Publicado 03/02/2021 10:54CET

Una investigación aporta nuevas evidencias en la prevención de arritmias en mujeres

Los profesores Aurelio Quesada y Francisco Arteaga
Los profesores Aurelio Quesada y Francisco Arteaga - UCV

VALÈNCIA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un estudio liderado por el profesor de la Universidad Católica de Valencia (UCV) Aurelio Quesada ha aportado nuevas evidencias en la prevención de arritmias en mujeres. La investigación, publicada en el 'Journal of American College of Cardiology Clinical Electrophysiology' ha examinado si existen diferencias relacionadas con el sexo en la incidencia de arritmias ventriculares malignas y mortalidad, después de la implantación de un desfibrilador con terapia de resincronización cardiaca (TRC-D).

El trabajo, en el que también ha participado el vicerrector de Investigación de la UCV, Francisco Arteaga, que ha dirigido todo el análisis estadístico, ha evaluado los beneficios de la terapia de resincronización cardiaca relacionados con la variable sexo, así como las posibles diferencias relacionadas en la aparición de taquiarritmias ventriculares (TV), según ha informado la institución académica.

Para ello, se incluyeron 460 pacientes (355 varones y 105 mujeres) del registro nacional español 'Incidence of Arrhythmia in Spanish Population With a Medtronic Implantable Defibrillator Implant', procedentes de 50 hospitales españoles.

Los hallazgos apoyan "fuertemente" la indicación de implantación de TRC en mujeres (a pesar de su menor uso en la práctica diaria), pues las mujeres con bloqueo de rama izquierda que la reciben tienen una tasa más baja de taquiarritmias ventriculares que los hombres, entre otras conclusiones.

Según la UCV, la terapia de resincronización cardiaca (TRC) "es una herramienta útil y cada vez más empleada por sus excelentes resultados, ya que aumenta la supervivencia y mejora la calidad de vida". Es similar a un marcapasos o desfibrilador habitual, pero con un cable adicional que se inserta en una vena cardiaca, permitiendo estimular simultáneamente ambos ventrículos, resincronizándolos.

De acuerdo con estudios como el que acaba de publicarse, las mujeres, pese a que se les implantan menos dispositivos TRC, "presentan una mejor respuesta tras TRC-D en la prevención de las arritmias ventriculares malignas en comparación con pacientes varones, así como obtendrían beneficios similares de esta terapia en términos de mortalidad".

Este estudio -que quiere impulsar nuevas líneas de investigación respecto al papel que pueden tener los mecanismos genéticos ligados al sexo en el desarrollo de arritmias ventriculares- ha aportado "nuevas evidencias a la hora de la prevención de arritmias ventriculares y el tratamiento de la insuficiencia cardiaca", según la UCV.

Los autores insisten en que una conclusión de su estudio ha de ser que se deben realizar esfuerzos para que los pacientes que más se benefician de la TRC, las mujeres, "no sufran retrasos ni denegaciones de la misma".