Publicado 11/08/2020 13:39:03 +02:00CET

Embarazo, el riesgo de aborto aumenta cada semana que se consume alcohol

Dibujo de los efectos del alcohol durante el embarazo.
Dibujo de los efectos del alcohol durante el embarazo. - SYANI MUKHERJEE/RUTGERS UNIVERSITY-NEW BRUNSWICK

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

Cada semana que una mujer consume alcohol durante las primeras cinco a diez semanas de embarazo se asocia con un incremento del 8 por ciento en el riesgo de aborto, según un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (Canadá).

Los hallazgos, publicados en la revista 'American Journal of Obstetrics and Gynecology', examinan el momento, la cantidad y el tipo de consumo de alcohol durante el embarazo y cómo estos factores se relacionan con el riesgo de aborto espontáneo antes de las 20 semanas de gestación.

El impacto del consumo de alcohol aumenta hasta la novena semana de embarazo, y el riesgo se acumula independientemente de que la mujer haya informado de que ha tomado menos de un trago o más de cuatro cada semana. El riesgo también es independiente del tipo de alcohol consumido y de si la mujer tuvo episodios de borrachera.

Aunque la mayoría de las mujeres cambian su consumo de alcohol después de una prueba de embarazo positiva, el consumo de alcohol antes de reconocer un embarazo es común tanto entre las que tienen un embarazo planificado como entre las que no lo tienen. La mitad de las 5.353 mujeres incluidas en el análisis informaron del consumo de alcohol alrededor de la concepción y durante las primeras semanas de embarazo.

La edad gestacional media para dejar de consumir alcohol fue de 29 días. Aunque el 41 por ciento de las mujeres que cambiaron su uso lo hicieron dentro de los tres días siguientes a una prueba de embarazo positiva, las que dejaron de consumir cerca de su período perdido tuvieron un 37 por ciento más de riesgo de aborto en comparación con las mujeres que no consumieron alcohol.

"Abstenerse del alcohol alrededor de la concepción o durante el embarazo ha sido aconsejado desde hace mucho tiempo por muchas razones, incluyendo la prevención del síndrome de alcoholismo fetal. No obstante, los niveles modestos de consumo a menudo se consideran seguros. Por esta razón, nuestros hallazgos son alarmantes. Los niveles de uso que las mujeres, y algunos proveedores de atención, pueden creer que son responsables son perjudiciales, y no se puede sugerir ninguna cantidad como segura con respecto a la pérdida del embarazo", explica la líder del estudio, Katherine Hartmann.

Según los investigadores, uno de cada seis embarazos reconocidos termina en un aborto espontáneo, lo que conlleva un gran costo emocional y deja preguntas sin respuesta sobre el motivo del aborto. Biológicamente, se sabe poco sobre cómo el alcohol causa daño durante el embarazo temprano, pero puede aumentar el riesgo de aborto al modificar los patrones hormonales, alterar la calidad de la implantación, aumentar el estrés oxidativo o perjudicar vías clave.

Debido a que el consumo de alcohol es más común en las primeras semanas, cuando el embrión se desarrolla más rápidamente y establece el patrón de desarrollo de los órganos, es importante entender cómo el tiempo se relaciona con el riesgo.

El riesgo no alcanzó su punto máximo en los patrones relacionados con el uso del alcohol en fases específicas del desarrollo embrionario, y no hubo evidencia de que una "dosis" acumulativa de alcohol contribuyera al nivel de riesgo.

El estudio reclutó a mujeres que planificaban un embarazo o que se encontraban en las primeras etapas de un embarazo de ocho áreas metropolitanas de Tennessee, Carolina del Norte y Texas. Se entrevistó a las participantes durante el primer trimestre sobre su consumo de alcohol en un período de cuatro meses.

"Combinando los hechos de que la cohorte es grande, proviene de comunidades diversas, captura datos en las primeras etapas del embarazo y aplica técnicas analíticas más avanzadas que los estudios anteriores, estamos seguros de que hemos planteado importantes preocupaciones", apunta otro de los autores, Alex Sundermann.

Para evitar un mayor riesgo de aborto, los investigadores enfatizan la importancia de usar pruebas de embarazo en casa, que pueden detectar de manera confiable el embarazo antes de una falta de menstruación, y dejar de consumir alcohol cuando se planifica un embarazo o cuando éste es posible.

Para leer más