El láser vaginal, una solución "práctica y eficaz" para sequedad, dolor o incontinencia

Publicado 20/06/2019 15:05:54CET
GETTY - Archivo

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El doctor Martín Caballero, del Hospital Hospital Nuestra Señora del Rosario, ha resaltado que el láser vaginal es una solución "segura y eficaz" para problemas como sequedad, dolor durante las relaciones, falta de lubricación, hiperlaxitud o estrechamiento del canal vaginal, incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada, y alteraciones vulvares.

Según explica, este láser ejerce su efecto mediante la producción de microlesiones térmicas en la mucosa vaginal, lo que promueve la neoformación y la reorganización de colágeno y el reequilibrio de los componentes de la misma. "Esta regeneración del colágeno produce un refuerzo y un tensado de la mucosa vaginal y la fascia endopélvica, restableciendo el correcto funcionamiento de las estructuras a nivel urogenital", detalla la doctora Carmen Martín Blanco.

La experta señala que el láser vaginal tiene múltiples aplicaciones. A las conocidas previamente de tratamiento de condilomas y lesiones producidas por el virus del papiloma humano (VPH), se suman otras nuevas. "Ha demostrado corregir la síntomatología derivada de la atrofia vaginal debido a la menopausia o los tratamientos oncológicos, en especial en las mujeres con cáncer de mama con tratamientos hormonales, además de provocar una mejoría en la sequedad, la falta de lubricación y el dolor durante las relaciones al producir una regeneración de las paredes de la vagina", abunda esta especialista.

De acuerdo con sus afirmaciones, las ventajas del láser vaginal radican en que "resulta indoloro, no precisa anestesia y se realiza de manera ambulatoria". El número de sesiones dependerá, en cualquier caso, del tipo de tratamiento y de la paciente. "Normalmente solo es necesaria una revisión ginecológica previa para comprobar que no existe ningún tipo de lesiones o infecciones genitales, y no estar con la menstruación, ya que disminuye su efecto", comenta la ginecóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

Contador