Publicado 24/09/2021 17:00CET

La infección por COVID-19 en las embarazadas aumenta un 62% el riesgo de preeclampsia

Archivo - Embarazada recibe la vacuna de la covid-19.
Archivo - Embarazada recibe la vacuna de la covid-19. - MARINA DEMIDIUK/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio recientemente publicado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne en Michigan (EEUU) muestra que las mujeres que contraen COVID-19 durante el embarazo tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar preeclampsia, la principal causa de muerte materna e infantil en todo el mundo.

   El estudio, publicado en el 'American Journal of Obstetrics and Gynecology', encontró que las mujeres con infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo tenían un 62% más de probabilidades de desarrollar preeclampsia que aquellas sin la infección durante el embarazo.

    "Esta asociación fue notablemente consistente en todos los subgrupos predefinidos. Además, la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo se asoció con un aumento significativo en las probabilidades de preeclampsia con características graves, eclampsia y síndrome HELLP", señala Roberto Romero, jefe de la Rama de Investigación en Perinatología y profesor de Obstetricia Molecular y Genética de la Facultad.

   El doctor Romero y Agustín Conde-Agudelo, profesor adjunto de Obstetricia y Ginecología, publicaron sus hallazgos después de revisar 28 estudios previos que incluyeron a 790.954 mujeres embarazadas, incluidas 15.524 diagnosticadas con infección por COVID-19.

   "Tanto la infección asintomática como la sintomática aumentaron significativamente el riesgo de preeclampsia. Sin embargo, las probabilidades de desarrollar preeclampsia eran más altas entre los pacientes con enfermedad sintomática que entre aquellos con enfermedad asintomática", señala el doctor Romero.

   La preeclampsia es un aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de embarazo. Los signos de advertencia de la preeclampsia, además de la presión arterial elevada, pueden incluir dolores de cabeza, hinchazón en la cara y las manos, visión borrosa, dolor en el pecho y dificultad para respirar. Si bien la afección puede manifestarse en unas pocas horas, algunas mujeres informan pocos o ningún síntoma.

   La afección es responsable de 76.000 muertes maternas y más de 500.000 muertes infantiles cada año, según estimaciones de la Fundación Preeclampsia. Puede afectar el hígado, los riñones y el cerebro. Algunas madres desarrollan convulsiones (eclampsia) y sufren hemorragia intracraneal, principal causa de muerte en quienes desarrollan el trastorno. Algunas mujeres desarrollan ceguera. Los bebés de madres preeclámpticas se ven afectados por la afección y pueden desarrollar una restricción del crecimiento intrauterino o morir en el útero.

   Cuanto antes comience la enfermedad en el embarazo, peor puede ser el resultado para el bebé y la madre. Las mujeres con preeclampsia a menudo no sienten los efectos hasta que la afección es grave y pone en peligro la vida. Los efectos sobre la madre incluyen problemas cardíacos, posible hemorragia cerebral, insuficiencia renal aguda, problemas de coagulación sanguínea y posible ceguera.

    Si no se detecta, la afección puede progresar a eclampsia y la madre puede comenzar a convulsionar. Para el feto, la preeclampsia se ha relacionado con una reducción en el flujo sanguíneo placentario, lo que resulta en discapacidad física y mental, la ralentización del desarrollo fetal y, en casos graves, los bebés pueden nacer muertos. El síndrome HELLP es una forma de preeclampsia grave que incluye hemólisis (ruptura de los glóbulos rojos), enzimas hepáticas elevadas y un recuento bajo de plaquetas.

   Si bien se necesita más investigación para determinar los mecanismos físicos entre la infección por COVID-19 y la preeclampsia, los autores dijeron que los profesionales de la salud deben conocer la asociación y monitorear de cerca a las mujeres embarazadas que están infectadas para la detección temprana de la preeclampsia.

Contador