Fisioterapia de suelo pélvico en el postparto

Publicado 27/12/2019 8:18:47CET
Mujer, masaje, fisioterapia, suelo pélvico., vientre, pelvis.
Mujer, masaje, fisioterapia, suelo pélvico., vientre, pelvis. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / KONSTANTIN POSTUMITENKO

   MADRID, 27 Dic. (EDIZIONES) -

   El cuerpo de la mujer sufre numerosos cambios corporales tras 9 meses de gestación. Teniendo esto en cuenta y, si se le suma el parto, hay que prestarle muchísima importancia a la recuperación física del mismo, y es que la zona perineal es la 'más castigada' del cuerpo durante estos meses.

   Por eso, desde Vithas Nisa advierten de que pueden surgir problemas como la incontinencia urinaria, la incontinencia fecal (escapes de aires o heces), el prolapso (descenso de alguna víscera pélvica como la vejiga, útero o recto), o dolores perineales por las cicatrices de los desgarros, episiotomías o cicatriz de cesárea.

   Se trata de un periodo en el que se recomiendan evitar la gimnasia abdominal convencional, el sexo, estancias prolongadas de pie, cargar pesos o sobreesfuerzos en la zona, ya que tiene lugar la vuelta de las vísceras y ligamentos a su lugar tras el embarazo.

   "Durante las primeras 6-8 semanas posparto no se debe practicar ninguna actividad que suponga bipedestación prolongada, carga de pesos o impacto para permitir que los tejidos vayan recuperándose de las presiones, tensiones, estiramientos y posibles lesiones derivadas de la gestación, parto o cesárea", afirman.

   Eso sí, sí que es recomendable mantenerse activa, y para ello puede ser útil salir a caminar durante períodos cortos de tiempo, realizar ejercicios circulatorios, respiratorios, o estiramientos suaves, entre otros.

   Un sobreesfuerzo del periné y de los ligamentos favorece el descenso de los órganos y la incontinencia urinaria. "Al ponerse de pie tenemos a un suelo pélvico distendido, fatigado por todo el proceso de parir, que tiene que soportar un útero de un kilo y, además, la fuerza de la gravedad ayudando a ese útero a que baje. Si aun se le agrega el esfuerzo de cargar las bolsas de la compra o empujar el carro no estamos favoreciendo la recuperación del suelo pélvico", advierten desde El Parto es Nuestro.

   Mientras, la doctora en Fisioterapia María Blanco Díaz y miembro del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), precisa en una entrevista con Infosalus que el posparto se divide en diferentes periodos: "Uno inmediato, que se inicia en las primeras horas tras el parto y uno tardío, a partir de la sexta semana o 'cuarentena'. En cada uno de los periodos, el fisioterapeuta llevará a cabo una evaluación que engloba estructuras abdominales, lumbares y del suelo pélvico de la mujer".

   Así, y en función de las características y la evaluación llevada a cabo, el experto dice que adecuará y personalizará el tratamiento ya que las consecuencias de un parto vaginal, un parto instrumentalizado, o una cesárea son completamente diferentes, por lo que no hay un tipo de tratamiento que sirva de igual manera para todas las mujeres, sino que dependerá de cada mujer y del tipo de parto.

   "Para recuperar el tono muscular, los ejercicios que se realizan varían a lo largo de estos periodos y están enfocados al trabajo de las distintas fibras musculares. Inicialmente, se realizan ejercicios propioceptivos y de potenciación muscular suave, continuando con técnicas sin presión abdominal y ejercicios de control respiratorio y diafragmático", precisa la doctora en Fisioterapia.

   Progresivamente, se realizan ejercicios de contracción en diferentes posiciones, tiempos e intensidades. "Para su consecución el fisioterapeuta utiliza técnicas de electroterapia y 'biofeedback' para ayudar a la mujer a tomar conciencia de su suelo pélvico y así garantizar un buen aprendizaje y una correcta realización. Sin olvidar que para que el tratamiento sea exitoso, es fundamental la constancia", remarca.

   Así, entre otros se pueden realizar ejercicios circulatorios mientras se está en reposo como, por ejemplo, movimientos circulares de los tobillos, flexión y extensión de los tobillos simulando que caminamos.

   "Los ejercicios de Kegel, basados en la contracción de la musculatura del suelo pélvico, que por lo general se aprenden en la preparación al parto, pueden empezar a hacerse a las 24-48horas de dar a luz. Es muy importante saber que sólo con los ejercicios de Kegel no se recupera el suelo pélvico y hay que dedicarle tiempo", indican desde El Parto es Nuestro.

   Por ello, otra herramienta para trabajar la zona, pasada la cuarentena, son los abdominales hipopresivos, que trabajan la cinta abdominal sin presionar al suelo pélvico y ayudan a tonificar la musculatura perineal.

   Finalmente, los especialistas en suelo pélvico ven adecuado que toda mujer que haya sido mamá debería realizarse una valoración posparto, y una vez superada la cuarentena, por parte de un fisioterapeuta especialista en patología abdómino-perineal, con el objetivo de determinar posibles lesiones musculoesqueléticas derivadas del embarazo o del parto y así establecer un determinado tratamiento.

Contador