Un estudio revela cómo los 'químicos permanentes' pueden afectar la salud del corazón en mujeres mayores

Archivo - Mujer limpiando el suelo.
Archivo - Mujer limpiando el suelo. - PEOPLEIMAGES/ISTOCK - Archivo
Publicado: viernes, 7 junio 2024 17:38

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign en EEUU ha relacionado múltiples tipos de sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS, también conocidas como 'sustancias químicas permanentes') con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en mujeres posmenopáusicas.

Específicamente, el estudio revela cómo las sustancias químicas PFAS interactúan con las vías proinflamatorias en mujeres mayores, lo que proporciona posibles explicaciones para el mayor riesgo.

"Investigaciones anteriores sugieren que la exposición a PFAS puede desempeñar un papel en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares durante la transición a la menopausia, pero los mecanismos biológicos no se entendían bien", ha señalado la autora principal del estudio, Alicia Arredondo Eve, investigadora postdoctoral en el Departamento de Ciencias de los Alimentos y Derechos Humanos Nutrición (FSHN) en la Facultad de Ciencias Agrícolas, del Consumidor y Ambientales (ACES) de Illinois.

Según muestra el estudio, es difícil escapar de las PFAS. Los productos químicos artificiales recubren sartenes antiadherentes, ropa impermeable, envoltorios de alimentos, recibos y muchos más artículos con los que entramos en contacto a diario, sin mencionar que están presentes en gran parte de nuestro suministro de agua . Algunas formas (y hay miles de variantes químicas) podrían persistir en el medio ambiente durante cientos o miles de años, de ahí su apodo de "químicos eternos".

No es sorprendente que los estudios sugieran que casi todos los estadounidenses portan PFAS en la sangre y otros tejidos corporales. Pero las mujeres premenopáusicas están un poco mejor. Gracias al parto, la lactancia y su ciclo menstrual mensual, las mujeres premenopáusicas expulsan más PFAS que los hombres y las mujeres posmenopáusicas. Una vez que cesa la menstruación, las PFAS se acumulan y pueden causar problemas.

Los científicos todavía están descifrando exactamente qué hacen las sustancias químicas PFAS en el cuerpo, pero parecen alterar la señalización hormonal, interfiriendo con la función reproductiva y cardiovascular normal. La mayoría de los estudios sobre PFAS se han centrado en hombres o mujeres durante sus años reproductivos, pero Arredondo Eve y el coautor Zeynep Madak-Erdogan dicen que las mujeres posmenopáusicas experimentan problemas cardiovasculares únicos.

Motivados por llenar el vacío de conocimiento, los investigadores analizaron datos y muestras de 70 mujeres posmenopáusicas en Turquía. Alrededor de un tercio de las mujeres habían sido diagnosticadas con enfermedad de las arterias coronarias, la principal forma de enfermedad cardíaca en el mundo. Otro tercio tenía enfermedad microvascular coronaria, que es común en mujeres posmenopáusicas. El tercio restante no tenía signos de enfermedad cardíaca.

Todas las muestras fueron analizadas para detectar la presencia y los niveles de dos PFAS "heredados" de cadena larga (que ya no se fabrican en los EEUU): PFOS y PFOA, y un químico PFAS de cadena corta más nuevo conocido como PFBS. A continuación, los investigadores utilizaron técnicas complejas de aprendizaje automático para analizar las relaciones entre las PFAS y varios metabolitos y proteínas de la sangre.

"Cuando tienes múltiples factores y quieres centrarte en uno o dos, las técnicas de aprendizaje automático son muy eficientes para reducir ese número. Descubrimos que el PFOS estaba estrechamente asociado con la enfermedad de las arterias coronarias, mientras que el PFOA era más predictivo de la enfermedad microvascular coronaria", añade Madak-Erdogan, profesor asociado en FSHN.

Además, las dos sustancias químicas interactuaron con proteínas y vías asociadas con la inflamación. La inflamación crónica, provocada por el estrés, la mala alimentación, las infecciones u otras causas, es un factor de riesgo tanto para la enfermedad de las arterias coronarias como para la enfermedad microvascular coronaria. Si bien las interacciones con las vías inflamatorias no fueron una sorpresa dadas las enfermedades en cuestión, surgió un patrón inesperado.

"Las PFAS que estudiamos afectaron la abundancia de factores proinflamatorios circulantes de manera diferente. No esperábamos eso. El PFOA y el PFOS no son tan diferentes en términos de su estructura química. Nuestros resultados muestran que no se pueden agrupar todos los PFAS", afirma Arredondo Eve.

Los niveles más altos de PFOA, que predicen la enfermedad microvascular coronaria, se asociaron con niveles más altos de aminoácidos isoleucina y leucina y niveles más altos de citocinas proinflamatorias. Por otro lado, un nivel más alto de PFOS, relacionado con la enfermedad de las arterias coronarias, se asoció con niveles más bajos de isoleucina y leucina.

Además de estos efectos opuestos sobre los metabolitos, cada PFAS se asoció con un conjunto distinto de proteínas proinflamatorias. Los investigadores dicen que se necesita más investigación preclínica para comprender la base mecanicista de estas diferencias.

En última instancia, el estudio corrobora investigaciones anteriores que vinculan la exposición a PFAS con enfermedades cardiovasculares en mujeres posmenopáusicas, proporcionando pistas sobre cómo las sustancias químicas interactúan con los procesos proinflamatorios en el cuerpo. Desafortunadamente, los autores dicen que no hay mucho que las mujeres puedan hacer para deshacerse de los PFAS una vez que ingresan al cuerpo. En cambio, advierten a las mujeres que eviten la exposición prolongada eligiendo ropa, utensilios de cocina y otros materiales libres de PFAS.

"Necesitamos más educación sobre cómo podemos reducir nuestra exposición a las PFAS. También es necesario tomar más medidas para regular y mitigar la entrada de estos químicos al medio ambiente", señala.

Contador