Publicado 11/11/2019 13:47:04 +01:00CET

Diabetes: así afecta al ciclo reproductivo de la mujer

Mujer con diabetes.
Mujer con diabetes. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NOPPAWAN LAISUAN

   MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un índice elevado de glucosa en sangre, bien por un producción excesiva, bien por una mala asimilación de la misma a través del páncreas, incide en el aparato reproductivo, tanto en el hombre como en la mujer, siendo especialmente perjudicial en esta última ya que puede acortar el ciclo reproductivo al atrasar la menarquía, la aparición de la menstruación, a la vez que adelanta la aparición de la menopausia, según explica la directora médica de Clínicas Eva, Fulvia Mancini.

   En este sentido, es importante distinguir entre diabetes tipo 1 y tipo 2. Mientras la primera, aclara Mancini, es una enfermedad autoninmune, que aparece en la infancia y es motivo de alteraciones en el ciclo menstrual, la segunda se asocia más a la obesidad y al Síndrome del Ovario Poliquístico.

   Según explica la doctora, las pacientes con SOP pueden presentar insulino-resistencia. Es decir, necesitan producir mucha insulina para mantener niveles normales de azúcar en la sangre. Si la insulinoresistencia no se corrige, paulatinamente se produce una descompensación y se desarrolla diabetes.

   El tratamiento en este caso se lleva a cabo mediante hipoglicemizantes orales como la metformina, especialmente indicada en las formas de hiperglucemia asociada a síndrome de ovarios Por otro lado, la metformina, asociada a una dieta hipocalórica, favorece la regularización de la menstruación, por lo que "no siempre es necesaria la administración de insulina".

   Estos trastornos menstruales dependen del grado de diabetes que presente al paciente y, en gran medida, de la obesidad que suele asociarse a la misma. Si por sí mismo el sobrepeso está considerado una de las causas a tener en cuenta cuando algo falla buscando el embarazo, en esta asociación con la diabetes, puede acarrear, además, serios problemas.

   Las pacientes obesas y diabéticas, insiste la doctora, tienen un riesgo más alto en todas las complicaciones obstétricas: aborto, desprendimiento de placenta, parto prematuro, eclampsia y otros. Es un embarazo de alto riesgo, no sólo difícil de lograr, sino a veces es desaconsejado. Se trata, específicamente, de casos de diabetes descontrolada y/o de obesidad mórbida.

   La incapacidad para producir insulina también es hereditaria en el caso del varón, donde se han identificado desde la infancia problemas en el ADN de las células espermáticas. El del ADN fragmentado es uno de ellos y, según explica Fulvia Mancini, consiste en que el proceso de oxidación natural se acelere, dando lugar a abortos de repetición, escasa evolutividad embrionaria y el fallo de implantación.

   Una posible solución es la toma de antioxidantes, pero "depende del grado de fragmentación y de si el daño es solo en una o en ambas cadena del ADN. En este segundo caso la probabilidad de concebir es muy baja".

   La diabetes también puede producir problemas de eyaculación, pero, finaliza, estos se pueden solventar en reproducción asistida mediante la Fecundación in vitro. Se realiza entonces una biopsia testicular para sacar los espermatozoides directamente desde el testículo y juntarlos en laboratorio con los óvulos de la pareja.

   En casos de diabetes asociada al estilo de vida, se recomienda un seguimiento y control constante, con cambios significativos como la implantación de una alimentación sana y la práctica deportiva.

Para leer más