Las pacientes de cáncer de mamá tratadas con una dosis alta de refuerzo tuvieron un riesgo aún menor de recurrencia

Archivo - Mamografía
Archivo - Mamografía - PIXELFIT/ ISTOCK - Archivo
Publicado: viernes, 22 marzo 2024 7:06

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La gran mayoría de las pacientes jóvenes que recibieron un refuerzo de dosis bajas de radioterapia en el sitio donde se extirpó el cáncer de mama, además de radioterapia total de la mama, permanecieron libres de recurrencia local después de diez años, según los resultados del estudio 'Young Boost Trial' presentado en la 14ª Conferencia Europea sobre el Cáncer de Mama.

Los pacientes tratados con una dosis alta de refuerzo tuvieron un riesgo aún menor de recurrencia; sin embargo, eran mucho más propensas a desarrollar tejido cicatricial en la mama, lo que provocaba un endurecimiento de la mama. La investigación fue presentada por la doctora Sophie Bosma, oncóloga radioterápica del Instituto Holandés del Cáncer en Ámsterdam.

Tal y como comenta: "Las pacientes jóvenes con cáncer de mama generalmente tienen un peor pronóstico que las pacientes mayores. Sin embargo, debido a que el cáncer de mama es más común en mujeres mayores, las mujeres más jóvenes están subrepresentadas en la mayoría de los estudios sobre el cáncer de mama. Sabemos que en las pacientes jóvenes existe una mayor probabilidad de que el cáncer de mama regrese al mismo lugar después del tratamiento de conservación de la mama. En este ensayo nuestro objetivo era reducir ese riesgo dando a los pacientes un alto refuerzo de radioterapia dirigida al sitio del tumor. También estábamos comparando una dosis más alta y más baja para ver cuál funcionaba mejor para los pacientes jóvenes en términos de control local y resultado cosmético".

El ensayo incluyó a 2.421 pacientes, todos de 50 años o menos, con una edad promedio de alrededor de 45 años, y que estaban siendo tratados en uno de los 32 centros de los Países Bajos, Francia o Alemania. Después de la cirugía para extirpar sus tumores y la radioterapia de toda la mama, las pacientes fueron asignadas al azar para ser tratadas con dosis bajas (16 grises) o dosis altas (26 grises) de refuerzo de radioterapia. La mayoría de los pacientes también recibieron quimioterapia.

Las pacientes fueron monitoreadas durante un promedio de 11 a 12 años y durante ese tiempo, 109 pacientes sufrieron una recurrencia en la misma mama. Entre los pacientes que recibieron un refuerzo de dosis baja, hubo 61 recurrencias, lo que equivale a una tasa de recurrencia local a diez años del 4,4%. En aquellos que recibieron un refuerzo de dosis alta, hubo 48 recurrencias con una tasa de recurrencia local a diez años del 2,8%.

Sin embargo, el 48% de las pacientes que recibieron la dosis alta experimentaron fibrosis (tejido cicatricial) grave o moderada en la mama, en comparación con el 27% de las pacientes que recibieron la dosis baja. En general, los investigadores concluyen que "el beneficio no justifica el mayor impacto en los resultados cosméticos".

Otra de las novedades de este encuentro se centró en el uso de una técnica de escaneo combinada en pacientes con cáncer de mama en etapa temprana mejoró el tratamiento en casi tres de cada diez casos en un ensayo. El uso de exploraciones combinadas de tomografía por emisión de positrones e imágenes por resonancia magnética (PET-MRI) permitió a los médicos detectar signos de que el tumor de un paciente había comenzado a extenderse, lo que significa que podrían beneficiarse de un tratamiento alternativo, como quimioterapia o un tipo diferente de cirugía.

La investigación fue presentada por la doctora Rosa Di Micco, cirujana de mama en la Universidad y Hospital de Investigación IRCCS San Raffaele en Milán, Italia. Según la experta : "El enfoque estándar para pacientes con cáncer de mama temprano incluye mamografía, ultrasonido y, a veces, resonancia magnética. La combinación PET-MRI es un enfoque relativamente nuevo, por lo que generalmente solo se utiliza en investigación clínica".

Por otra parte, un equipo de investigadores internacionales ha desarrollado una herramienta de inteligencia artificial (IA) que puede predecir qué pacientes con cáncer de mama pueden tener riesgo de sufrir efectos secundarios después de la cirugía y la radioterapia. El doctor Tim Rattay comentó en la 14ª Conferencia Europea sobre Cáncer de Mama (EBCC14) que la herramienta se probará en un ensayo clínico que comenzará a reclutar en el último trimestre de este año en tres países: Francia, Países Bajos y el Reino Unido.

"Es una herramienta de IA explicable, lo que significa que muestra el razonamiento detrás de su toma de decisiones. Esto facilita no sólo que los médicos tomen decisiones, sino también que proporcionen explicaciones basadas en datos a sus pacientes", afirma el Rattay, cirujano especialista en mama y profesor asociado en el Centro de Investigación del Cáncer de Leicester, Universidad de Leicester (Reino Unido).

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de efectos secundarios ya se conocen, pero el proyecto PRE-ACT (Predicción de efectos secundarios de radioterapia mediante IA explicable para la comunicación del paciente y la modificación del tratamiento) tiene como objetivo hacer predicciones más precisas para cada paciente individual, también además de proporcionar explicaciones fácilmente comprensibles para médicos y pacientes.

Contador

Leer más acerca de: