Publicado 05/02/2021 14:54CET

Las mujeres tienen más probabilidades de sufrir una muerte súbita paro cardíaco durante la noche que los hombres

Mujer Durmiendo
Mujer Durmiendo - KRUDO/FLICKR - Archivo

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación del Centro para la prevención del paro cardíaco del Instituto del Corazón Smidt, en el Hospital Cedars-Sinai, en Estados Unidos muestra por primera vez que, durante las horas nocturnas, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrir una muerte súbita debido a un paro cardíaco.

"Morir repentinamente durante las horas nocturnas es un fenómeno desconcertante y devastador. Nos sorprendió descubrir que ser mujer es un predictor independiente de estos eventos", ha señalado Sumeet Chugh, autor principal del estudio y director del Centro para la Prevención de Paros Cardíacos.

El paro cardíaco repentino, también llamado muerte cardíaca repentina, es una alteración eléctrica del ritmo cardíaco que hace que el corazón deje de latir. Las personas a menudo confunden un paro cardíaco repentino con un ataque cardíaco. Sin embargo, un ataque cardíaco es causado por una acumulación de placa de colesterol que crea un bloqueo en las arterias coronarias. Y a diferencia de un ataque cardíaco, cuando la mayoría tiene síntomas, la muerte cardíaca súbita puede presentarse en ausencia de señales de advertencia.

Otra diferencia importante es que la mayoría de las personas sobreviven a los ataques cardíacos, y solo el 10 por ciento de los pacientes sobreviven a un paro cardíaco fuera del hospital. De las aproximadamente 350.000 personas afectadas por la afección cada año en los EEUU, aproximadamente del 17% al 41% de los casos ocurren durante las horas nocturnas de 10 de la noche a 6 de la mañana.

En el estudio, que se ha publicado en la revista 'Heart Rhythm', Chugh y su equipo de investigadores analizaron los registros de 4.126 pacientes, con 3.208 casos diurnos de paro cardíaco repentino y 918 casos nocturnos. En comparación con los casos diurnos, los pacientes que sufrieron un paro cardíaco nocturno tenían más probabilidades de ser mujeres.

Si bien se necesita más trabajo, los investigadores sugieren que puede haber un componente respiratorio que cause este mayor riesgo durante la noche para las mujeres.

Por otro lado, dentro del estudio se ha observado que el 25,4% de las mujeres estudiadas sufrió un paro cardíaco durante la noche frente al 20,6% de sus homólogos masculinos; además la prevalencia de enfermedad pulmonar fue significativamente mayor en aquellos que tuvieron un paro cardíaco por la noche en comparación con los que tuvieron un paro cardíaco durante el día, y aquellos que tenían paros cardíacos durante la noche tenían una mayor prevalencia de antecedentes de tabaquismo anteriores o actuales.

"Se encontró que la prevalencia de enfermedad pulmonar obstructiva crónica y asma es significativamente mayor en los casos de paro cardíaco repentino durante la noche en comparación con los casos diurnos, independientemente del sexo. También se encontró que los medicamentos que afectan el cerebro, algunos de los cuales tienen el potencial de suprimir la respiración, tienen un uso significativamente mayor durante la noche en comparación con el paro cardíaco durante el día", explica Chugh, también presidente de Pauline y Harold Price en Investigación de electrofisiología cardíaca.

Con base en estos hallazgos, este informe de investigación sugiere que los médicos deben ser cautelosos al recomendar medicamentos que afectan el cerebro, por ejemplo, sedantes y medicamentos recetados para el manejo del dolor y la depresión, a pacientes de alto riesgo, especialmente mujeres.