Publicado 30/09/2021 14:42CET

Una encuesta revela ciclos menstruales irregulares por el estrés de la pandemia

Archivo - Mujer con intestino irritable
Archivo - Mujer con intestino irritable - POLINA ZIMMERMAN - Archivo

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres y las personas que menstrúan experimentan irregularidades en su ciclo menstrual debido al aumento del estrés durante la pandemia de COVID-19, según un nuevo estudio de Northwestern Medicine (Estados Unidos).

El estudio, publicado en la revista 'Journal of Women s Health', encuestó a más de 200 mujeres y personas que menstrúan en Estados Unidos entre julio y agosto de 2020 con el fin de comprender mejor cómo el estrés durante la pandemia de COVID-19 influyó en sus ciclos menstruales. Más de la mitad (54%) de las personas del estudio experimentaron cambios en su ciclo menstrual tras el inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.

Los individuos que experimentaron niveles más altos de estrés durante la pandemia de COVID-19 fueron más propensos a experimentar un sangrado menstrual más abundante y una mayor duración de su período, en comparación con los individuos con niveles moderados de estrés, según el estudio.

"Sabemos que el estrés añadido puede repercutir negativamente en nuestra salud y bienestar generales, pero en el caso de las mujeres y las personas que menstrúan, el estrés también puede alterar los patrones normales del ciclo menstrual y la salud reproductiva en general", explica la autora principal del trabajo, Nicole Woitowich.

Investigaciones anteriores han revelado que las irregularidades del ciclo menstrual suelen ser notificadas por mujeres que sufren trastornos del estado de ánimo, como ansiedad y depresión, o por aquellas que se enfrentan a situaciones de estrés agudo en su vida, como desastres naturales, desplazamientos, hambrunas o deserciones.

"Dada la naturaleza sin precedentes de la pandemia y su importante impacto en la salud mental, estos datos no son sorprendentes y confirman muchos informes anecdóticos en la prensa y en las redes sociales", apunta Woitowich.

Desde el inicio de la pandemia, las redes sociales han sido una de las principales plataformas en las que las mujeres y las personas que menstrúan podían compartir preguntas o preocupaciones sobre sus ciclos menstruales. Solo recientemente estas preocupaciones han sido abordadas por la comunidad científica.

"La salud reproductiva no debe ser ignorada en el contexto de COVID-19. Ya estamos viendo los efectos dominantes de lo que ocurre cuando no tenemos en cuenta esta importante faceta de la salud de las mujeres, ya que muchas están experimentando ahora irregularidades en el ciclo menstrual como resultado de las vacunas contra la COVID-19 o de la infección por la COVID-19", concluye Woitowich.

Contador