Publicado 29/03/2022 07:09

El coronavirus puede duplicar las complicaciones graves en el embarazo

Archivo - Médico con una mujer embarazada usando máscaras médicas durante un examen.
Archivo - Médico con una mujer embarazada usando máscaras médicas durante un examen. - DIMENSIONS - Archivo

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un análisis del Kaiser Permanente, un proveedor de atención médica y planes de salud sin fines de lucro de Estados Unidos, sobre pacientes embarazadas que dieron positivo al coronavirus encontró más del doble de riesgo de malos resultados, incluyendo el parto prematuro, el tromboembolismo venoso (coágulo de sangre) y la morbilidad materna grave, que incluye condiciones como el síndrome de dificultad respiratoria aguda y la sepsis.

El estudio, publicado en la revista 'JAMA Internal Medicine', realizó un análisis de los registros de 43.886 embarazadas durante el primer año de la pandemia de COVID-19 que reveló que las 1.332 que tuvieron una infección por coronavirus durante el embarazo tenían más del doble de riesgo de resultados negativos en comparación con las personas que no tenían el virus.

"Estos hallazgos se suman a la creciente evidencia de que tener COVID-19 durante el embarazo aumenta los riesgos de complicaciones graves", subraya la autora principal, la doctora Assiamira Ferrara, investigadora científica senior y directora asociada de la sección de salud de mujeres y niños de la División de Investigación de Kaiser Permanente.

"Junto con la evidencia de que las vacunas COVID-19 son seguras durante el embarazo, estos hallazgos deberían ayudar a los pacientes a entender los riesgos de complicaciones perinatales y la necesidad de la vacunación --añade--. Este estudio apoya la recomendación de vacunar a las personas embarazadas y a las que planean concebir".

Según destaca, un punto fuerte del estudio es que seguía a un gran grupo de pacientes diversas desde la preconcepción hasta sus embarazos para evaluar las posibles asociaciones entre las complicaciones perinatales y la infección por el virus COVID-19, identificado mediante una prueba PCR.

Los investigadores estudiaron a pacientes embarazadas de Kaiser Permanente en el norte de California que dieron a luz entre marzo de 2020 y marzo de 2021. La población de pacientes era racial y étnicamente diversa. Las personas que dieron positivo en las pruebas de infección por coronavirus tenían más probabilidades de ser más jóvenes, hispanas, haber tenido varios bebés, padecer obesidad o vivir en un barrio con grandes carencias económicas.

El estudio descubrió el doble de riesgo de parto prematuro en las personas que dieron positivo en las pruebas del coronavirus. Estas pacientes tenían más probabilidades de tener un parto prematuro indicado médicamente que uno espontáneo; el riesgo era elevado para ambos tipos de parto prematuro y durante los primeros, medios y últimos términos del embarazo. El parto puede ser inducido antes de tiempo cuando la madre tiene una enfermedad como la preeclampsia.

Las mujeres con infección por coronavirus tenían 3 veces más probabilidades de sufrir tromboembolismo, o coágulos de sangre, y 2,5 veces más probabilidades de sufrir una morbilidad materna grave.

"Nuestro estudio fue amplio y diverso, y respalda la necesidad de que las personas embarazadas y las que planean quedarse embarazadas se vacunen --resalta la coautora, la doctora Mara Greenberg, especialista en medicina materno-fetal de The Permanente Medical Group--. Lo más importante que pueden hacer las personas para protegerse a sí mismas y a su bebé es vacunarse".

El análisis encontró que el 5,7% de las pacientes con una infección por coronavirus durante el embarazo tuvieron una hospitalización relacionada con la infección. Esto fue más probable en el caso de las pacientes negras o asiáticas/de las islas del Pacífico y de las pacientes con diabetes pregestacional.

Los investigadores compararon a las pacientes que dieron a luz antes y después de diciembre de 2020, cuando comenzaron las pruebas universales de COVID-19 en pacientes embarazadas, encontrando una tasa de pruebas positivas del 1,3% antes del 1 de diciembre de 2020 y del 7,8% después. Los mismos riesgos para la salud se aplicaron a ambos grupos.

El equipo del estudio sigue investigando el COVID-19 y el embarazo, centrándose en la telemedicina y la prestación de asistencia sanitaria durante la pandemia.

"También tenemos previsto hacer un seguimiento tanto de las madres como de los niños para estudiar los posibles efectos en la salud a corto y largo plazo de las infecciones por coronavirus durante el embarazo", avanza Monique Hedderson, doctora, coautora del estudio y científica investigadora de la División de Investigación.