El momento de empezar a empujar en el parto no afecta a las tasas de cesárea

Parto, mujer en el hospital tras dar a luz
GETTY - Archivo
Publicado 10/10/2018 8:09:31CET

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 3 millones de mujeres en Estados Unidos dan a luz cada año, pero los obstetras tienen opiniones diferentes acerca de cuándo las mujeres deben comenzar a empujar durante el parto y si el momento de hacer fuerza aumenta la probabilidad de una cesárea, lo que conlleva un mayor riesgo de complicaciones en comparación con un parto vaginal.

Muchos obstetras recomiendan que una mujer comience a empujar tan pronto como el cuello uterino esté completamente dilatado, mientras que otros aconsejan esperar hasta que sienta la necesidad de empujar. Hasta ahora, los médicos no han tenido pruebas concluyentes sobre qué enfoque es mejor para las madres y sus bebés.

Ahora, un estudio multicéntrico dirigido por la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos, y que involucró a más de 2.400 mujeres embarazadas muestra que el momento de presionar no tiene ningún efecto sobre si las mujeres dan a luz por parto vaginal o por cesárea.

Sin embargo, las mujeres que demoraron el empuje experimentaron trabajos de parto más prolongados y mayores riesgos de sangrado e infecciones postparto graves. Sus bebés también eran más propensos a desarrollar sepsis, una complicación grave relacionada con la infección, según los resultados del estudio, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

"Los obstetras tienden a favorecer un enfoque sobre el otro, pero no existen pruebas sólidas que lo favorezcan --dice la primera autora del estudio, Alison G. Cahill, profesora asociada de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Washington y directora de la División de Medicina Materno-Fetal--. Creemos que es probable que nuestros hallazgos cambien la cantidad de proveedores de obstetricia que gestionan el parto. Los estudios anteriores que compararon los enfoques inmediatos con los de empuje involucraron a un pequeño número de pacientes, y los resultados a menudo fueron contradictorios y no concluyentes".

El estudio actual incluyó a 2.414 mujeres embarazadas por primera vez en uno de los seis hospitales de Estados Unidos entre mayo de 2014 y noviembre de 2017. Las mujeres tenían al menos 37 semanas de embarazo con un solo embarazo y todas habían recibido anestesia epidural para reducir el dolor del parto. Una vez que el cuello uterino estaba completamente dilatado a 10 centímetros, lo que indica el comienzo de la segunda etapa del parto, las mujeres fueron asignadas al azar para comenzar a empujar inmediatamente o para retrasar la presión durante 60 minutos.

UNA SEGUNDA ETAPA DE PARTO MÁS CORTA AL EMPUJAR TRAS LA DILATACIÓN

De aquellas en el grupo de empuje inmediato, 1.031 (el 85,9 por ciento) dieron a luz por vía vaginal en comparación con 1.041 (86,5 por ciento) en el grupo de empuje retrasado, una diferencia que no es estadísticamente significativa, según las conclusiones de la investigación, que se publica este martes en 'Journal of the American Medical Association'.

"Los hallazgos brindan una sólida evidencia de que, para las mujeres embarazadas que recibieron epidurales por primera vez, el empuje inmediato versus el retraso durante la segunda etapa del parto no afectó a las tasas de parto vaginal", dice Menachem Miodovnik, oficial médico de 'Eunice Kennedy Shriver National' del Instituto de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los NIH.

Sin embargo, las mujeres en el grupo de empuje inmediato experimentaron tasas significativamente más bajas de infecciones y menos episodios de sangrado excesivo después del parto. Específicamente, 80 (el 6,7 por ciento) de las mujeres que comenzaron a presionar inmediatamente desarrollaron una infección, en comparación con 110 mujeres (el 9,1 por ciento) que retrasaron la presión. Además, 27 (el 2,3 por ciento) en el grupo de presión inmediata sufrieron sangrado postparto severo, en comparación con 48 (el 4 por ciento) en el grupo de presión retardada.

Además, las mujeres que empujaron inmediatamente experimentaron una segunda etapa del parto más corta en un promedio de 30 minutos, en comparación con las que retrasaron el empuje: 102,4 frente a 134,2 minutos. Aunque las cifras fueron pequeñas, los bebés alumbrados por las madres en el grupo de empuje inmediato experimentaron tasas significativamente más bajas de sospecha de sepsis en comparación con los del grupo de empuje tardío: 38 (3,2 por ciento) y 53 (4,4 por ciento), respectivamente.

"Presionar durante el parto es físicamente exigente e intenso --dice Cahill, quien da a luz a sus bebés en el Hospital Barnes-Jewish--. Las mujeres recurren a sus proveedores de servicios de obstetricia para obtener orientación y saber qué es mejor para ellas y para sus bebés. Nuestros hallazgos pueden guiar a los proveedores para que administren mejor la segunda etapa del parto para lograr una salud óptima para las madres y sus bebés. Esto significa evitar retrasos en el esfuerzo por aumentar la posibilidad de un parto vaginal, ya que se asocia con un mayor tiempo de trabajo y mayores riesgos de salud para las madres y los bebés".

Contador