Cinco pilares para evitar la aparición de la osteoporosis tras la menopausia

Publicado 26/06/2019 13:26:27CET
Menopausia, Sofocos
Menopausia, SofocosGETTY/BAKIBG - Archivo

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Mantener una alimentación rica en calcio y vitamina D, realizar ejercicio de forma regular, exponerse al sol con moderación y evitar el consumo de tabaco o alcohol, son los cinco pilares "fundamentales" en la mujer para evitar la aparición de la osteoporosis tras la menopausia, ha destacado la doctora Sandra Ortega, ginecóloga del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime (Castellón).

La menor presencia de estrógenos durante la menopausia provoca una reducción en los niveles de densidad ósea, que debe contrarrestarse con un mayor aporte de calcio y vitamina D. Por ello, durante este proceso el organismo de la mujer "necesita" entre un 20 y 30 por ciento más de calcio sobre la cantidad normal. Así, la experta recomienda consumir 4 raciones diarias de leches o derivados.

Asimismo, necesitan vitamina D para que el calcio se fije en los huesos. Como consecuencia, aquellas mujeres que sufren menopausia precoz, se han sometido extirpación de ovarios, tienen antecedentes familiares de fractura, fumadoras, presentan una constitución pequeña y delgada, ingieren pocos productos lácteos y mucho café o están siguiendo un tratamiento de corticoides presentan mayor riesgo de sufrir osteoporosis.

Durante la menopausia la mujer experimenta cambios físicos y emocionales, por lo que es "importante" la prevención y mantener unos hábitos saludables en esta etapa. En este sentido, la osteopororis afecta hasta el 80 por ciento de las mujeres después de haber pasado la menopausia. Así, para saber el estado de los huesos es necesario realizar una densitometría ósea y evaluar los niveles de calcio y vitamina D con una analítica.

En este sentido, la experta ha explicado que la osteoporosis es "una enfermedad silenciosa", ya que en muchas ocasiones se produce su diagnóstico como consecuencia de una fractura. Estas roturas afectan de forma significativa al paciente, que ve disminuida su calidad de vida por la incapacidad de realizar determinadas tareas rutinarias. Asimismo, repercute en la imagen corporal por las deformidades que causa y a veces se pueden ver acompañadas de síntomas depresivos. Frente a esta situación, la doctora ha hecho hincapié en que esta patología puede ser curada con un diagnostico precoz y prevención.

CONSUMIR ALIMENTOS RICOS EN CALCIO Y PRACTICAR EJERCICIO REGULAR

Entre los alimentos ricos en calcio la doctora ha destacado el yogur natural, kéfir, leche, requesón o pescados como el salmón y la sardina. Del mismo modo, ha explicado que existen fuentes de calcio de origen vegetal como los garbanzos, las verduras de hojas verdes, los frutos secos, los cereales integrales o las semillas de sésamo.

En este sentido, la doctora ha apuntado que "no hay que olvidarse de la importancia del aporte de magnesio y vitamina K a través de las verduras de hoja verde, así como también de fósforo, un mineral esencial para la formación del hueso".

Por otra parte, practicar ejercicio regular como caminar, hacer yoga, pilates o natación durante 40 minutos 3 veces a la semana ayuda a la mujer a mantener un estilo de vida saludable, disminuir el riesgo de fracturas y ralentizar el proceso de osteoporosis. Del mismo modo, aumenta la fuerza muscular, la coordinación, el equilibrio, los reflejos y la agilidad. Si tras la densitometría se percibe que la densidad ósea baja, los expertos han recomendado proteger la columna y evitar los ejercicios que causen flexión o torsión de la espalda o ejercicios de mucho impacto.

Contador