En el hombre, en el proceso de espermatogénesis, lo ideal es que haya una renovación periódica del semen, y el estrés a ellos les impacta en el número de encuentros sexuales, algo que a su vez hace disminuir la calidad seminal", mantiene Bayonas.

COMO IDENTIFICAR QUE TENEMOS ESTRÉS

   Por otro lado, la especialista de FIV Valencia menciona que cuando uno intenta lograr un embarazo, lo primero que debe hacerse es un estudio de fertilidad, y si estuviera todo en orden, habría que ver si no hay otra serie de problemas de hematología o de trombofilias.

   "También es conveniente analizar los hábitos de la persona, cuál es su tipo de alimentación, si realiza ejercicio, si duerme bien; ya que todo influye a la hora de que una mujer se quede embarazada. La fertilidad es resultado de muchos factores distintos, donde también hay que ver el nivel de estrés de la persona", agrega.

   En concreto, cita que hay dos tipos de estrés: "El cotidiano, aquel que tenemos con nuestra vida normal, porque tenemos una agenda apretada, con mucha actividad; y por otro lado, el estrés que ya está a otro nivel y genera por ejemplo crisis de ansiedad, taquicardias, incluso crisis de pánico, o sensación de ahogo, por ejemplo. Cuando es algo más crónico es lo peligroso porque no tienes la capacidad de detectarlo. Pero por ejemplo si duermo mal, aparecen manías, no tengo deseo sexual afecta ya de manera más seria a la hora de que tenga lugar un embarazo".

CONSEJOS PARA EVITAR QUE EL ESTRÉS AUMENTE

   Con todo ello, Amalia Bayonas, psicóloga de FIV Valencia, y coordinadora del grupo de interés de psicología de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) enumera cuáles son a su juicio los consejos para evitar que el estrés aumente en estos días, y nos impida lograr un embarazo, si así lo queremos:

   1.- Lo primero hacer ejercicio diariamente, un ejercicio suave, no matarse a correr o crossfit. Lo ideal es un ejercicio que me sirva para descargar tensiones y subir endorfinas, como andar, bailar, la natación, o la bicicleta de paseo, pero no un deporte de competición sino de mantenimiento y suave. Éste nos ayudará mucho porque así se descargarán tensiones.

   2.- Meditación, yoga, relajación y mindfulnes.

   3.- Tener una vida equilibrada, es decir, que tengas espacio y tiempo para todo, no sólo para el trabajo o las obligaciones, sino que encuentres tus momentos de escape, de regulación, algo que te resulte interesante y no obsesionarte mucho con el tema del embarazo.

   4.- Sí recomendamos al notar síntomas de estrés importante el acudir a un psicólogo experto en la materia para aprender a gestionar por ejemplo la comunicación, o para reforzar la autoestima.

5.- No se recomienda mirar todo el día en Internet y mirar en foros, porque solo así se genera más ansiedad y no se favorece el embarazo.