Publicado 04/05/2022 14:10

Los trasplantes fecales revierten las características del envejecimiento

Archivo - Cápsulas de trasplante de heces, trasplante fecal
Archivo - Cápsulas de trasplante de heces, trasplante fecal - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MARC BRUXELLE - Archivo

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

En la búsqueda de la eterna juventud, los trasplantes de caca pueden parecer una forma improbable de revertir el proceso de envejecimiento. Sin embargo, los científicos del Instituto Quadram y la Universidad de East Anglia en Inglaterra han proporcionado pruebas, a partir de investigaciones en ratones, de que el trasplante de microbiota fecal de ratones jóvenes a viejos puede revertir las características del envejecimiento en el intestino, los ojos y el cerebro.

En el experimento inverso, los microbios de ratones viejos indujeron inflamación en el cerebro de receptores jóvenes y agotaron una proteína clave requerida para una visión normal. Estos hallazgos muestran que los microbios intestinales desempeñan un papel en la regulación de algunos de los efectos perjudiciales del envejecimiento y abren la posibilidad de terapias basadas en microbios intestinales para combatir el declive en la edad adulta.

"Este estudio innovador proporciona pruebas tentadoras de la participación directa de los microbios intestinales en el envejecimiento y el deterioro funcional del cerebro, la función y la visión y ofrece una solución potencial en forma de terapia de reemplazo de microbios intestinales", señala el profesor Simon Carding, de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA y director del Programa de Investigación de Salud y Microbios Intestinales del Instituto Quadram.

Se sabe desde hace algún tiempo que la población de microbios que hay en el intestino, denominada colectivamente microbiota intestinal, está relacionada con la salud. La mayoría de las enfermedades están asociadas con cambios en los tipos y el comportamiento de bacterias, virus, hongos y otros microbios en el intestino de un individuo.

Algunos de estos cambios en la composición de la microbiota ocurren a medida que envejecemos, afectando negativamente el metabolismo y la inmunidad, y esto se ha asociado con trastornos relacionados con la edad, incluidas las enfermedades inflamatorias del intestino, junto con trastornos cardiovasculares, autoinmunes, metabólicos y neurodegenerativos.

Para comprender mejor los efectos de estos cambios en la microbiota en la vejez, los científicos del Instituto Quadram transfirieron los microbios intestinales de ratones viejos a ratones jóvenes y sanos, y viceversa. Luego observaron cómo esto afectó las características inflamatorias del envejecimiento en el intestino, el cerebro y los ojos, que sufren una disminución de la función en la vejez.

El estudio, publicado en la revista 'Microbiome', encontró que la microbiota de los donantes antiguos condujo a la pérdida de la integridad del revestimiento del intestino, lo que permitió que los productos bacterianos cruzaran a la circulación, lo que provocó la activación del sistema inmunológico y la inflamación en el cerebro y ojos.

La inflamación crónica relacionada con la edad, conocida como inflamación, se ha asociado con la activación de células inmunitarias específicas que se encuentran en el cerebro. Estas células también se sobreactivaron en los ratones jóvenes que recibieron trasplantes de microbiomas envejecidos.

En el ojo, el equipo también encontró que las proteínas específicas asociadas con la degeneración de la retina estaban elevadas en los ratones jóvenes que recibieron microbiota de donantes viejos. En ratones viejos, estos cambios perjudiciales en el intestino, los ojos y el cerebro podrían revertirse trasplantando la microbiota intestinal de ratones jóvenes.

En estudios en curso, el equipo ahora está trabajando para comprender cuánto tiempo pueden durar estos efectos positivos e identificar los componentes beneficiosos de la microbiota del donante joven y cómo impactan en los órganos distantes del intestino.

La microbiota de los ratones jóvenes y los ratones viejos que recibieron trasplantes de microbiota joven se enriquecieron en bacterias beneficiosas que previamente se han asociado con una buena salud tanto en ratones como en humanos.

Los investigadores también han analizado los productos que producen estas bacterias al descomponer elementos de la dieta. Esto ha descubierto cambios significativos en el metabolismo particular de los lípidos (grasas) y las vitaminas, que pueden estar relacionados con los cambios observados en las células inflamatorias del ojo y el cerebro.

Existen vías similares en los humanos, y la microbiota intestinal humana también cambia significativamente en la edad adulta, pero los investigadores advierten sobre la extrapolación de sus resultados directamente a los humanos hasta que se puedan realizar estudios similares en humanos de edad avanzada.

"Nos emocionó descubrir que al cambiar la microbiota intestinal de las personas mayores, podríamos rescatar los indicadores del declive asociado con la edad que se observa comúnmente en las condiciones degenerativas del ojo y el cerebro", ha señalado la autora principal del estudio, la doctora Aimee Parker del Instituto Quadram.

"Nuestros resultados proporcionan más evidencia de los importantes vínculos entre los microbios en el intestino y el envejecimiento saludable de los tejidos y órganos de todo el cuerpo. Esperamos que nuestros hallazgos contribuyan en última instancia a comprender cómo podemos manipular nuestra dieta y nuestras bacterias intestinales para maximizar la buena salud en la edad adulta", ha añadido.

Contador