Publicado 10/03/2021 15:05CET

2 de cada 3 personas con artritis reumatoide son mujeres

Archivo - Daño articular de la artritis reumatoide.
Archivo - Daño articular de la artritis reumatoide. - CAMAZINE SCOTT - Archivo

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres son hasta 3 veces más propensas que los hombres a desarrollar artritis reumatoide (AR), según la encuesta 'AR 2020', realizada por la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) a 882 pacientes, y de la que se desprende que el 89,9 por ciento de las personas con AR son mujeres con una edad media de 51 años; además, el 46,8 por ciento de los encuestados tenían una edad comprendida entre 25 y 44 años cuando fueron diagnosticados de AR.

"La mayor frecuencia de AR en mujeres es atribuida, en parte, al efecto estimulador de los estrógenos en el sistema innmune; además, situaciones de cambios hormonales como la menopausia precoz, la presencia de síndrome de ovario poliquístico y el postparto se han asociado como factores de riesgo para el desarrollo de AR", indica la especialista en reumatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, la doctora Chamaida Plasencia. Esta patología afecta a casi 420.000 personas en España y supone un gran impacto, no solo en la vida del paciente y sus familiares, sino en la sociedad y los sistemas sociosanitarios. Además, cada año se detectan 20.000 nuevos casos.

Según estudios anteriores, la actividad de la AR puede mejorar sustancialmente durante el embarazo, pero, tal y como indica la vicepresidenta de ConArtritis, Carmen Fondo, "la enfermedad, sin información o sin el tratamiento adecuado, puede afectar a metas o proyectos, familiares, profesionales y sociales". Por eso, prosigue, "es fundamental conocer la AR y así abordar correctamente, y con el seguimiento médico oportuno, situaciones vitales tan importantes como el embarazo". En general, añade, "las mujeres nos vemos muy afectadas por el dolor, el cansancio o la fatiga que ocasiona la AR, algo que impacta en nuestro entorno".

Según señala, existen evidencias de que, para el 61 de los pacientes, la calidad del sueño es mala, y que las restricciones en la participación social derivadas de la enfermedad están asociadas con las alteraciones en el estado psicológico y emocional de los pacientes.

CALIDAD DE VIDA Y RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE

En cuanto al impacto sobre diferentes ámbitos de su vida, el 31,5 por ciento de las personas con AR refieren mucho impacto, o impacto grave a nivel emocional, el 12,4 por ciento a nivel cognitivo, el 29,2 por ciento en el ámbito laboral o académico, el 18,7 por ciento a nivel social, y el 15,1 por ciento a nivel familiar.

En este sentido, médicos y pacientes coinciden en que es necesario contar con una comunicación fluida entre ambos para garantizar un seguimiento adecuado de la enfermedad y trabajar de forma coordinada para lograr la remisión, uno de los objetivos principales en AR y que, en la actualidad, solo logra el 30 por ciento de las personas.

En cuanto al ámbito laboral, desde ConArtritis destacan que más de la mitad de las personas que conviven con AR son población activa, y alrededor del 30 por ciento ha interrumpido o cambiado de trabajo debido a la AR. Además, alrededor del 25 por ciento de los pacientes con AR tiene que dejar de trabajar en los primeros cinco años de la enfermedad.

Además, esta cifra puede aumentar hasta el 40 por ciento cuando existe comorbilidad como depresión o problemas cardiorrespiratorios. Asimismo, un 40 por ciento percibe subsidios por invalidez y se constatan períodos de pérdida laboral en el 75 por ciento de los trabajadores activos en un año.

DESARROLLO DE TERAPIAS INNOVADORAS

En los últimos años se ha producido un cambio en el paradigma del manejo de la AR que ha supuesto un cambio positivo en el pronóstico de las personas. La aparición de terapias innovadoras, un diagnóstico precoz y un abordaje multidisciplinar, sistematizado e integral han conseguido mejorar diversos parámetros relacionados con la enfermedad como la mortalidad, la discapacidad o la calidad de vida.

"Es importante concienciar sobre la AR pero, sobre todo, es imprescindible que las mujeres que reciben por primera vez el diagnóstico no se frustren, ya que, con la correcta información, una comunicación fluida con el especialista y con la terapia adecuada es posible vivir con AR y disfrutar de una vida normal sin dejar al margen los sueños o proyectos de futuro", concluye Fondo.