Publicado 27/07/2021 12:32CET

El tratamiento precoz de la espasticidad permite a los niños con parálisis cerebral mejorar su evolución

Archivo - Tratamiento espasticidad pediatrica baja
Archivo - Tratamiento espasticidad pediatrica baja - COMSALUD - Archivo

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento precoz de la espasticidad permite a los niños con parálisis cerebral mejorar el tono muscular y el rango de movimiento articular, según ha comentado el neuropediatra del Instituto del Niño y el Adolescente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Adrián García Ron, durante una sesión formativa dirigida a médicos, organizada por Allergany.

"Es importante que todos los médicos implicados en el manejo de la espasticidad pediátrica reciban formación continua para dar a los niños el mejor tratamiento. En este sentido, la espasticidad debe ser tratada de forma precoz e intensiva dentro de un plan de intervención multidisciplinar. Lo ideal es iniciarlo antes de los 5 años para impedir la aparición de contracturas articulares y deformidades", ha dicho el experto.

Durante esta jornada formativa se ha presentado también la extensión de indicación de la ficha técnica de 'Botox', tratamiento actual para la espasticidad focal pediátrica en miembro inferior. Esta extensión de indicación permite la infiltración periódica de toxina botulínica A en un mayor número de músculos para mejorar el tono muscular, la marcha y demorar la cirugía de los niños con parálisis cerebral.

"Nuestro objetivo final es mejorar la calidad de vida de los pacientes pediátricos que sufren las consecuencias de la espasticidad en miembro inferior a causa de parálisis cerebral. Por ello, continuamos apostando por la investigación y la innovación como un pilar de nuestro compromiso con la mejora de la calidad de vida de las personas que sufren enfermedades neurológicas", ha aseverado el director médico de AbbVie, Luis Nudelman.

La espasticidad es el principal trastorno motor de la parálisis cerebral infantil, que a su vez es la principal causa de discapacidad física importante en la infancia. Se caracteriza por un incremento del tono muscular que limita la movilidad y puede provocar dolor.

"Aunque la parálisis cerebral es un trastorno crónico no progresivo, si no se trata la espasticidad, esta sí que progresa. El músculo espástico no tratado no crece. Con el tiempo, se produce un acortamiento muscular y tendinoso sobre el hueso que condiciona la aparición de contracturas articulares y deformidades que obligan al paciente a realizar movimientos anormales para compensarlas. Por todo ello, la continuidad del tratamiento es fundamental", ha recalcado García Ron.