Guía sobre la menopausia inducida: ¿Qué es? ¿Qué la provoca? ¿Tiene solución?

Publicado 12/08/2019 8:25:32CET
Mujer entrando en la menopausia.
Mujer entrando en la menopausia.GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YACOBCHUK - Archivo

   MADRID, 12 Ago. (EDIZIONES) -

   Caracterizada por el fin de la menstruación, la menopausia comporta diversos síntomas físicos y psicológicos, como los calores súbitos o cambios de humor, ocasionados por el fin de la producción de los estrógenos y la progesterona en los ovarios. Es un proceso fisiológico normal que afectará a todas las mujeres alrededor de los 50 años, pero hay ocasiones en que este cambio no llega de manera natural, lo que se conoce como menopausia inducida.

   En efecto, en una entrevista con Infosalus, la jefa de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Guadalajara, la doctora María Jesús Cancelo, define la menopausia inducida como la que sucede "por causas no naturales". "Puede producirse por circunstancias como algunas enfermedades que pueden dañar al tejido ovárico, como las autoinmunes", continúa la experta. Aunque, sin duda, "la manera más brusca de llegar a una menopausia provocada es cuando los médicos extirpamos los ovarios", apunta la doctora Cancelo.

   La menopausia inducida también puede sobrevenir por el uso de algunos tratamientos o algunos fármacos. "Son los relacionados con una toxicidad en el ovario", explica la experta. En este contexto, los más usuales son la quimioterapia y la radioterapia. "Quimioterapia o radioterapia pueden inducir el fallo ovárico y, por tanto, la menopausia en mujeres que tengan un proceso oncológico, como un cáncer de mama o un cáncer pélvico", puntualiza la doctora Cancelo.

   Además de la diferencia en el origen entre menopausia regular e inducida, otra particularidad de la menopausia inducida son sus síntomas. La menopausia inducida "no es como la natural", resume la experta. "Suele ser referida como más intensos los síntomas, sobre todos los sofocos, y como más frecuentes", indica la doctora Cancelo. Hay que tener en cuenta que una mujer con una menopausia natural tiene tiempo para acostumbrarse, mientras que la inducida es más brusca.

   "En una mujer que tiene la menopausia natural es una adaptación paulatina: poco a poco el ovario va dejando de funcionar y van apareciendo los síntomas. Pero una mujer que, por ejemplo, le extirpemos los ovarios, pasa de estar un día con una dosis de estrógenos y al día siguiente no tener nada de estrógenos", según la experta.

Esta variante de la menopausia es reversible, pero depende de la causa que la haya provocado. "Una vez que se ha dañado el ovario, si realmente ha habido un daño importante, como por ejemplo con la radioterapia, eso no puede revertirse", matiza la doctora. Lo mismo ocurre con una extirpación ovárica: "no hay nada que revertir. El tejido ovárico ha desaparecido", puntualiza la jefa de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Guadalajara.

   Sin embargo, "otras situaciones, como algunos tratamientos médicos que pueden afectar en parte a ese tejido ovárico, pueden a lo mejor revertirse. Puede que el daño no sea tan completo", dice la doctora Cancelo. "Pero tampoco es volver a la normalidad", avisa.

   No obstante, lo que sí puede hacerse es compensar la función de los ovarios. La doctora Cancelo cita el ejemplo de una mujer que se le extirpan los ovarios. "Sí podemos dar un tratamiento sustitutivo de las hormonas que esos ovarios ya no están produciendo. Podemos dar estrógenos a esa mujer para mejorar esos síntomas que son, en definitiva, todo el problema que hay alrededor de la menopausia. Cuando faltan los estrógenos es cuando se producen los sofocos, la sequedad vaginal o la tendencia a la osteoporosis", especifica.

   Pero no todas las mujeres son candidatas a esta solución. "Hay que identificar a quién se puede dar y a quién no. Por ejemplo, una mujer que haya tenido un cáncer de mama no se lo podemos dar; tampoco a una mujer que haya tenido una trombosis. Pero, en general, una mujer que no haya tenido estas limitaciones sí que puede utilizar el tratamiento", concreta la doctora Cancelo.

CONDICIONES ESPECÍFICAS

   Según confirma la doctora, los médicos no quieren "que la mujer entre en menopausia salvo en condiciones muy específicas". Por ejemplo, si una mujer sufre endometriosis. En casos en los que esta patología puede ser "muy severa" puede utilizarse "de manera temporal un tratamiento que hace que sea parecido al estado de menopausia", explica la experta. "Pero no se ha dañado el tejido ovárico: cuando se suspende el tratamiento, la mujer recupera su función", matiza la doctora Cancelo, que insiste en que "eso se hace solamente con un fines terapéuticos muy concretos".

   Por último, la experta recuerda que "la menopausia es una época en la vida de la mujer en la que van a aparecer unas manifestaciones que pueden ser molestas en algunos casos, como sofocos o sequedad vaginal", pero quiere trasladar el mensaje de que "existen tratamientos eficaces para aliviar todos estos síntomas" e insta a la mujer que los padezca a acudir a su médico para buscar ayuda.

Contador