Publicado 31/08/2021 13:23CET

La leche materna mejora la salud cardiovascular en los bebés prematuros

Archivo - Breatfeeding baby. Mother nursing her child. Newborn eat breast milk.
Archivo - Breatfeeding baby. Mother nursing her child. Newborn eat breast milk. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TETIANA MANDZIUK

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

La leche materna mejora la salud cardiovascular en los bebés prematuros, según ha evidenciado una investigación llevada a cabo por investigadores de la RCSI University of Medicine and Health Sciences (Irlanda) y que ha sido publicada en la revista 'JAMA Network Open'.

El trabajo, en el que se han analizado a 80 bebés prematuros, es el primero de su tipo en mostrar que aquellos con una mayor exposición a la leche materna tenían una mejor función cardiaca al cumplir un año de edad, con valores que se acercan a los de los bebés sanos a término.

Los niños y adultos que nacen prematuros tienen un mayor riesgo de trastornos cardiovasculares, como cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, hipertensión pulmonar y sistémica, y es más probable que mueran como resultado de una enfermedad cardiovascular.

Se sabe que los corazones de los jóvenes que nacen antes de tiempo tienen rasgos únicos, como un volumen biventricular reducido, una longitud más corta, una función sistólica y diastólica más baja y un aumento desproporcionado de la masa muscular. Esto da como resultado una función cardiaca deteriorada, que es significativamente menor que la de los bebés sanos que nacen a término. Esta disfunción es detectable al alta hospitalaria y persiste durante toda la adolescencia.

En este sentido, el estudio muestra que el consumo exclusivo de leche materna en los primeros meses después del nacimiento se asocia con una normalización de algunos de estos rasgos. De hecho, los bebés prematuros expuestos a una alta proporción de la propia leche materna durante las primeras semanas después del parto tuvieron una mayor función y estructura del corazón, con presiones pulmonares más bajas y una respuesta mejorada del corazón al estrés al año de edad, en comparación con los bebés prematuros que tenían una mayor ingesta de fórmula.

"Este estudio proporciona la primera evidencia de una asociación entre la nutrición posnatal temprana en los bebés prematuros y la función cardiaca durante el primer año de edad, y se suma a los beneficios ya conocidos de la leche materna para los bebés prematuros. Los bebés prematuros tienen una función cardiaca anormal. Sin embargo, aquellos que son alimentados con la propia leche materna demuestran una recuperación de la función cardiaca a niveles comparables a los de los bebés nacidos a término sanos. Los bebés prematuros alimentados con fórmula no demuestran esta recuperación", han zanjado los expertos.

Contador