Publicado 18/05/2021 11:42CET

Las ventajas de la cirugía robótica con Da Vinci sobre la tradicional

Archivo - Da Vinci
Archivo - Da Vinci - INTUITIVE SURGICAL - Archivo

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La cirugía robótica a través del Da Vinci ha posibilitado realizar intervenciones mínimamente invasivas en las que la cirugía tradicional presentaba limitaciones con respecto al instrumental y la visión, facilitando la cirugía en cánceres como el colon, recto, esófago, estómago, hígado y páncreas, tal y como han resaltado los cirujanos generales y del aparato digestivo David Alías y Gustavo Díaz, del Hospital HLA Universitario Moncloa.

Así, la cirugía robótica constituye una técnica ideal para aquellas intervenciones más complejas y de difícil acceso, como puede ser la cirugía oncológica de recto. La robótica a través del Da Vinci facilita la extirpación de tumores y órganos en zonas más complejas con menos molestias para el paciente.

Estos doctores, especializados en cirugía robótica, cuentan con una larga experiencia en extirpación de tumores como los de colon, recto, esófago, estómago, hígado y páncreas con este sistema. Tutores y formadores de cirujanos en esta técnica, Díaz y Alías han realizado más de 250 intervenciones con cirugía robótica, y afirman que, desde el punto de vista de la cirugía general y el aparato digestivo, esta puede abordar cualquier patología.

Así, destacan el caso del cáncer de recto, donde la cirugía robótica marca "una gran diferencia". "Se trata de tumores localizados en la pelvis, muy bajos, de difícil acceso porque los hombres suelen tener la pelvis más estrecha y que se complica aún más en pacientes con obesidad; sin embargo, el Da Vinci nos permite realizar resecciones rectales más bajas, con la misma radicalidad oncológica para el paciente, que es lo verdaderamente importante", explica el doctor Alías, que añade que esto permite conservar los esfínteres, evitando un estoma permanente, un avance fundamental, "ya que la vida de un paciente con estoma cambia radicalmente", detalla.

Asimismo, al igual que en la cirugía de próstata, donde el uso del Da Vinci ha demostrado que aporta grandes ventajas en la recuperación de la vida habitual del paciente tras la intervención, "en la cirugía de recto, se preserva la función urinaria y sexual con los mismos resultados o incluso mejores. La cirugía de recto puede llegar a ser un 'gold standard' en el abordaje de este tipo de tumores. Es una cirugía que mejora la calidad asistencial y los resultados", en palabras del doctor Díaz.

VENTAJAS PARA EL PACIENTE Y EL CIRUJANO

El sistema robótico Da Vinci supone un apoyo tecnológico para la cirugía laparoscópica y las ventajas para el paciente son numerosas: reducción de molestias y dolor postoperatorio, cicatrices más pequeñas, menor riesgo de infecciones, y pérdida de sangre, entre otras. Asimismo, se reduce la estancia hospitalaria y el paciente recupera antes su vida normal. Frente a la cirugía tradicional y laparoscópica, estas técnicas permiten la preservación funcional de la inervación en la cirugía de recto.

Inspirado en los brazos robotizados de la NASA para manipular objetos en el espacio, el robot Da Vinci ha supuesto una revolución en las operaciones de máxima precisión, ya que suma a la pericia que aporta la experiencia del cirujano la eliminación de movimientos involuntarios y la posibilidad de llegar a zonas del cuerpo inaccesibles por métodos convencionales.

Ofrece una visión del campo quirúrgico en tres dimensiones, reproduce con mayor precisión el movimiento de las manos, gira en todas las dimensiones del espacio y mejora significativamente las suturas realizadas por el médico, reduciendo así las limitaciones del método laparoscópico.

Esta tecnología aporta un amplio rango de movimiento al cirujano y una visión tridimensional de alta definición en el interior del cuerpo del paciente, aumentando la visión en diez veces y permitiendo realizar cirugías complejas con mayor seguridad y menor tiempo de hospitalización y postoperatorio.